“Dogmática jurídica como tecno-praxis” de Manuel Atienza

Manuel_Atienza

En esta ocasión les presentamos una introducción al artículo “La dogmática jurídica como tecno-praxis” de Manuel Atienza contenido dentro del libro “Estado constitucional, derechos humanos, justicia y vida universitaria. Estudios en homenaje a Jorge Carpizo” Tomo IV, Volumen I, colección coordinada por Miguel Carbonell, Héctor Fix-Zamudio, Luis Raúl González Pérez y Diego Valadés, publicado recientemente por el Institudo de Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Dentro del artículo se desarrolla un estudio sobre el término “dogmática jurídica”, altamente polémico en diversos sentidos. El análisis va desde la propia denominación hasta el tipo de tarea o actividad que con ella se alude.

Para empezar, Atienza muestra como la expresión “dogmática jurídica” es de uso reciente. Puede encontrarse en Rudolf von Ihering a uno de los estudiosos que contribuyó en gran medida a consolidar esa denominación. En los textos Nuestra tarea y El espíritu del derecho romano, Ihering distingue entre jurisprudencia inferior y jurisprudencia superior. Para él la primera tendría un cometido “receptibo”, esto es, la actividad fundamental consiste en interpretar las fuentes, en el sentido de descubrir la voluntad del legislador. El resultado de la actividad serían “reglas jurídicas”, que cuando son generales, son “principios jurídicos” y, si cuando son especiales y restringidas, son “proposiciones jurídicas”.

Por otro lado, la jurisprudencia superior, que para Ihering es la “dogmática jurídica”, tendría un carácter esencialmente constructivo. La actividad dentro de esta jurisprudencia consiste en transformar la materia bruta en conceptos, en otras palabras, la transformación consiste, en su aspecto negativo, en despojar a la materia de su forma inmediatamente práctica e imperativa, para luego, positivamente, darle a ésta la forma de un cuerpo jurídico. Éste último término son los objetos conceptuales creados por el dogmático.

Posteriormente, Atienza realiza un análisis sobre el término “dogma” y “dogmática”en donde abordará diversas concepciones, para concluir que la dogmática jurídica sería el equivalente a la teología dogmática (o sistemática) y el uso del término podía entenderse porque así como en la religión existen verdades indiscutibles en el derecho también existirían ciertas verdades indiscutibles e inmutables: aquellas que aparecen en el Corpus iuris, que mucho tiempo se consideró como una especie de evangelio jurídico, ratio scripta.

Ante los resultados obtenidos en este estudio puede quedar claro que el uso del término “dogmática jurídica” resulta inadecuado para dar cuenta del saber característico de los juristas. La analogía que sugiere la expresión respecto de la teología, como un saber meramente interpretativo en virtud de la existencia de textos sagrados e inmodificables dejó de tener sentido desde la era del positivismo en donde el derecho es visto como un fenómeno histórico y propio de cada sociedad. Esto sin dejar de observar que paradójicamente los juristas positivistas fueron quienes fundamentalmente diseñaron el término.

Si quieren conocer aún más de este interesante análisis y la propuesta del autor, los invitamos a leer al artículo “La dogmática jurídica como tecno-praxis” de Manuel Atienza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s