Maternidad subrogada en México 

En el marco del diplomado en Bioética y Derecho, coordinado por la Dra. María de Jesús Medina Arellano y el Dr. Francisco Ibarra Palafox, académicos del IIJ UNAM, la sesión del martes pasado contó con la participación del Dr. Héctor Augusto Mendoza Cárdenaz, quien trató el tema particular de la maternidad subrogada y el contexto de su regulación.


Desde un inicio se cuestiona el término mismo maternidad subrogada debido a que la maternidad es mucho más que solo gestar a un individuo además de que el término tiene una fuerte carga emocional, por lo que un término más adecuado sería gestación sustituta.

Uno de los argumentos que se han empleado para prohibirla ha sido equipararla con la llamada Gestación por imposición, para hacer esta equiparación grupos legislativos conservadores han invocado informes que han sido considerados como no definitivos, es el caso del denominado Informe Palermo. Es cierto que han operado bandas en países como Nigeria entre otros, donde se mantenía privadas a de la libertad a mujeres con fines reproductivos.

En México han habido varios cambios. Por ejemplo, las modificaciones al código civil del estado de Tabasco,que ha reconocido la posibilidad de la maternidad subrogada (solo para fines filiativos), pero que ha hecho una regulación muy desafortunada (pues se confunden conceptos).

En este contexto, el sentido de las primeras propuestas de regulación han sido notoriamente contrarias a la maternidad subrogada (gestación subrogada), de la cual deriva la segunda propuesta, que pasa del Modelo prohibicionista al que genera una especie de protección. 

Aún subsiste la vinculación entre maternidad subrogada y crimen organizado. Se emplean expresiones de maternidad subrogada con pie de cría, afirmaciones que buscan granjearse opiniones en contra debido a que son afirmaciones de notoria carga moral. El propósito de la legislación no debería ser prohibir la gestación subrogada sino evitar que haya una explotación de mujeres que actúan coaccionadas y con escasa educación. 

Entre los absurdos de la ley, el Dr. Héctor Augusto señaló que esta regula de manera discrecional la edad de las mujeres, pero no de los hombres y confunde además, muchas veces los términos como inseminacion con implantación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s