¿Evolución o Decadencia?

Por Fabiola Larissa Gordillo Morales

A finales del año pasado, en una decisión histórica, la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con un solo voto en contra, declaró la inconstitucionalidad de la prohibición absoluta del consumo de mariguana, al conceder un amparo, el cual benefició a únicamente a cuatro quejosos, para que puedan consumir, siembren, cultiven, cosechen, preparen, posean y transporten la hierba para autoconsumo lúdico y recreativo. De igual forma, la Suprema Corte, ordenó posteriormente a la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios que otorgase a los quejosos permisos para el autoconsumo de la mariguana, sin embargo, no se autorizó su comercialización, suministro o distribución.

marihuana-legalizacionEn la resolución de este juicio de amparo se reconoce el derecho de la persona a decidir libremente qué hacer con su vida privada y permite que quien desee usa la mariguana con fines lúdicos o recreativos pueda sembrarla, producirla y consumirla. Esta sentencia beneficia únicamente a los quejosos Josefina Ricaño Bandala, Armando Santa Cruz González, José Pablo Girault Ruiz y Juan Francisco Torres Landa Ruffo.

Así mismo, para que esta resolución pudiese tener efectos generales se necesitaba que la primera sala de la Suprema Corte resolviese otros cuatro amparos similares en el mismo sentido, para que dicho tribunal ordenara la invalidez de los artículos 235, 237, 245, 247 y 248 de la Ley General de Salud, que prohíben a la ya mencionada COFEPRIS autorizar el consumo de dicha droga.

debate_marihuanaA decir verdad, la resolución de la Suprema Corte puede resultar conflictiva, porque abarca puntos totalmente radicales: el hecho de buscar defender los derechos de cuatro personas a dedicarse a lo que quieran hacer en su privacidad y olvidando que todos aquellos supuestos sobre sembrar, consumir y transportar, entre otros, están tipificados como delitos contra la salud en el Código Penal a nivel Federal, el cual sancionará a quien encuadre en el tipo penal con diez a veinticinco años de prisión, es decir, es un delito totalmente grave. Entonces,  surge una interrogante: ¿cómo es que en un país donde se batalla con el narcotráfico diariamente se permiten estos actos? Cualquiera se preguntaría entonces, si a ellos se les ha permitido tales actos, porqué no quitar tales disposiciones del Código Penal  y que cualquier persona sea libre de consumirla, siendo de su propia cosecha sin correr el riesgo de ser sancionado. Esto significa a su vez la no intromisión estatal frente a las garantías individuales, lo cual no permite desarrollar un enfoque de salud pública, ya que como podemos ver, las políticas en torno a materia de drogas ha fracasado desde años atrás y podría ser necesario un cambio, toda vez que la prevalencia de adicciones ha contribuido a incrementar la violencia y a corrupción asociadas a la delincuencia organizada.

Tal vez sea benéfica la idea de que las autoridades de cada entidad federativa discutan el tema y así replantear a la sociedad el modelo de aproximación a este fenómeno de la producción y el consumo de drogas, pero la moral se vuelve cada vez más laxa y no en todos los estados aprobarían esto, incluso muchos que continúan siendo muy conservadores preferirían ni siquiera tocar el tema. En este país, a pesar de la globalización y del hecho de una educación donde nos enseñas a ser más tolerantes y de mente más abierta, también en lugares específicos tales como las ciudades más grandes de la República, existen ideas conservadoras y algunas de tipo casi medieval en muchísimas poblaciones aún. Cuando cualquier citadino de la Ciudad de México ve normal que dos personas del mismo sexo se tomen de la mano y se besan en público en estados como Guanajuato ni siquiera es permitido que las parejas heterosexuales hagan lo mismo públicamente. Por lo tanto, es verdad que la sociedad cambia, y el derecho debe evolucionar junto con esta para que siga siendo eficazmente aplicable. Sin embargo en temas de tan grande magnitud como lo es la mariguana, porque permitir a unos cuantos hacer uso de su derecho a la privacidad, porqué no permite la autoridad que todos y cada uno de los individuos capaces de comprender el acto lo ejerzan. Tal vez este problema se saldría de control y provocaría que la sociedad pidiera cada vez más y más, hoy se trata de mariguana, mañana podría ser cocaína, el día después de mañana podría tratarse de heroína y así sucesivamente.

UnknownAhora bien, la mariguana no sería la única droga permitida, ya que también encontramos, con el único requisito de ser mayor de edad (y algunas veces sin serlo, también), un fácil acceso al alcohol y al cigarro, que en algunas épocas y lugares en la historia también se prohibió o se limitó su consumo. En la actualidad, cualquier persona puede adquirirlos sin que nadie pregunte cuántos vasos o botellas ha consumido en una noche, sin que nadie investigue si la persona hace de eso su actividad diaria, siendo las únicas limitantes el hecho de no poder beber en la vía pública, así como la no permisión de conducir en estado de ebriedad con el propósito de prevenir el delito. Otro ejemplo son los cigarros: nadie vigila el consumo mínimo o máximo de estos, por lo que cualquier persona podría consumir desde una cajetilla a la semana o incluso tres cajetillas al día. Todas las drogas degeneran el cuerpo a su modo y en zonas específicas como cerebro, pulmones o algún otro órgano vital, sin embargo dos de ellas más que permitidas son casi obligatorias debido a la publicidad y lo medios. A pesar de eso, y una vez habiendo cruzado las etapas de prohibición y tolerancia, la interrogante es, ¿cabría la posibilidad de que llegara su aceptación?, ¿qué pasará si es aprobada de lleno la permisión de su consumo?, especialmente por tratarse en un país que no está socialmente unificado del todo. Existe argumentos en contra y otros tantos a favor, sin embargo, mucha gente no está dispuesta a salir a la calle y oler el penetrante aroma que emite un cigarro de mariguana e incluso, afirman que no sabrían si quiera cómo explicarles a sus hijos porqué ciertas personas la consumen. De igual forma, hay otro grupo de personas que señalan que el permitir el uso de dicha droga es el camino a una verdadera libertad de derechos, así como un ideal para alcanzar el nivel que tienen algunos países de primer mundo al cambiar la manera de pensar de la sociedad, argumentando que la mariguana es mucho menos dañina que el alcohol o el tabaco. A veces no se sabe si los valores cambian para un beneficio o un deterioro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s