El concepto del Derecho

Por Alan Josué Ramírez Barrón y Karen Rocío Ramírez Sandoval

 

Cabe preguntarse lo siguiente: En todo el mundo existen licenciados en Derecho, sin embargo, nadie, ni aún los filósofos, han podido dar respuesta a lo que el Derecho significa; por tanto, ¿ello influye para ejercer la materialización del mismo? De primera impresión resulta escandalosa la pregunta, pues haber estudiado una disciplina sin saber qué significa nos coloca en un estado de indefensión tremendo, no solo de críticas sino también de no amar aquello que hacemos.

ciencias-po-1¿Se confiaría nuestra parte jurídica en manos de alguien que no sabe qué es el Derecho?  Sería el equivalente a ir con un doctor, contarle nuestras dolencias físicas y que éste nos comentara que desconoce de lo que hablo pero que intentará hacer lo posible por ayudarme. Ante una situación similar, lo primero que nosotros haríamos sería huir y buscar quien conozca la esencia de lo que estamos hablando.

Aquí entrarán en juego varias disciplinas, la Filosofía ingresará a darnos posibles soluciones que demuestren de manera Lógica nuestras proposiciones que hemos indicado; entrará la Ética para versar sobre la familia y los deberes que se irán adquiriendo para conducirnos dentro de la sociedad; la Axiología nos señalará toda una ontología de los valores y su vinculación con el tiempo y espacio en que son concebidos.  ¿Qué se debe hacer ante tremenda multidisciplinariedad? Analizar las diferentes ideas que determinadas ramas aportan al mundo jurídico para poder comprender mayor el objeto de estudio de la Ciencia Jurídica.

Dentro de la Filosofía debemos comprender algunas ramas, como lo son la Ética, Lógica, Axiología, Metafísica. A la Filosofía, en un primer punto de partida, debemos de considerarla como un sistema, tal y como se considera al Derecho, aspecto que más adelante veremos. Con base en lo precedente, comenzaremos diciendo que existen miles de ideas respecto de lo que es la Filosofía, por el momento nos quedamos con lo que señala Ortega y Gasset en su obra “¿Qué es la Filosofía?” Para él es la existencia del Universo y todo cuanto hay.1

 Nos agrada esta definición en virtud de que no deja fuera a nada de aquello que es posible de existencia; mucho menos dejará fuera al Derecho. Con sustento en esta definición, podemos observar cómo sí podemos hacer uso de la Filosofía para poder conocer un poco más al Derecho.

images-1Actualmente, de manera muy general y desde nuestra perspectiva, consideramos que al Derecho se le da un carácter estrictamente lógico, es decir, para muchos el Derecho va encaminado y depende únicamente de lo que nos indica la Lógica, pero como ya vimos en otro ensayo nuestro, esto es un error. Sí debemos considerar a la Lógica como una muy buena herramienta para mantener una estructura correcta del pensamiento al momento de plasmar nuestras ideas jurídicas, ya sea desde un juez hasta un estudiante de Derecho. Pero sería importante preguntarle a alguno de todos estos lógicos que consideran que el Derecho depende de la Lógica: ¿Te ha servido de algo, cuando intentas materializar el Derecho, ayudarte únicamente de la Lógica? ¿No sientes que estás trabajando con gente pero de manera robotizada? ¿No experimentas alguna sensación de que por un momento olvidas aspectos históricos nacionales? Viéndolo desde la perspectiva estrictamente Lógica, se considera a los humanos como robots, autómatas y que viven al día. El Derecho fue creado para dar certeza, nos argumentarán muchos en defensa de la crítica anterior. Nosotros respondemos que sí, debe haber seguridad y certeza, ¿pero ya por eso se faculta a los lógicos de indicar que el Derecho fue creado para dar certeza? Es algo que es imposible que sea, no únicamente porque el Derecho no mantiene su esencia en la certeza. ¿O sea que si hablamos de una pensión alimenticia que se le otorgará a una mujer e hijos debemos prescindir de las ventajas que de la pensión ellos disfrutarán? ¿Si se mete a prisión a alguien que ha privado de la vida a un hijo, el padre de éste deberá señalar un agradecimiento al Derecho por darle la supuesta “certeza” de que el malo estará en prisión? ¿Así debemos de tener una visión tan cerrada de los actos humanos? Y no nada más hay que considerar lo preguntado, pues si hacemos uso de la Historia de la Filosofía veremos cómo el Derecho no siempre partió de la Lógica, punto que fue tratado en otro de nuestros ensayos. De tal suerte que sí debemos emplear la Lógica mas no que sea el motor para echar a andar toda la maquinaria del Derecho.

La Ética es muy importante, pues para la mayoría puede ser considerada, y de una manera muy común, como una serie de nociones razonadas que podemos adquirir en nuestra forma de actuar dentro de la sociedad. Otros indicarán que versa sobre el razonamiento de la moral. No obstante lo anterior, mientras tengamos una noción de la Ética será suficiente para lo que se planteará más adelante.

La Ética ha sido muy importante desde la época de Sócrates, así como por los Cínicos y los Estoicos, sin olvidar a los Epicúreos. Aristóteles, en su Ética Nicomaquea, también se refiere a esta rama de la Filosofía. Puede apreciarse que ha sido muy importante su estudio en virtud de que es una cuestión que muchos podemos poner en práctica tras haber estudiado algunos preceptos de esta rama filosófica. También es un poco más accesible de entender que cuestiones metafísicas o lógicas, aunque no por ello se degrade su estudio. Por otra parte, tras el estudio de varias obras de ésta índole, destaca uno muy importante, consiste en que los autores, cuando nos indican acerca de algún comportamiento y lo analizan, en múltiples ocasiones colocan algún ejemplo jurídico donde resaltan el aspecto ético en el comportamiento de las personas. Por ejemplo, Jaime Balmes, es su obra de Filosofía Elemental, en su apartado de Ética, en gran parte habla de la familia y su base como origen de toda gran sociedad, y por ello la familia está regulada jurídicamente. He aquí un ejemplo de cómo la Ética halla sustento en lo jurídico, y no solamente loe encontramos con Balmes, pues Rousseau también lo indicó años antes en su Contrato Social el aspecto familiar como origen de todo Estado, la familia es la primera sociedad política que hay, e indirectamente en su obra Emilio o de la Educación. Y con esto es loable destacar que no ha sido necesario basarse en la Lógica para que la familia sea considerada jurídicamente, pues lo que realmente ha influido es la importancia que en todas las sociedades se le da a la familia, es decir, al amor entre una madre y padre para con sus hijos, el respeto que deben guardar los hijos hacia con sus padres, la ayuda que entre todos debe darse, saliendo a flote que la experiencia ha tenido mayor importancia que la Lógica. También varias acciones que determinada sociedad considera como correctas, que han sido analizadas por autores filósofos, son plasmadas en el Derecho, como la fidelidad marital fue considerada en algún tiempo un aspecto legal, y que varios filósofos, como el mismo Balmes en la obra ya referida, versaba sobre la fidelidad; y si queremos irnos más atrás, Aristóteles, cuando nos habla del famoso medio aristotélico, dentro de los ejemplos que escribe en su Ética Nicomaquea, llega a indicar acerca de la ambición de querer tener más de una mujer. Con esto basta para señalar la conexión ente Ética y Derecho.

penalLa Axiología es un punto muy importante, pues en nuestros días muchos hablan sobre una especie de neutralidad axiológica en nuestro sistema jurídico. Hallamos que este tema de mucha trascendencia tiene fundamento desde la creación del Derecho, viene desde el origen del mismo. Cuando se crea el Derecho, se ponderan valores que en ese determinado momento histórico están siendo vigentes, o mejor dicho, se considera la visión presente que se tienen de los valores en el momento de creación. Recordemos que los valores en sí no cambian, pero sí la perspectiva que de ellos se tienen. Por ejemplo, antes si un novio iba a casa de su novia y afuera de ella le daba un pequeño beso mientras los papás los observaban, esto sería considerado como un insulto y la novia sería tratada como una cualquiera. Hoy en día un acontecimiento similar es visto como algo normal; no obstante la misma situación, el respeto del que debe haber en ambas situaciones no cambió en sí mismo, como sí sucede con la perspectiva que de este valor se tiene.

Por eso vemos cómo en una sociedad, según la visión que se tengan de los valores, se irán incluyendo para la creación de las leyes, en virtud de que serán reguladas acciones en las que se encuentra la voluntad de la mayoría, resultando inconcebible que se hable de neutralidad axiológica. Además, quienes han indicado que en el Derecho hay neutralidad axiológica son autores que han existido después de la aparición del Derecho, por lo que si visión no puede aplicar. Queremos decir que el Derecho existe sin necesidad de opiniones como las aportadas por Kelsen; no se duda acerca de que una aportación sobre algo ya existente únicamente podrá venir  a fortalecer lo ya creado, mas no debe influir en algo más profundo. Si se desea cambiar lo ya creado, entonces deberá ser necesario que se aporte toda una teoría nueva, con sus nuevas modificaciones, partiendo siempre desde su origen, desde una base. Por ello consideramos que han existido muchas contradicciones entre teorías como la de Kelsen y los iusnaturalistas y otras escuelas explicativas del Derecho, pues se busca aportar algo con apariencia de novedoso pero para aplicarlo a algo que ya existe, dándose a notar la contradicción entre estas dos acciones. Asimismo vemos cómo hablar de una neutralidad axiológica sería imprescindible, al menos si se intenta aplicar esta idea a un sistema jurídico que ya existe.

Hemos llegado a un punto importante, pues hemos visto nociones, aunque sean algo generales, de elementos que deben ser considerados dentro del Derecho y que serían imprescindibles en él, y hemos visto cómo gran parte de ello tiene su origen en la Historia. Parte de nuestras ideas son meramente filosóficas, no lo negamos, pero pueden ser aplicadas para la conformación del Derecho, al ser nociones con una visión supraempírica. Por otra parte, también debemos de hacer uso de actividades humanas con las cuales estamos diario en contacto. Diario escuchamos en las noticias que determinada persona privó de la vida  a otro, que en la calle han robado a una señora de edad avanzada, que un actor y actriz famosos se han casado, que un trabajador pide la reinstalación en una empresa. Cada uno de estos ejemplos cotidianos tienen algo en común, consistente en la intervención jurídica respectiva, por lo que observamos la manera en que el Derecho les brinda a cada una de estas personas certeza jurídica; les otorga un criterio de seguridad de que ante las acciones respectivas tienen un sustento para protegerlos ante cualquier acto que vaya en detrimento de su persona; poseen estas personas condiciones de confianza en los Tribunales que conocerán de sus casos, a pesar de las críticas que a menudo se oyen, ya que basta que una persona esté ante un problema que necesite de ayuda jurídica para que de manera automática cambie su opinión respecto del Derecho, siendo muy curioso este punto porque así sucede; además, las personas se sienten humanas, capaces de poder creer en una herramienta creada por humanos, tomando en consideración su esencia de persona, los valores que han sido enseñados a una sociedad desde que son pequeños y una seguridad de no quedar en estado de indefensión, por lo que el Derecho viene a ser, para nosotros: Un sistema de normas, con origen en valores que una sociedad considera importantes, que brindan una certeza y seguridad jurídica en la mayoría de los actos humanos, dando confianza a sus integrantes de actuar con mayor desenvolvimiento hacia con sus semejantes, sin olvidar de considerar al ser humano como es, un ser racional con esfera sensible en mayor sentido de la palabra.

1 Ortega y Gasset, José, ¿Qué es Filosofía?, sexta edición, México, PORRÚA, 2012, p. 43.

BIBLIOGRAFÍA

– Balmes, Jaime, FILOSOFÍA ELEMENTAL, México, PORRÚA, 2007, séptima edición.

– Ortega y Gasset, José, ¿Qué es Filosofía?, sexta edición, México, PORRÚA, 2012.

– Rousseau, Juan Jacobo, EMILIO O DE LA EDUCACIÓN, México, PORRÚA, 2015, vigésimotercera edición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s