La importancia de los Contratos Colectivos como figura jurídica del Derecho Laboral

Por  Alan Josué Ramírez Barrón y Karen Rocío Ramírez Sandoval

Surge el presente trabajo con raíz en el contacto  diario que tenemos con los Contratos Colectivos. Ha captado nuestra atención por la vinculación que hemos apreciado entre la enseñanza de esta parte jurídica en la escuela y la práctica. Es muy común escuchar que no es lo mismo lo que se aprende en la escuela a aquello que se da en la materialización del Derecho, o sea, en la práctica jurídica, y con base en la experiencia referida habremos de hacer varias anotaciones respecto de ello. Asimismo se escribirán cuestiones que podrán aportar nuevas ideas para mejorar la elaboración de los mismos, y si cabe la posibilidad, cuestiones referentes a Lógica aplicada a los mismos.

DibujoTiene un papel muy importante el Derecho Laboral en la cultura de nuestro país (entendida la cultura en su término coloquial),  no por ello estamos demeritando otras ramas jurídicas, sino lo que intentamos resaltar es la magnitud que, con base en cuestiones históricas, los trabajadores han sido víctimas de grandes abusos, teniendo origen lo anterior en el desconocimiento de cuestiones jurídicas por parte de aquellos que prestan un servicio personal y subordinado. Causa mayor interés este aspecto porque no debemos olvidar que los trabajadores, en su mayoría tienen una familia y estos son una extensión de cada trabajador, representan para muchos su felicidad y un motor principal para seguir adelante en los múltiples obstáculos que se presentan en la vida. Por tales motivos es indispensable que se pueda proteger en la mayor extensión jurídica posible a los trabajadores. No queremos pretender que el presente ensayo sea como un tipo de dedicatoria los trabajadores y se menosprecie a los patrones, porque ambas partes, por muy frío que suenen, buscan su interés en la mayor parte posible; de ahí nuestra postura media en el mayor grado que nos permita el trabajo.

En la escuela, para la enseñanza de esta figura jurídica, por regla general se comienza por indicar la definición acerca del Contrato Colectivo. El Capítulo III de la Ley Federal del Trabajo, en su artículo 386, dispone lo siguiente: “CONTRATO COLECTIVO DE TRABAJO ES EL CONVENIO CELEBRADO ENTRE UNO O VARIOS SINDICATOS DE TRABAJADORES Y UNO O VARIOS PATRONES, O UNO O VARIOS SINDICATOS DE PATRONES, CON OBJETO DE ESTABLECER LAS CONDICIONES SEGUN LAS CUALES DEBE PRESTARSE EL TRABAJO EN UNA O MAS EMPRESAS O ESTABLECIMIENTOS.”

images-2Primero se encontrarán ideas civilistas cuando armonicemos la definición, encontrando términos como contrato y convenio, y aquellos civilistas se preguntarán si en materia Laboral los Contratos Colectivos poseen los elementos de existencia y de validez, en dónde se halla la voluntad de cada trabajador, ente otros aspectos no muy relevantes, pero no interesa mucho lo anterior porque está regulado en una Ley y no resulta inconstitucional, por lo que aquellas peleas jurídicas que se susciten entre laboralistas y civilistas no vendrá a ser motivo de discusión para nosotros.

Prosiguiendo con la definición que indica la Ley Federal del Trabajo, nos encontramos ante el término sindicato. La ley Federal del Trabajo, en el artículo 356 nos indica: “SINDICATO ES LA ASOCIACION DE TRABAJADORES O PATRONES, CONSTITUIDA PARA EL ESTUDIO, MEJORAMIENTO Y DEFENSA DE SUS RESPECTIVOS INTERESES”. De lo anterior se desprenden los conceptos de trabajador y patrón, cuyas definiciones no son necesarias contrastarlas con aspectos doctrinales en virtud de que lo realmente trascendente es lo ya establecido en la Ley, pues se puede presumir que para haber llegado a los actuales conceptos es necesario haber sido contemplado lo que nos indica la doctrina. Así, según los artículos octavo y décimo nos indican qué se entiende por trabajador y patrón respectivamente. “Trabajador es la persona física que presta a otra, física o moral, un trabajo personal subordinado”, según lo dispuesto por el artículo octavo, mientras que patrón es “la persona física o moral que utiliza los servicios de uno o varios trabajadores” con base en el artículo décimo. Por subordinación basta con comprender dos cuestiones importantes, consistentes en las instrucciones y órdenes que debe acatar el trabajador, que sería innecesario señalar que deben ser necesariamente vinculadas con el trabajo, porque debe entenderse que la subordinación de la que se habla se refiere únicamente al momento en que se preste el trabajo, no fuera de éste.

Con la continuación de nuestro análisis del Contrato Colectivo es importante resaltar la parte de “condiciones según las cuales deba prestarse las condiciones de trabajo”, porque la pregunta primera surge: ¿Cuáles son esas condiciones de trabajo con las cuales habrá de prestarse el trabajo? ¿Se habla de aquellas condiciones de trabajo establecidas en la Ley como jornada de trabajo, salario? Aseveramos que es una pregunta cuya respuesta puede ser de primera impresión un tanto subjetiva. Otras preguntas que podemos formularnos son las siguientes: ¿Y si no se halla pactado algún punto en el Contrato Colectivo qué sucede? ¿Por qué existe el Reglamento Interior de Trabajo si basta con el Contrato Colectivo? A esta última pregunta podemos escribir que es conocida la noción de que el todo está compuesto por las partes, por lo que de primera impresión no se pueda concebir la idea de elaborar una especie de escrito más pequeña que el Contrato Colectivo. Primero porque se prescindiría de aspectos señalados en el Contrato Colectivo, lo que nos haría cuestionarnos la razón de incluir y registrar algo que posteriormente va a quedar prescindido, algo ilógico pues al final quedaría sin efecto algo que ya registró ante la JLCA respectiva.  Al menos desde nuestra perspectiva es hasta una pérdida de tiempo, algo que no se consideró, para efectos de economizar tiempo, desde un principio. Otros indicarán que es necesario el Reglamento Interior de Trabajo para que, al ser un tipo de resumen del Contrato Colectivo, los trabajadores puedan tener un acceso directo y fácil mientras se encuentren en su trabajo, ahorrándose otros aspectos contemplados dentro del Contrato Colectivo de Trabajo que quizá hasta cierto punto no les incumba tanto a ellos y que sí sean realmente necesarios para los patrones. En este punto habremos referirnos más delante de manera indirecta. Quede aquí lo necesario para comprender las partes de las cuales está integrada la definición de Contrato Colectivo.

images-1Todo lo anterior señalado referente a la definición de Contrato Colectivo es lo que suele enseñarse en las escuelas de Derecho, empero surge la interrogante de saber si es necesario lo que se educa para comprender la verdadera esencia de la figura jurídica objeto de estudio del presente ensayo.

Por nuestra parte podemos indicar que en la práctica sí se aplica lo que se enseña dentro de las aulas en lo referente a los Contratos Colectivos, pero hay matices que debemos ir aclarando conforme se vaya avanzando en el trabajo presente.

En la JLCACDMX, en la Secretaría Auxiliar de Contratos Colectivos, se lleva a cabo una labor indispensable para esta figura jurídica en materia colectiva. Si analizamos el formato que los que laboran ahí deben llenar cada que se ingresa un Contrato Colectivo o Reglamento Interior de Trabajo, hallaremos los siguientes puntos importantes:

Existen dos puntos formatos que se emplean para llevar a cabo el análisis en esta Secretaría ya referida. Por motivos del objetivo de este ensayo, debemos prescindir de uno de ellos, que es aquél que versa sobre el análisis de los Reglamentos Interiores de Trabajo; quedando el de Contratos Colectivos.

El formato de análisis de los Contratos Colectivos resulta indispensable para poder conocer que en verdad se cumpla con los requisitos que se encuentran en la Ley Federal del Trabajo, en virtud de que ahí es donde se encuentran los aspectos bajo los cuales los trabajadores habrán de prestar su trabajo, y si quien lleva a cabo el análisis no domina los elementos contemplados en la Ley puede llegar a autorizar algo que, al estar en contra de los dispuesto por la Ley, iría en contra de los derechos del trabajador, resultando algo inconcebible. Aquí también queda demostrado una forma en la que se podría llegar a realizar un abuso por parte del patrón, porque abusando de algún error humano puede llegar a concretarse el abuso. Principalmente porque son varios elementos que se debe llevar a cabo para el análisis referido según el formato respectivo. Señalaremos los puntos a considerar para hacer un contraste con lo que se ha señalado:

El formato de análisis de Contratos Colectivos primero requiere indicar si se trata del ingreso de un nuevo contrato, de su revisión integral o salarial. Para el primer caso es evidente a lo que se refiere. Respecto de la revisión integral debemos comprender que se analizará tanto el Contrato Colectivo como el tabulador de salarios; sabemos que el tabulador forma parte del Contrato Colectivo, pero la redacción anterior la hemos empleado para dar a saber a lo que nos referimos en qué es la revisión integral. En esta revisión se toman en cuenta los antecedentes que se tengan, lo que presupone que tiempo atrás ya había sido revisado tal Contrato Colectivo y es necesario contrastarlo con el actual para observar que no se han vulnerado los derechos de los trabajadores, por lo que al detectar alguna irregularidad es necesario colocarlo en el apartado de Observaciones, justificando la razón para que sea devuelto y corregido a la brevedad posible, porque los derechos de los trabajadores son los que se encuentran en juego. Si se trata de una revisión salarial nos encontraremos ante el tabulador de salarios únicamente, porque hay que recordar que por regla general, la revisión de los salarios se hacen cada año, y para el caso de la revisión de un Contrato Colectivo se lleva a cabo cada dos años, y por tales motivos habrá ocasiones en los que se deba realizar exclusivamente la revisión salarial y no la integral.

Posteriormente se debe verificar con el antecedente que coincida el nombre de la empresa y el domicilio, porque en caso de que varíe alguno de ellos es necesario que se acredite la razón del cambio de denominación social o el cambio de domicilio, pues en caso de haber irregularidad también será necesario que se devuelva previa anotación en el rubro de observaciones. También debe anotarse el número de trabajadores.

Luego debe colocarse el Sindicato, previo análisis de verificar que siga vigente su registro, porque en caso en contrario se les señalará su error en el rubro de observaciones. En este análisis debe ver que siga el Secretario General con base en el antecedente, y en caso de omitirse se debe verificar sus estatutos para ver quién puede asumir las labores del Secretario General para el caso de que no se encuentre éste.

Se llega al punto más importante, consisten en llevar a cabo la exhaustiva pero interesante labor de leer todo el Contrato Colectivo para tratar de encontrar error alguno y señalarlo en las observaciones. Por este motivo ya habíamos hecho referencia a que aquella persona que haga la revisión de que se trate debe dominar todos los elementos que contempla el Contrato Colectivo, olvidando alguno como el salario, las jornadas de trabajo, las vacaciones mínimas de ley o el aguinaldo, lo conduciría a autorizar un Contrato Colectivo que evidentemente va en detrimento de la esfera jurídica del trabajador. Este punto es indispensable para llevar a cabo una correcta revisión.

Después se verifican los salarios con el antecedente para ver que se hayan incrementado o por lo menos no sea inferior al salario mínimo vigente. Si todo está bien se turna para que sea informado a quien dejó el Contrato Colectivo para su depósito y sepa que ha sido aprobado con los requisitos legales de Ley.

Mediante la armonización de nuestro ensayo en cada una de sus partes, es observable cómo la figura jurídica del Contrato Colectivo es imprescindible para el Derecho Laboral, al estar en juego la esfera jurídica de cada trabajador. Vemos también cómo es todo un mundo para que se materialice lo que la Ley indica, punto que no puede ser comprendido por todo estudiante de Derecho sin haber estado en contacto con la práctica, pues quedando éste únicamente con lo establecido y enseñado por las aulas no podría jamás comprenderse este Universo jurídico laboral. Quede así demostrado la importancia de los Contratos Colectivos en el Derecho Laboral.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s