La ineficacia de la lógica en el Derecho

Por Alan Josué Ramírez Barrón y Karen Rocío Ramírez Sandoval

El título nos conduce a pensar posiblemente en un absurdo que pueda llegar a darse dentro del campo del Derecho. Muchos, con tan solo leer el título, optarán por no intentar ni siquiera darle una lectura breve al presente escrito. Se comprende la magnitud de lo que se señala en el título, pero se brindarán ideas que permitirán observar la posible ineficacia de la Lógica en el campo jurídico.

images-1Para poder comenzar con el análisis de lo que nos acontece, es necesario indicar que nos vamos a basar en la Historia de la Filosofía, pues será un sustento muy grande para demostrar cómo la Lógica ha permeado en varias partes del pensamiento humano, cómo ha modificado cuestiones intelectuales y cómo ha sido, quizá, un obstáculo para otras cuestiones, indudablemente para el Derecho.

El Derecho y la Lógica tienen una historia increíble, una historia que es necesario recorrer para cualquier individuo dentro de la sociedad. Muchos cuestionarán la razón, a lo que nuestra respuesta será indicar que parte de nuestro desenvolvimiento se ha permitido gracias al Derecho (vinculado grosso modo con lo que ya se expuso en otro de nuestros ensayos, a saber, “¿El Derecho forma la conducta de la sociedad?”).  Éste es quien, al final, marcará en múltiples ocasiones el límite de nuestras acciones, nos guste o no, pero que sería inconcebible una sociedad sin un ordenamiento que todos respeten. Así se obtiene cómo desde las culturas más remotas ya se poseían ordenamientos normativos, tan es así que en varias facultades de Derecho se enseña Derecho Romano, siendo muchas de sus instituciones aún vigentes; no sin razón se enseña esta parte histórica en las escuelas de Derecho. En nuestro país, al menos en la Facultad de Derecho, se enseña Historia del Derecho Mexicano, y por regla general se parte del Derecho que estuvo vigente en las culturas prehispánicas, que no siendo tan antiguo esta parte histórica, resulta igual de importante para resaltar lo que más adelante se señalará.

Respecto de la Lógica podemos indicar que tendrá varias visiones históricas, principalmente dependerá del autor que se lea, incluso podrá estar vinculado con los gustos de autores que se tengan. Por nuestra parte, podemos señalar que las primeras nociones filosóficas comenzaron cuando se interrogó por primera vez de una manera más profunda el origen del mundo y cuestiones anexas a este punto, como el fin para el cual hemos sido dotados de vida, entre otros. Algunos autores señalan que la Filosofía nace con el quebrantamiento de las razones que se indicaban con el mito.1

images-2En este espacio podemos encontrar a Homero como ejemplo. Posteriormente podemos hallar la Escuela Jónica, no obstante algunos argumenten que en los Fenicios o Caldeos podemos hallar nociones filosóficas aunque no bien desarrolladas, por lo que de manera directa nosotros citamos la Escuela Jónica, hallando su origen en Tales de Mileto allá por el año 600 a.C. Con él podemos encontrar las primeras ideas acerca del origen de las cosas, y para él era el agua. Anaximandro y Anaximeno son otros filósofos de esta época, y suele decirse que ellos todo lo juzgaban según los sentidos y  no empleaban tanto la razón. Este periodo es un ejemplo muy breve de lo que podemos encontrar en la Historia de la Filosofía. Y así podemos seguir con los Pitagóricos, la Escuela Eleática, Sofistas y Sócrates. ¿Por qué señalamos esto? Porque según esta rama de la Filosofía, puede apreciarse cómo el inicio de la Filosofía comenzó con cuestiones de índole metafísico y no de carácter lógico. Comprendo que todo es susceptible de ser analizado de manera lógica, y habrá quienes lo realicen en la parte histórica, pues no faltará quien tenga tal morbosidad pero cabría lugar a preguntar lo siguiente: Donde no hubo lógica, ¿tendrá importancia intentar aplicarle razonamientos lógicos? Será evidente que se encontrarán figuras lógicas que demostrarán, desde la perspectiva lógica, errores en la argumentación de autores clásicos anteriores a Aristóteles y principalmente Sócrates.

Ahora, para poder profundizar en el sentido que nos interesa en nuestro ensayo, debemos vincular lo expuesto en los dos párrafos anteriores de manera sistematizada, deberá leerse con atención las siguientes líneas porque todo está vinculado y se podrá observar si es de mucha importancia la Lógica en el Derecho, ya que desde el siglo pasado se ha intentado vincular a la Lógica con el Derecho como si fueran uno solo, inclusive se ha hablado de una neutralidad axiológica, que rompe con toda esencia jurídica. Con el razonamiento jurídico de Kelsen se fortalece la frialdad del Derecho, y mediante un análisis de la Historia de la Filosofía pareciera que se viola a la multidisciplinariedad que ya comenzaba a mostrar algunos indicios desde la época de Descartes, quien contemplaba que no todas las ciencias se encuentras aisladas. Por eso nos preguntamos, ¿Qué pasa con los Lógicos actuales? ¿Se han olvidado de gran parte de la Filosofía? Parece que sí porque se encierran en un mundo que los aparta de cuestiones que la misma Lógica enseña, como el sentimiento.

De lo que se ha señalado del Derecho Romano y de la Historia de la Filosofía, se puede sacar una idea importantísima, que es la subsistencia de culturas sin la necesidad de la Lógica en el ser humano, es decir, no ha sido importante para la vitalidad de aquellos pueblos históricos la necesidad de una Lógica. Esto que quede importante como primera introducción de lo que intentamos señalar.

Esto significa que para poder transmitir e ideas ha sido de acuerdo con formas más naturales o fáciles, como escritura y la pintura. Aquí en un primer término consideramos a la Lógica como una forma de comunicación.

Pero más allá de la comunicación que señalamos, será preciso tratar sobre el aspecto de Derecho. Hemos indicado que la Lógica no ha sido indispensable para la subsistencia de culturas anteriores a la aparición de la Lógica, como sí lo es el alimento, una vivienda; pero otro aspecto a considerar indispensable para que las culturas hayan tenido su continuidad en el tiempo es el Derecho, una disciplina que permitiera y facilitara el orden social. Muy seguro se empezó con reglas muy sencillas, las cuales fueron siendo más pulidas conforme se iba acrecentando la sociedad de que se tratare. Al pulirse las reglas se iba plasmando en ellas consideraciones vinculadas con el espíritu que unía  a los integrantes de cada cultura, pues iban teniendo sus costumbres respectivas y de cierta manera las tutelaban y protegían de cualquier opinión en contrario. Hoy en día es común escuchar que en lugares aislados existen comunidades con costumbres quizá un poco extrañas para aquellos que estamos totalmente en un contexto diferente., como puede ser el considerar a una niña de dieciséis años un desperdicio si no se ha casado, o que los nietos deben ser iniciados en la vida sexual por sus abuelos; de lo anterior únicamente nos interesa ver que mediante su propio sistema de reglas, hay comunidades que permiten y tutelan acciones como las señaladas. No entramos a considerar una opinión respecto de aquéllas porque nos conduciría a un aspecto diferente que no cabría lugar en nuestro presente ensayo.

filosofia-neurociencias.jpgConforme se iba progresando en las culturas y su vinculación con el Derecho, en su estructura de éste se iba formando una estructura compleja que comprendía cuestiones axiológicas, costumbres, ideologías provenientes del mero corazón de cada pueblo. Así observamos que la verdadera preocupación de los pueblos de hace algunos milenios, era buscar seguridad en los pensamientos que ellos estimaban correctos, en virtud de que en tales pensamientos se encontraba parte que lograba incorporar a cada persona en su respectiva sociedad, cuestión que se escucha muy a menudo acerca de estar y sentirte unido al país de donde vienes porque es quien te ha dado, en palabras muy coloquiales, todo. En esta palabra de “todo” suele referirse a educación, vivienda, lugares de recreación, costumbres, ideologías, por lo que también es permitido pensar en que cada uno de nosotros estamos gracias al Estado en el cual nacimos. Un ejemplo muy claro puede apreciarse en los profesores que imparten clases en Ciudad Universitaria. Sin temor a equivocarnos, más del 90% de ellos, están ahí por gusto y amor a la Universidad Nacional Autónoma de México, siempre destacando este punto en toda clase y también incitan a sus alumnos a no perder esperanza ni fe en instituciones de nuestro país, siendo su argumento que cada uno de nosotros seremos responsables en parte del camino que vaya a tener México. Este argumento demuestra claramente un amor sui géneris, que es impregnado conforme se va avanzando en el sendero de la vida que va siendo llenado con base en  lo que la experiencia dicta, y aquí su experiencia indica un amor que, comienza por el aspecto educativo, reflejándose en un agradecimiento directo al país, pues la Universidad Nacional Autónoma de México es un reflejo del pueblo, quien con base en impuestos se puede ir desenvolviendo, y la mayoría de las personas que contribuyen con sus impuestos están también contentos de que parte de sus contribuciones se destinen a algo sumamente importante como lo es la educación e investigación.

El argumento anterior no requiere de gran explicación para que se pueda comprender que en el Derecho, de primera impresión, contempla cuestiones ideológicas de cada pueblo e intenta brindar seguridad (en el caso de los impuestos que hemos señalado nos podemos remitir al artículo 31 constitucional respecto de las contribuciones, que tienen que ser equitativas y proporcionales, siendo que aquí hay seguridad en este tema Fiscal acerca de las contribuciones que debe hacer todo ciudadano obligado a ello). Quien ha seguido de manera sistemática este ensayo, podrá apreciar que no hemos hablado de la necesidad de la Lógica aplicada al Derecho, es decir, las sociedades no colocan a la Lógica en primacía del Derecho para poder crearlo ni argumentan que sea necesario la Lógica para ello. Siendo aún más claros, cuando se crea Derecho se busca tutelar los ideales que determinado pueblo estima relevante y que al mismo tiempo dé certeza de una variedad de cuestiones, por lo que en lo anterior hay también aspectos axiológicos. Lo que resalta a la vista que la Lógica sí puede contribuir a mejorar la forma de conducirse hacia con los semejantes, siendo grosso modo el arte de pensar bien, o “ensañarnos a conocer la verdad”1 nos diría Jaime Balmes en su obra FILOSOFÍA ELEMENTAL. Por ello no negamos que podría contribuirse  a mejorar las normas mediante una estructura lógica de éstas, pero nunca sin intentar meterse en los aspectos que cada comunidad desea intentar mantener tutelados, como la vida, sus costumbres, la propiedad y la familia. Estos aspectos señalados son sagrados para cada pueblo en su época respectiva, y señalar que la Lógica es la que va a imperar sobre tales puntos es señalar una obscenidad, porque la Lógica sirve únicamente para estructurar nuestro pensamiento, no para mandar sobre los sentimientos de una comunidad. Habrá contradicciones para poder lograr nuestra proposición indicada, pero no  nos queda duda de que, y siguiendo el pensamiento de Jaime Balmes, la imaginación y el aspecto sentimental también juegan un papel fundamental para poder tener un acercamiento a nuestro entorno, y privar de cuestiones que todo ser humano es un error gravísimo, incluso para los mismos lógicos, que dentro de su mundo se privan del entorno en el que viven, aislándose de lo que nutre a su misma Lógica, el mundo.

Mediante esta privación del entorno se privan de la vinculación entre la sociedad, el espíritu nacional de cada persona y el Derecho, intentando reducir todo a proposiciones lógicas, carentes de no de forma, pero sí de esencia. Por eso el título hace referencia a la ineficacia de la Lógica en el Derecho, porque ya quedó demostrado que lo primero que nació fue el Derecho, sin necesidad de la Lógica, e intentar colocar a la Lógica como primer mandamiento dentro del contexto jurídico sería reducir la vida de las personas a una proposición vacía, o sea, a un ser vegetativo.

 

1 Balmes, Jaime, FILOSOFÍA ELEMENTAL, México, PORRÚA, 2007, séptima edición, p. 5.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s