Inventores y Patentes Académicas

Por Diana Carolina Ramírez Mayoral

978-607-03-0695-2En México, podemos encontrar serios problemas cuando hablamos de la investigación, la docencia y en general de la producción que se hace desde las aulas de estudio; más aún cuando se pide un reconocimiento de estos saberes o inventos por medio de las patentes. Es en el libro de “Inventores y patentes académicas, la experiencia de la Universidad Autónoma Metropolitana” de Jaime Aboites y Claudia Díaz, editado por Siglo XXI, donde podemos encontrar más elementos para entender el problema, así como los ejemplos de la UAM en materia de patentes.

            Uno de los núcleos de la creación de la propiedad intelectual, es la actividad inventiva de la investigación y desarrollo que realizan los profesores de las diferentes ciencias como parte de su labor diaria.

            La invención está  sujeta a muchos factores, lo que hace variar el avance del conocimiento, así como el aumento o disminución de la productividad y la competitividad del aparato productivo nacional basado en la producción de ciencias, lo cual no es muy común en la sociedad mexicana, donde impera la complejidad e incertidumbre de la actividad inventiva y de innovación.

            Una de las consecuencias de la poca disponibilidad del sector público respecto a los investigadores, es la movilidad que en ellos propician, pues es en las universidades extranjeras donde estos encuentran oportunidades para desarrollar y escalar sus proyectos para colocarlos en los nuevos horizontes del mercado.

jaime_aboites_foto La actividad de invención e innovación es semejante a cualquier contexto económico, institucional y organizativo. La primera puesto que los resultados de los proyectos de investigación y desarrollo son por naturaleza inciertos y generalmente se desarrollan en un largo periodo, lo que requiere la incorporación de un entendimiento de su desarrollo  histórico; Lo institucional se refiere a las capacidades que requieren tanto las actividades como las innovadoras, Las cuales se desenvuelven a través de un complejo aprendizaje acumulativo; finalmente es organizativo, dado que plantea como los procesos de innovación están configurados por sus contextos sociales y particularmente por las fortalezas y debilidades del sistema nacional de innovación.

            Para evitar la fuga de cerebros, es necesario mejorar el apoyo por parte del gobierno, así como abrirse a la iniciativa privada tanto nacional como extranjera. En esta propuesta de triple hélice, basada en la sinergia generada entre universidad, empresa, y gobierno, se reconoce que las universidades generan conocimiento tecnológico productivo y de utilidad comercial para las empresas.

            Encontramos en 2004 que el gobierno mexicano invirtió únicamente el 0.45% del PIB, el cual está muy por debajo de las recomendaciones internacionales de 1%. Una de las consecuencias lógicas de limitar tanto los recursos destinados a la invención e innovación es que el reducido número de investigadores se verá aún más mermado, afectando gravemente un sector que puede ser plenamente explotado y deteriorar el ámbito educativo que va muy de la mano con la actividad del investigador.

copyrightMéxico tiene poco más de doscientos investigadores por millón de habitantes; Corea tiene más de dos mil investigadores por millón, diez veces más que México; y países industrializados como EUA  y Japón sobrepasan los cuatro mil por millón.

            Las cifras anteriores demuestran la relación entre el crecimiento de una nación y el impulso que el gobierno les da a sus ciudadanos para que se desenvuelvan en el ámbito de la investigación y el desarrollo de las ciencias, lo cual desembocara en el incremento del nivel socioeconómico de los habitantes.

            Desgraciadamente las estadísticas en la República Mexicana no muestran signos de mejoramiento, ni las bases para crear una nueva visión del rol del mundo del conocimiento que incida positivamente en el desempeño de la economía mexicana.

            Por lo anterior, es importante reconocer a las universidades como trascendentes generadoras de conocimiento con impacto social y productivo en la economía global basada en la invención e innovación.

            Como se mencionó anteriormente, una de las maneras de combatir el tradicionalismo, consistente en ignorar a las instituciones de enseñanza, es promover y patentar de las investigaciones y desarrollos que se logren en estos lugares.

            Podemos dividir al patentamiento académico en tres dimensiones:

  1. Institucional, que depende de la legislación sobre el PIB, regulaciones, financiamiento público y privado, incentivos; lo cual tiene por efecto la contribución a la ciencia abierta.
  2. Organizacional, que depende de las políticas universitarias de regalías, incentivos, departamentales, apoyo departamental al patentamiento académico; y que tiene por objeto incidir en los flujos del conocimiento intra-universitario.
  3. Individual/Grupal, que depende de las características del inventor, su edad, experiencia, trayectoria, participación de estudiantes, prestigio y reputación y percepción de los beneficios; su finalidad es que la productividad del investigador sea protegida según la publicación.

            Entre los medios de interacción entre universidad-empresa, por medio de los cuales se transfiere la tecnología, encontramos al patentamiento académico, el licenciamiento, la investigación realizada con fondos económicos provenientes de empresas, la consultoría e investigación por contrato, hasta el entrenamiento, las prácticas de los estudiantes en las empresas, la realización de conferencias y encuentros y creación de infraestructura de manera conjunta.

            A pesar de la dificultad que representan los procesos administrativos para el patentamiento de ideas, inventos, programas etc. basta con recordar la importancia de la divulgación del conocimiento como producto factible para el mercado y así obtener el beneficio personal y social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s