Principios Lógicos

Por Rafael Alejandro Huerta Navarro

Las leyes de la lógica son tautológicas, es decir estructuras básicas y ordinariamente elaboradas mediante conceptos repetidos, capaces de albergar proposiciones formalmente verdaderas. No existen teóricamente leyes que sean más importantes que otra: cada una de ellas puede deducirse de otras leyes y ninguna tiene el privilegio intrínseco de servir de base a las demás. Algunas, sin embargo, por su sencillez, generalidad y la frecuencia de su uso, han sido consideradas tradicionalmente como principios elementales de la lógica. Tal es el caso de los principios o leyes de identidad, de no contradicción, del tercero excluido y de la razón suficiente.

dwi-logicUno de los objetivos a cumplir por parte de la lógica, se refiere al establecimiento de leyes, estructuras y procedimientos de nuestro pensamiento para el descubrimiento de la verdad. La lógica establece demostraciones de la verdad, inferencias, formas del razonamiento, estructuras o formatos silogísticos, etc. En ese proceso descubre leyes, la mayoría de ellas relativas a la forma del pensar o del pensamiento lógico. Algunas de esas leyes son utilizadas no tan solo por la lógica sino por las ciencias en general. Las leyes lógicas que a continuación mencionamos, en virtud de que también son usadas por la mayoría de las ciencias, se les denomina también grandes principios lógicos.

En la lógica formal se destacan cuatro leyes, a saber: ley de identidad, ley de contradicción, ley de tercero excluido y ley de razón suficiente. Constituyen las leyes más universales y sirven de fundamento a las distintas operaciones lógicas, tales como las inferencias, razonamientos y demostraciones.

A las cuatro anteriores debemos agregar una ley o principio lógico dentro del campo jurídico. Es exclusivo de los razonamientos efectuados en el derecho, en particular en las resoluciones judiciales. Se le denomina principio de causalidad jurídica y su uso lo debemos al jurista alemán Fritz Schereier.

Escher.pngLas leyes de identidad, de contradicción y de tercero excluido fueron descubiertas por Aristóteles. La ley de razón suficiente como ley especial de la Lógica quedó formulada por el gran pensador alemán Leibniz. Las leyes anteriores o grandes principios lógicos se aplican en la ciencia jurídica, en particular en la elaboración de conceptos, juicios y silogismos. Además de las anteriores, se aplica también en nuestra ciencia un principio exclusivo para el derecho y que se le denomina ley de causalidad jurídica o principio lógico normativo de causalidad jurídica.

Principio de identidad.

La ley de identidad puede formularse brevemente como sigue: los pensamientos son idénticos entre sí, si poseen la misma extensión; todo pensamiento enunciado es idéntico a sí mismo, si su extensión permanece invariable.

Fue en efecto Aristóteles el primero en hablar de principio lógico de identidad, sin embargo, no le daba peso e importancia como procedimiento para demostrar o verificar la verdad. Fue usado este principio como una forma de definición de la cosa misma, en la perspectiva de la unidad de la sustancia que la define. Tal concepto de la identidad tiene una función filosófica, más que lógica, en tanto la identidad es un concepto análogo y correspondiente del ser predicativo como inherencia.

En la ley de identidad se expresa que un pensamiento es idéntico a sí mismo, si los objetos que refleja no se transforman en el momento en que lo utilicemos.

La ley de identidad aparece en forma sencilla, casi insulsa, se comporta en un esquema eminentemente lógico, bajo la fórmula “A es A”.

images-1Aunque como hemos dicho, fue utilizada principalmente en el terreno de la filosofía, tiene una importancia en el terreno jurídico. Si presentamos una demanda solicitando la protección de determinado derecho, no podemos presentar en la misma demanda una pretensión distinta a lo demandado

Principio de contradicción.

El principio de contradicción establece que ninguna proposición puede ser verdadera y falsa al mismo tiempo.

Hacemos uso de la ley de contradicción, no solo en las demostraciones, sino también en las refutaciones. Para refutar una tesis se demuestra otra, incompatible con la primera. Ambas no pueden ser verdaderas al mismo tiempo. Y si la segunda tesis ha sido demostrada y es verdadera, no puede serlo la primera. Nada puede ser y no ser simultáneamente.

En el terreno del derecho procesal, necesariamente debe haber contradicciones para que pueda darse la Litis, sin embargo, mediante la aplicación procesal de la ley de no contradicción, se establece una verdad, para emitir la conclusión correspondiente.

Así, en el terreno jurídico no debe haber contradicción formal en los hechos presentados en la demanda, lo mismo en las normas jurídicas sustantivas o procesales que se ofrecen para demostrar los hechos de dicha solicitud. En la misma obligación de lógica formal se encuentra el demandado. Si las hubiere, se aplica el principio de no contradicción.

El principio de tercero excluido.

La ley de tercero excluido se formula de la siguiente manera: de dos juicios que se niegan, uno es necesariamente verdadero. La ley de tercero excluido es de gran importancia para el pensar. Sirve de base de muchos razonamientos y en la de la demostración del contrario, tiene su pertinencia procesal.

La ley de tercero excluido y la de contradicción son la base de la negación. Se entiende por negación, una operación gracias a la cual, cambiando de determinada manera tan sólo la forma de un juicio, de partida verdadero, se obtiene un juicio falso; al contrario: cambiando de determinada manera, únicamente la forma de un juicio, de partida falso, se sigue un juicio verdadero.

El principio de razón suficiente.

Para considerar que una proposición es completamente cierta, ha de ser demostrada, es decir, han de conocerse suficientes fundamentos en virtud de los cuales dicha proposición se tiene por verdadera.

Leibniz llega a la formulación de este principio a través de la oposición entre la relación libre pero determinante y la relación necesaria. Dice: la relación o concatenación es de dos especies: una es absolutamente necesaria, de manera tal que su contrario implica contradicción, y tal relación se verifica en las verdades eternas como son las de la geometría; la segunda no es necesaria, es accidental y su contrario no implica la contradicción.

Principio de causalidad jurídica.

Este principio se expresa así: toda consecuencia jurídica se encuentra condicionada por determinado supuesto. Es decir, no hay consecuencia jurídica sin supuesto de derecho contenido en una disposición o norma que así lo establezca.

Estos son los principios lógicos que son utilizados para la aplicación del derecho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s