La Jurisprudencia

Por Isela Barrios, Belen Hernández, José Palma, Patricia Rivermar y Alicia Roldán

El Supremo Poder de la Unión se divide en Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Poder Judicial, el cual es depositado en la Suprema Corte de Justicia, el Tribunal Electoral, los Tribunales Colegiados y Unitarios de Circuito y en Juzgados de Distrito. Las funciones principales del Poder Judicial son básicamente resolver los asuntos que se les planteen, con el objetivo principal de lograr una adecuada impartición de la justicia.

imagesCuando los tribunales resuelven en cierto sentido algún determinado asunto, se van formando precedentes que servirán para guiar todo el sistema jurídico del país, es a lo que se llama jurisprudencia.

El vocablo jurisprudencia proviene del latín “iuris” que significa derecho y “prudentia” que significa sensatez y buen juicio. Por su parte Eduardo García Máynez dice que la palabra jurisprudencia posee dos acepciones “En una de ellas equivale a ciencia del derecho o teoría del orden jurídico positivo. En la otra sirve para designar el conjunto de principios y doctrinas contenidas en las decisiones de los tribunales”[1]

La jurisprudencia, entendiéndola como el conjunto de principios y doctrinas contenidas en las decisiones de los tribunales, es muy importante dentro del orden jurídico porque viene a corregir las imperfecciones que las normas legisladas tengan. Crea para ello contenidos jurídicos, que no solo resolverán el problema primeramente planteado, sino que servirá también para casos futuros similares que, aunque sabemos, no existen dos casos exactamente iguales, si pueden tener un parecido sustancial.

Conforme a la legislación mexicana, la jurisprudencia tiene tres formas de creación: por reiteración de tesis, por unificación de criterios y aquellas derivadas de resoluciones en controversias constitucionales y acciones de inconstitucionalidad.

images-1No todas las resoluciones de los tribunales forman jurisprudencia, sino que se tienen que reunir los requisitos que la propia ley establece. Sin embargo, existen criterios que sin llegar a constituir jurisprudencia pueden, ser fuente de inspiración para jueces y abogados al ejercer su profesión.

Pero ¿por qué esperar (no en todos los casos) hasta cinco tesis en el mismo sentido sin ninguna en contrario? Se debería tener la certeza de que el juzgador resolverá siempre en el mismo sentido, debe haber congruencia. Claramente, cabe también la posibilidad de que existió un error en el procedimiento y se espera que eso no suceda de nuevo, también podría depender de las circunstancias de cada coso; sin embargo, uno esperaría que las resoluciones fueren conformes a resoluciones previas tratándose del mismo juzgador, e incluso, del mismo órgano judicial.

EL principal fundamento de la jurisprudencia se encuentra en los artículos 192 y 193 de la Ley de Amparo, que entre otras cosas establecen la forma jerarquía en que la jurisprudencia se volverá obligatoria, teniendo como máximo órgano generador de la jurisprudencia a la Suprema Corte de Justicia de la Nación funcionando en Pleno.

Las funciones principales de la jurisprudencia son la interpretación, la integración y velar por el progreso del derecho y por su adaptación a las exigencias históricas y sociales de cada momento. El derecho, como garante de las relaciones humanas, no puede quedar estático y la jurisprudencia ayuda al movimiento del derecho.[2]

En este sentido una propia jurisprudencia señala:

“INTERPRETACION Y JURISPRUDENCIA. Interpretar la ley es desentrañar su sentido y por ello la jurisprudencia es una forma de interpretación judicial, la de mayor importancia, que tiene fuerza obligatoria según lo determinan los artículos 193 y 193 bis de la Ley de Amparo reformada en vigor, según se trate de jurisprudencia establecida por la Suprema Corte de Justicia funcionando en Pleno o a través de sus Salas. En síntesis: la jurisprudencia es la obligatoria interpretación y determinación del sentido de la ley, debiendo acatarse, la que se encuentra vigente en el momento de aplicar aquella a los casos concretos, resulta absurdo pretender que en el período de validez de una cierta jurisprudencia se juzguen algunos casos con interpretaciones ya superados y modificados por ella que es la única aplicable. Amparo directo 2349/61. Miguel Yapor Farías. 24 de julio de 1961. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Juan José González Bustamante. 1a.Tesis relacionada con jurisprudencia 143/85. Instancia: Primera Sala. Fuente: Semanario Judicial de la Federación, Sexta Época. Volumen XLIX, Segunda Parte. Pág. 58. Tesis Aislada.”13

scjn-739517La jurisprudencia es fundamental para el Derecho porque crea cierta seguridad al hacer predecible la administración de justicia dado que las autoridades encargadas de impartirla tendrán que aplicar la jurisprudencia que resulta obligatoria conforme a la ley. Parecería que si una persona no está inmersa en las resoluciones que emite el Poder Judicial y en el sentido de las mismas, es muy fácil para el órgano administrador de justicia fallar en un determinado asunto de cierta forma y en otro muy parecido de una manera completamente distinta.

Alguien podría preguntarse que si cuando los jueces emiten jurisprudencia para subsanar alguna falta en la norma ¿no estarían violentando la esfera de competencia el poder cuya facultad principal es la de la creación de normas, es decir del poder legislativo?

En mi opinión diría que no es así ya que, como ya se dijo, la principal función de la jurisprudencia es la de interpretación, se busca darle un sentido a lo que quiso decir el legislador en un caso concreto. El juzgador jamás podrá contemplar todos los casos que pudiesen llegar a existir en la sociedad y si se sobrepasa tratando de plantear cada una de las hipótesis que pudiesen llegar a existir, creará excepciones a excepciones de las reglas, lo cual sería un tremendo error. La labor que realiza el Poder Judicial al interpretar la ley y aplicarla a un caso concreto, es decir cuando crea jurisprudencia, no invade al poder legislativo.

La jurisprudencia tiene como función que el Derecho esté en constante movimiento conforme cambien las circunstancias históricas y sociales. El hombre como ente social se encuentra siempre en constante evolución y el derecho debe responder al contexto que se encuentre. El Legislador deberá entonces, al ver que en ciertos postulados existe una falla en el sistema, reformar y enmendar el error o deficiencia de la ley.

[1] 3 GARCÍA MÁYNEZ, EDUARDO. Introducción al Estudio del Derecho, Editorial Porrúa, S.A., 14ª ed., México

1992, p.68

[2]Patricia Fabiola Ramírez Vallejo. Significado de la jurisprudencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s