Pena de Muerte

 

Por Isela Barrios, Belen Hernández, José Cruz Palma, Patricia Rivermar y Alicia Roldán.

A través de los años, los seres humanos han buscado tener buenas y cada vez mejores condiciones de vida, se pretende crear un ambiente sano y próspero en donde el ser humano pueda desarrollarse y así preservar la vida; sin embargo, la pena de muerte se sigue practicando en más de treinta países en el mundo.

A través de los años, los seres humanos han buscado tener buenas y cada vez mejores condiciones de vida, se pretende crear un ambiente sano y próspero en donde el ser humano pueda desarrollarse y así preservar la vida; sin embargo, la pena de muerte se sigue practicando en más de treinta países en el mundo.

penademuerteLa pena de muerte es un procedimiento legal practicado por el Estado que consiste en privar de la vida a una persona como castigo por la comisión de determinados crímenes. Este tema ha sido punto de controversia dentro del bloque mundial; la mayoría de los países ha ido aboliendo esta figura y la ha hecho más restrictiva cada vez.

El Doctor Contreras Nieto la define como:

“(…) Destructiva, en cuanto que al eliminar de modo radical e inmediato la existencia humana, no permite enmienda, reeducación ni resocialización alguna al condenado; irreparable, en cuanto su aplicación, en el supuesto de ser injusta, impide toda posterior reparación; y rígida, toda vez que ni puede ser graduada, ni conocida, ni dividida.” [1]

Por otra parte, hay países que la siguen practicando.; por ejemplo China, Irán, Irak, Arabia Saudí, Estados Unidos, Yemen, Gambia, la India, Japón y Pakistán; esto a pesar de que organizaciones internacionales como Naciones Unidas o Amnistía Internacional les han solicitado que dejen de aplicarla.

Recientemente la Organización de las Naciones Unidas ha pedido a Afganistán reformar su legislación penal con el objetivo de cambiar la pena de muerte por cadena perpetua, esto después de la ejecución de seis personas ejecutadas en el país anteriormente mencionado, bajo un contexto donde existen serias dudas sobre la imparcialidad de los procedimientos, así como comisiones delictuosas por parte de las autoridades para obtener confesiones.

UnknownLas posturas a favor de la pena capital dicen que una persona culpable de un crimen necesita ser castigado y ese castigo deberá ser en proporción a la severidad de su crimen, cada criminal debe tener lo que a su crimen le corresponda, y en el caso de un homicidio, lo que a su crimen corresponde es la muerte. No obstante, se ha comprobado que la espera del delincuente a ser privado de la vida, que puede durar varios años, incluye un sufrimiento mayor para el criminal que la sola privación de la vida, por lo que el castigo ya no fue proporcional.

Se cree que el ejecutar a una persona con el fin de hacerla pagar por sus crímenes es una buena forma de hacer justicia, pero debemos recordar que quienes se encargan de administrar justicia en los distintos sistemas jurídicos del mundo no son otros que mismos seres humanos, los encargados de llevar y estudiar procesos judiciales son personas, todos ellos con la posibilidad de cometer errores, además de los errores que el propio sistema ya llegase a tener. Tarde o temprano personas inocentes van a ser asesinadas, quizá por errores de procedimiento o quizá porque no contaban con una buena defensa. Existen sistemas judiciales que tratan mejor a las personas ricas y culpables que a un inocente pobre. Es necesario preguntarse qué ocurre cuando alguien es sentenciado a muerte por un crimen que no cometió. Encarcelar a una persona inocente por años ya es en sí un gran error.

Tiempo atrás las ejecuciones se llevaban a cabo en la plaza pública en donde todos pudieran verlo, era una forma de demostrar qué podía ocurrirle a aquel que realizara conductas delictuosas, se le conoce como efecto disuasorio, y posturas a favor de la pena de muerte expresan que ésta trae como consecuencia la abstención de delitos. Sin embargo, podemos observar que los crímenes hoy en día continúan, incluso han aumentado en varias partes del mundo, por lo que este efecto no ha funcionado y no lo hará porque no podemos enseñar que matar es malo matando. Las personas no se abstienen a cometer un crimen por la pena que llegase a tener su acción.

Cuando una persona es condenada a morir no tiene la oportunidad de arrepentirse, ni de una evolución moral o psíquica, no tiene la oportunidad de pensar en lo que hizo y ni la oportunidad de intentar mejorar. Las cárceles se hicieron con el fin de rehabilitar a los delincuentes para así reinsertarlos en la comunidad y que no sean más un peligro para la misma; pero si un delincuente es ejecutado no le quedan alternativas, solo proporciona dolor y sufrimiento y no da la posibilidad de la reeducación ni resocialización. Claramente, para que esto funcione es necesario que se cuente con un buen sistema penitenciario, uno en donde los delincuentes realmente se reformen y rehabiliten.

Unknown-1La posición respecto a este tema cambia dependiendo a la ideología cultural, religiosa, política y jurídica que lo estudie; cada país o región tiene sus propios postulados en donde dice qué es lo válido y qué no lo es, así como qué castigo debe recibir alguien por haber realizado una conducta que las propias normas de ese sistema califiquen como delictuosas; sin embargo, considero que hay postulados y principios que deben ser universales, y así todos los países en el mundo deben aplicarlos, y uno de ellos es la preservación de la vida.

Una persona no merece morir, la sociedad necesita evolucionar para evitar estas antiguas, inhumanas, degradantes y crueles prácticas, que violentan la dignidad de las personas.

La humanidad ha buscado las mejores y más óptimas condiciones de vida, los mejores avances científicos y sociales con el fin de hacer la vida más larga, próspera, cómoda y estable, dado que el objetivo de la vida humana es preservar la misma, esto a través de las mejores circunstancias. Se ha ido suprimiendo la pena de muerte de los sistemas jurídicos de distintos países del mundo ya sea porque ningún crimen merece como castigo la muerte (sobre todo si se ejecuta a una persona inocente), ya sea porque atenta contra el derecho humano fundamental o ya sea porque no se ha visto una disminución de los crímenes. La pena de muerte debe abolirse en todos los sistemas jurídicos del mundo para poder evolucionar como sociedad.

[1] CONTRERAS, NIETO, MIGUEL ÁNGEL, Los Derechos Humanos y la Pena de Muerte, http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/derhum/cont/46/pr/pr33.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s