La educación mediática y los profesionales de la comunicación

Por Ernesto Jiménez

13884457_810324015770799_106834552_nHablar de medios tradicionales de comunicación hoy en día, puede ser considerado como sinónimo de rezago informativo, precariedad y arcaico; por otra parte, ante la crisis que dichos medios sufren a la par de la consolidación de las nuevas formas para comunicarse, aún faltan maneras de aprendizaje más factibles para todo público, capaces de educarlos, no solamente en el manejo de los nuevos medios, también en la utilidad, la importancia y el alcance que pueden lograr si son utilizados de manera eficaz y responsable.

La realidad refleja que en un país como el nuestro (México), donde de acuerdo a datos del INEGI, la población en condiciones de pobreza aumento de 53.3 a 55.3 millones de personas del año 2012 al 2014, sea una labor complicada educar a la mayoría debido a la falta de recursos económicos que les permitan involucrarse de manera directa con las llamadas Tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

13884568_810324379104096_87381582_nPese a los esfuerzos por parte del Gobierno para pretender colocar a México como un país a la vanguardia de nuevas tecnologías y al alcance de una información amplia y eficiente, uno de los mayores problemas con los que se encuentra la población nacional es la falta de alfabetización acorde a los nuevos medios de comunicación a los cuales tienen alcance. El grueso de los mexicanos siguen aferrados a programaciones nacionales, en televisión pública, variando la cantidad de canales dependiendo el Estado de la República en el que se encuentren (a pesar de la señal digital); otros más privilegiados, además de la tv pública, poseen una computadora o un teléfono inteligente conectados a internet lo cual les permite abrirse paso hacía un campo atestado de información. Es aquí donde se localiza el problema de la alfabetización informacional, los hasta hace poco receptores han alcanzado un nuevo status en el proceso comunicativo, se les ha concedido el poder de la palabra, de ser escuchados, leídos y vistos por miles de personas a través de la internet, y éste les ha abierto sus puertas para saciarse de información, sin embargo no hemos querido ser responsables a cerca de cuándo y porqué requerimos estar informados, y si necesitamos hacerlo, no sabemos dónde y cómo buscar; peor aún, en el caso que encontremos información valiosa, desconocemos el proceso adecuado para evaluarla, utilizarla y transmitirla de manera ética.

13872552_810324702437397_888220537_n“La educación mediática y los profesionales de la comunicación” es un libro que recoge las opiniones de diversos profesionales de la educación y la comunicación: Alejandro Buitrago, Eva Navarro, Agustín García Matilla y Marta Pacheco, son sólo algunos de los nombres que han intentado, a través del libro, darle respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes con respecto a los problemas de actualización de la información y las formas en que deben enfrentarse y estudiarse los nuevos modelos de comunicación.

Dichos estudios no se encuentran enfocados únicamente al sector juvenil, por su interacción con las TIC´s, por el contrario lo que intentan es crear puentes intergeneracionales que incluyan a los adultos mayores y los involucren de mayor medida con las nuevas tecnologías. Esto último al ser considerada en peligro su participación ciudadana, si no se les otorga una nueva alfabetización informacional adecuada.

Es evidente que el manejo y el tiempo dedicados a las TIC varían dependiendo de las edades, condiciones sociales y al tiempo libre del que cada usuario dispone, sin embargo, en 2014 (mismo año de las cifras de pobreza) el número de personas conectadas a internet alcanzó los 53.9 millones de personas, de acuerdo a la Asociación Mexicana de Internet), casi el mismo número de pobres del país. En el contexto de dichas cifras sobresalen herramientas de mucha utilidad para la sociedad: el periodismo ciudadano, una de ellas ha crecido y logrado posicionarse dentro de las redes sociales gracias a sus evidencias y a la rapidez con que alcanzan a millones de personas. De ahí su importancia, si bien es cierto que más del 50 por ciento de la población nacional tiene acceso a internet, hacen falta nuevas técnicas para educar a una población emergente, con deseos de expresar sus inconformidades, ideales y propuestas; nuevas formas que les enseñen a sacar el máximo provecho a la información, una educación informacional que los haga pensar y cuestionarse los hechos, atrás quedaron ya aquellos medios arcaicos, lineales y faltos de análisis informativos.

En la actualidad debemos comprometernos con lo que pensamos, escuchamos, decimos y hacemos, pero además de ello, quizá deberíamos comenzar a cuestionarnos ¿qué exigencias debemos pedir a los ciudadanos? ¿De verdad se encuentran informados? Y si es así ¿esa información es adecuada para un proyecto de nación eficiente? Partiendo de estas interrogantes podríamos soñar con la implementación de un nuevo sistema de alfabetización de la información que alcanzará al total de la población y la arrancará del rezago informativo que sufre gran parte del territorio mexicano.

Agradezco a editorial Gedisa por proporcionarme el material necesario para realizar este trabajo: “La educación mediática y los profesionales de la comunicación”, un libro infaltable para el contexto evolutivo en cuento a medios de comunicación se refiere, indispensable para estudiosos de la comunicación y ampliamente recomendable para todo el público en general en busca de verse situado realmente en el momento histórico actual.

Que disfruten su lectura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s