El Desarrollo Urbano en la Constitución de la Ciudad de México

Por Alondra Zamora Guerrero

La trascendencia de llamar Ciudad de México a lo que por muchos años se denominó Distrito Federal fortalece el federalismo consagrado en nuestro Constituyente de 1917, ya que da a los Estados de la República la facultad de legislar para mantener el orden social, atendiendo sus necesidades y costumbres.

553eee60d42b6d2dd18b6ee1e3cd6428_XLUn tema que ha ido debilitando la gran Ciudad es la falta de un buen proyecto urbano que garantice el derecho a la movilidad y un medio ambiente sano, así como evitarel cobro de multas excesivas y hasta cierto punto infundadas.

El tratar este tema responde a la necesidad de un repoblamiento y un ordenamiento urbano dentro del territorio de la Ciudad de México, que se desprende de la explosión demográfica de los años setentas, toda vez que en la ciudad de México es donde se asientan los poderes de la nación y donde el centralismo fomentó más la emigración del campo a la ciudad. El desarrollo urbano fue el resultado de los flujos de población que tuvieron auge durante la etapa de mayor industrialización del país. El aumento demográfico en la ciudad de México se aceleró junto con el desarrollo de la industria manufacturera y de las actividades de servicios como fuentes de empleo, aunado a la construcción de grandes obras de infraestructura urbana, que impulsaron la formación de nuevos asentamientos humanos, en su gran mayoría irregulares que se formaron al amparo del partido de estado en el poder.

El patrón de comportamiento demográfico provocó un crecimiento desordenado de la ciudad de México durante las últimas tres décadas. La urbanización de la ciudad derivó en una fuerte expansión hacia la periferia y hacia el suelo de conservación que se encuentra en el sur y poniente de la ciudad así como en los municipios conurbados de la zona metropolitana y hacia el norte y el sureste del Valle de México.

Simultáneamente el espacio urbano del centro de la ciudad inició un proceso de despoblamiento que provocó un fenómeno de expulsión de importantes sectores de la población hacia la periferia. Es conocido que este fenómeno de despoblamiento es característico de las áreas centrales de las grandes ciudades, que se manifiesta en los espacios de urbanización más antiguos y obedece a la conjunción de factores de diverso tipo. La expulsión de la población residente aunado al cambio drástico del uso de suelo, provocó que los usos comerciales desplazaran a los habitacionales lo que llevó un aumento del costo de la tierra y a hacer más inequitativo el acceso al suelo urbano. Las antiguas viviendas se convirtieron en locales comerciales para actividades de mayor rentabilidad. En el caso particular de la ciudad de México el despoblamiento se manifestó en las delegaciones centrales Benito Juárez Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza. El área central además de concentrar múltiples actividades comerciales, administrativas y de servicios; en el siglo veinte había sido el lugar de residencia de un grupo significativo de pobladores de bajos y medianos ingresos.

imagesLa concentración urbana provocó problemas que cada vez se hacían más complejos. Por ejemplo, la dificultad para el abasto de agua, drenaje y electricidad por mencionar algunos. Al mismo tiempo la intensidad de pavimentación en las zonas altas impide la infiltración de las aguas pluviales a la recarga natural del acuífero, propiciando que se desborde los conductos del desagüe provocando inundaciones en gran parte de la ciudad. Lo que produce nuevas necesidades de infraestructura urbana la cual requiere de grandes construcciones hidráulicas que muchas veces resultan insuficientes, máxime, cuando se ha seguido construyendo enormes fraccionamientos en la periferia y en zonas boscosas. Tal situación fue reconocida por el gobierno del Distrito Federal en los lineamientos del Bando dos.

 “Por lo tanto la situación del suelo de conservación, el despoblamiento de las áreas centrales, el desequilibrio en la captación de aguas pluviales y la inexistencia de infraestructura urbana en distintas áreas de la ciudad; son aspectos fundamentales que implican la necesidad de orientar el crecimiento y el orden urbano.” Fuente Bando Dos

En 2002 se decreta el Bando Dos por el Jefe de Gobierno en turno Andrés Manuel López Obrador

El Bando 2 se refería a la aplicación de políticas y lineamientos tendientes a conducir la planeación del desarrollo urbano”. Sin embargo, afectó los derechos de particulares, que tenían terrenos para desarrollarlos pero quedaron limitados por las restricciones que planteó el Bando 2. Los funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, autorizaban un número de viviendas o metros cuadrados de construcción inferior al que se consigna en los Programas.

La expedición de este Bando provoca problemas:

Los bandos son simples documentos informativos, no tienen carácter de ley, y en estricto apego a derecho no debió tener ningún efecto sobre los derechos de los particulares. Además, el Bando Dos contravino a los Programas Delegacionales de Desarrollo Urbano vigentes en el Distrito Federal, por no ser vinculatorios a dichos programas. Es decir, que en términos jurídicos, no generaba derecho ni obligación alguna para la ciudadanía ni para la autoridad administrativa acatarlo.

Pero los funcionarios lo hacían valer mediante la aplicación discrecional, a criterio, –caso por caso- a la autorización de las solicitudes de nuevos desarrollos. Lo que en los hechos resultó una acción coercitiva, obscura y corrupta. La contradicción jurídica que existió en la aplicación coercitiva del Bando Dos, provocó que se resolviera con facultades de hecho la expedición de los Certificado Único de Zonificación de Uso de Suelo Específico y Factibilidades en un ambiente de poca transparencia.

Frente a la problemática descrita resulta más que evidente la necesidad de que el gobierno imprima mayor racionalidad al crecimiento de la ciudad y haga un uso más eficiente de las tierras disponibles en la traza urbana actual; al mismo tiempo de que se regulen diversos predios y que limite la expansión en la periferia.

nueva_constitucion_cdmx-600x350Por tales motivos considero importante que podamos garantizar a los ciudadanos un derecho de movilidad para disminuir los tiempos que ocupan en el traslado a sus actividades cotidianas; de la misma forma que todo habitante de la Ciudad de México pueda tener la vivienda digna como lo establece nuestro máximo ordenamiento en su artículo 4  “Toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa. La Ley establecerá los instrumentos y apoyos necesarios a fin de alcanzar tal objetivo.”

Otro punto importante es frenar la irregularidad de las construcciones en predios, derivados de los requisitos excesivos que no garantizan que al autorizar exista una planificación correcta de la zona, en su mayoría tales requisitos forman parte de la burocracia existente en cada delegación.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s