El trabajo de Fray Junípero Serra en la Misiones de la Sierra Gorda de Queretaro y las de la Alta California entre los años de 1750 y 1784

Por Luis Antonio Flores Meza

Para este trabajo, tras un análisis, se tomó la decisión de hablar del Fraile Franciscano Fray Junípero Serra, un misionero cuya labor y devoción lo llevó a trabajar en la Sierra Gorda del Estado de Querétaro y el Altiplano de la Alta California.

cq5dam-thumbnail-624-351Era un gran hombre, con una ideología distinta a la de muchos habitantes de la Nueva España, pues trataba a los indígenas novohispanos como hermanos, acercándolos así a Dios y a su adoración, además de que aprendió las lenguas locales y jamás usó la fuerza como medio.

El interés sobre esta investigación surge por el trabajo de Fray Junípero, quien vino a México por mar y después de 99 días sin escala, llegó al Puerto de Veracruz. Caminó hasta la Ciudad de México provocando heridas graves en su pierna izquierda, que lo afectaría hasta el final de sus días.

Después de caminar hasta la Ciudad de México, permaneció ahí unos meses y después se ofreció como misionero y viajó a la Sierra Gorda de Querétaro, para trabajar en las misiones, construir unas más y ponerle Iglesias a cada misión, así como alfabetizar en castellano a los indígenas.

Es un exponente de lo que es ser un buen cristiano, tener fe y creer que todos somos iguales, hermanos, de que la buena fé y la fraternidad vencen a la fuerza, abusos y malos tratos.

Contando o no con devoción por un ser superior con seres humanos, en la antigüedad los españoles eran fervientemente católicos, y así querían a todos sus reinos y colonias, por lo que mandarían diferentes misioneros, tanto de los jesuitas como los franciscanos y los dominicos, a veces estos trabajos se hacían con la fuerza de los hombres, y a veces, como en este particular caso, se usaba el amor, la fraternidad y el compañerismo.
En 1770, se trasladó a California con el Visitador Gálvez y a petición de éste y del Virrey Marques de Croix, primero a Baja California Sur, a las misiones que habían abandonado los Jesuitas, expulsados años antes. Duraría un año ahí, para después trasladarse a la poco explorada Alta California.

A pesar de trabajar mas duro en la alta California que en Querétaro, el Virreinato, nunca prestó atención a esos territorios por ser tan lejanos de la capital.

Contexto Económico y Político (Siglo XVIII)

Querétaro: La Sierra Gorda de Querétaro, fue una zona habitada por indígenas, semi-salvajes, quienes no sabían bien cultivar la tierra ni comerciar, no hasta la llegada de la orden de los franciscanos liderados por Fray Junípero Serra. Con paciencia y perseverancia, los frailes aprendieron la lengua de los indígenas Pamés, para así acercarse de una manera pacífica a ellos.

California: “El territorio fue explorado por españoles como Cabrillo, pero poco después el pirata y corsario Francis Drake reclamó en 1579 todas las tierras al norte de la punta Loma (actual Point Loma) en nombre de la reina Isabel I de Inglaterra. A pesar de esta reclamación, la región de California fue básicamente ignorada por los poderes europeos en los siguientes doscientos años”. En 1769 llegó Fray Junípero Serra, que fundó misiones que hoy son condados de los EE.UU. y la actual ciudad de San Francisco

El objetivo de esta investigación es demostrar que hubo notables diferencias en la evangelización de los indígenas de la Sierra Gorda de Querétaro y la Alta California. Averiguar a fondo sobre las diferencias marcadas en la evangelización, marcaron el inicio de distintas sociedades en lo que hoy es Estados Unidos y la Republica Mexicana.

Para probar  lo establecido anteriormente, se tendrá que trabajar en los siguientes aspectos:

Averiguar a fondo el trabajo del Fraile Franciscano Fray Junípero Serra en la Sierra Gorda del estado de Querétaro.

Averiguar a fondo el trabajo del Fraile Franciscano Fray Junípero Serra en la Alta California de la Nueva España.

Conocer a qué dificultades encaró y cómo resolvió sus problemas.

Averiguar en qué se han convertido las misiones que en aquel entonces servían para evangelizar a los indígenas y cuál es su impacto en el aspecto económico y social de las regiones que hoy abarcan.

  1. Llegada de Fray Junípero Serra al Puerto de Veracruz, Nueva España.

    En 1749 viajó a México como misionero apostólico junto a otros religiosos, entre ellos Francisco Palou, quien además de ser su pilar derecho, también actuaría como su biógrafo. Llegó a Veracruz. Inmediatamente partió a la Ciudad de México, en una travesía de cien lenguas, pidió hacerlo sin descanso alguno. El ejemplar Junípero decidió hacer su camino a pie, pero cada día con los pies mas hinchados, una noche paró en una hacienda a dormir, y un malestar en la pierna, empezó lo que sería para el una pesadilla por el resto de sus días, mas nunca un impedimento para realizar su trabajo.

    Destinado a la región de Sierra Gorda inicialmente y después a la Alta California desarrolló su labor misionera en nuestro país, muriendo en San Carlos después de haber fundado las cinco misiones de la sierra queretana y nueve en California y dejando la base para otras doce en esta zona.

    De su labor en este tiempo y en estas zonas haremos relación detallada en los siguientes dos capítulos. Finalmente, el 28 de agosto de 1784 falleció. Su vida no había sido corta: 70 años, 9 meses, 4 días. De religioso 53 años, 11 meses, 13 días; y de éstas, como misionero apostólico, 35 años, 4 meses, 13 días.

III. Como fue desarrollando su profesión en México y rumbo a la Sierra Gorda de Querétaro.

Las cinco misiones franciscanas, están  situadas en tres de los municipios más ricos en naturaleza y cultura de nuestro país: Jalpan de Serra, Landa de Matamoros, y Arroyo Seco. Fueron construidas entre 1751 y 1766 con el trabajo de los frailes y los indígenas pamés.

A mediados del siglo XVIII, un grupo de frailes franciscanos llegó a Jalpan, que mas tarde sería llamado Jalpan de Serra, en honor al fraile Junípero, corazón de la Sierra. Ahí se establecieron las primeras misiones. Sin embargo no obtuvieron el éxito esperado, por lo que, en el año1743, un militar santanderino, el Coronel José de Escandón, atacó la región hasta exterminar a los indígenas jonaces. Para entonces las misiones se encontraban en total decadencia, por lo que el Coronel le propuso al Virrey su reorganización y re reestructuración.

Es así como Fray Junípero Serra llega a Jalpan en el mes dejunio del año de 1750, acompañado de Fray Francisco Palou y otros misioneros como Juan Crespi, de la Campa, Murguía y Ramos de Lora. Viendo el atraso que se llevaba, la labor fue aprender la lengua local, para así enseñarles, evangelizarles y rezar con los indígenas también.

junipero-jpg_1718483346Con esto, las misiones dieron nueva vida a una amplia región que había permanecido practicamente aislada por muchos años. Las misiones, construidas en puntos estratégicos de la Sierra, dejan ver el sentimiento generoso de sus constructores, indígenas pamés y los frailes franciscanos, en las fachadas de los templos, tambien se observa que el trabajo fue pacífico y voluntario, razón por la cual las estructuras son tan hermosas.

El trazado que siguieron contaba con un atrio rectangular, característico de las misiones en México, tres accesos de arcadas y una cruz de hierro forjado al centro. Al fondo del atrio se encontraban la iglesia y el campanario, y a un costado la entrada al claustro.

En el atrio se llevaba a cabo la enseñanza religiosa de los indígenas, generalmente por medio de presentaciones teatrales en las cuales ellos también eran partícipesA los indígenas no les era permitido entrar al templo eclesíastico hasta recibir el sacrmamento de la comunión.

Cada misión estaba a cargo de dos frailes, uno encargado de los aspectos espirituales, el otro de los asuntos temporales y administrativos.

JALPAN DE SERRA (LA DEFENSA DE LA FE)

La Misión de Santiago de Jalpan, dedicada al apóstol Santiago, fue construida entre los años de 1751 y 1758 por Fray Junípero Serra. Fue la primera de las cinco misiones en construirse en esa zona y su principal propósito fue, al igual que el de el resto de las misiones el de fortalecer la fe cristiana.

CONCÁ (LA VICTORIA DE LA FE)

La misión de San Miguel Concá, dedicado a San Miguel Arcángel, se atribuye a Fray Antonio de Murguía. Su construcción comenzo en el año de 1754, tres años mas tarde que la misión de Jalpan, sin embargo fue la primera en ser concluida.

Este templo es el más pequeño de los cinco construidos  en la Sierra Gorda, pero probablemente sea el más mezclado pues su ornamentación de grandes flores y follajes, y lo tosco de sus esculturas, muestra claramente la mano del artista pamé en su estructura.

TILACO (LA FE INGENUA)

La Misión de San Francisco del Valle de Tilaco, dedicada a San Francisco de Asís, fue construida entre los años de 1754 y 1762, la construcción  estuvo al mando de  Fray Juan Crespi.

TANCOYOL (LA MISERICORDIA)

Atribuida a Fray Juan Ramos de Lora y dedicada a Nuestra Señora de la Luz, esta Misión fue construida entre los años1761 y 1767. La presencia indígena se encuentra en las columnas interiores, donde se encuentra un jaguar y personajes de rasgos olmecas.

LANDA (LA CIUDAD DE DIOS)

El templo de Santa María del Agua de Landa, dedicado a la Purísima Concepción, es quizá el más bello y con mas hermoso ornamento  de los cinco de la Sierra Gorda.” Fue construido entre los años de 1761 y 1764 construída principalmente Fray Miguel de la Campa.”[1]

De esta forma, en Landa, queda representada la ciudad de Dios reunida en torno a la Virgen para defender a la Iglesia. La realización de la Misión de Landa y el fin de su construcción marca el final de la conquista espiritual de la Sierra Gorda.

  1. Camino a la Alta California y trabajo en las misiones.

En la segunda mitad del S.XVIII, la corona española, planteó como uno de sus objetivos prinicpales en el continente americano, la colonizacion de los territorios de la Alta California, por miedo principalmente a que otros paises tuvieran su control, el principal miedo era por Rusia, quien podría llegar desde el estrcho de Bering, al norte del continente americano y asiático.

Para iniciar la ocupación de la Alta California partió una doble expedición, a la vez terrestre y marítima, al mando de Gaspar de Portolá, en 1769. El punto de partida fue la península de la Baja California donde los Jesuitas, ya expulsados del Reino por decreto del Rey, habían consolidado varias misiones a mediados del siglo XVII.
La dirección de la labor misionera comenzada en la Alta California, en 1769, la labor  fue encomendada a fray Junípero Serra, quien había exitosamente desarrollado las misiones de la Sierra Gorda Queretana como vimos antes.

Los indígenas de la Alta California se encontraban separados en diferentes pueblos, hablando distintas lenguas además de no estar siempre asentados en las mismas áreas, es decir, eran semi-nómadas. Al contrario que los aztecas, mayas, olmecas y demás culturas prehispánicas mesoamericanas, no habían desarrollado una civilización, por lo cual constituían sociedades muy primitivas. En las instrucciones dadas por las autoridades coloniales  a los jefes de la expedición al momento de partir, se hizo incapié en la necesidad de tratar correctamente a los nativos de la región, respetando siempre a sus mujeres, y se recordó que, como ultima medida, y en caso de resistencia, se recurriria a las armas. Casi ocho años después, completada la ocupación, el virrey Bucareli insistía al gobernador de California sobre amor, amabilidad y generosidad para ganarse el respeto y cariño reciproco de la población.

“La empresa colonizadora y evangelizadora de España en la Alta California comenzó, en el verano de 1769, con la llegada al área de la actual ciudad de San Diego de la expedición de Portolá. Con dos días de retraso, a causa de serios problemas ya comentados con su pie, se les sumó fray Junípero Serra, quien fundaba, el 16 de julio de aquel año, la primera de las misiones franciscanas en el actual Estado de California, la misión de San Diego de Alcalá. El siguiente objetivo fue la bahía de Monterey, reconocida por el navegante español Sebastián Vizcaíno en 1602. El 3 de junio de 1770, Gaspar de Portolá tomaba posesión del puerto de Monterey en nombre del rey Carlos III. El mismo día, Serra fundaba la misión de San Carlos Borromeo, trasladada poco después al cercano lugar de El Carmelo, para mantener las suficientes distancias entre los militares y la labor de los frailes con los indios. San Carlos se convirtió en el centro principal desde el que el padre Serra dirigió, hasta su muerte en 1784, las misiones californianas.”

El proceso de hispanización y evangelización, que estaba comenzando en la Alta California, se apoyó en tres tipos de asentamientos: las misiones, destinadas a los indígenas, las poblaciones de colonos hispanos y los presidios. Se llegaron a crear cuatro presidios: San Diego, Santa Bárbara, Monterey -convertido en capital de la California española- y San Francisco, todos ellos próximos a las misiones las cuales llevaban el mismo nombre.

En 1773 ya había cinco misiones asistidas por diecinueve franciscanos y casi quinientos indios bautizados[2]. “Ese año fray Junípero tuvo que trasladarse a la ciudad de México para reunirse con el virrey Bucareli y tratar de resolver por medio del diálogo los problemas que habían surgido entre los misioneros y los representantes del Rey en California. Serra consiguió en México algo muy importante para la labor de los frailes: que el gobierno, el control y la educación de los indios bautizados perteneciera exclusivamente al clero secular.”

La tarea evangelizadora sufrió una dura prueba cuando, en 1775, un grupo de indios armados destruyeron la misión de San Diego, asesinando al padre Luis Jaime, y una vez muerto demacrándole la cara y humillándole de esta manera.

En el extremo norte de la península donde la ciudad de San Fransisco hoy esta ubicada, se construyó un presidio en septiembre del año 1776, justo a los pies del actual puente del Golden Gate. Cerca de la fortificación, en el centro de la citada península, se fundaba la misión de San Francisco de Asís. En 1793 se concluyó en definitivo la contrucción de la misión.

Por otro lado, la que ciudad que actualmente constituye la la población mas grande de California, Los Ángeles, nacía como un pueblo de colonos, el 4 de septiembre de 1781, a unos quince kilómetros de la misión de San Gabriel.

Siguiendo su lema, “siempre adelante nunca retroceder”, Junípero Serra dirigió la fundación de nueve misiones, entre 1769 y 1782: San Carlos, San Antonio, Sta Clara, San Diego, San Gabriel, San Luis Obispo, San Fransisco de Asís, San Buenaventura y San Juan Capistrano. Los Indios llamaban al padre Serra cariñosamente el Viejo, pues llegó a California con 56 años de edad. Cuando el “Bendito Padre”, como también se le conoció, murió en la misión de San Carlos, el 28 de agosto de 1784, 600 indios cristianos acudieron a su funeral. Teniéndole por santo, fueron muchos los indios que se llevaron trozos de su hábito.

“Tras la muerte de Serra se fundaron doce misiones más, hasta un total de veintiuna. La última fue la de San Francisco Solano (1823), creada poco después de la independencia de México. El Camino Real, paralelo a la costa, unía las misiones separadas entre sí por unos 48 kilómetros, aproximadamente, distancia estimada para una jornada a caballo.

Las misiones seguían por lo general un esquema similar”[3].  “El núcleo central estaba formado por una iglesia a la que se adhería una edificación con un claustro. Además del templo, destacaban otras dependencias: las celdas de los frailes, las habitaciones para las muchachas solteras, así como el cementerio, la cocina, los almacenes, los talleres, los establos, las cabañas para los indios, y el barracón para los soldados que cuidarían la misión. Se procuraba que cada misión fuera económicamente autosuficiente. En este sentido los franciscanos instruyeron a los indios en la agricultura y la ganadería, enseñándoles, también, los principales oficios.”[4] Por su parte, las mujeres aprendieron a cocinar, tejer y coser. La jornada en la misión, dividida por el toque de las campanas, comenzaba después del alba con la misa, a continuación se desayunaba y cada cual acudía a su trabajo, los hombres en los campos y las mujeres con las tareas domésticas. A mediodía, luego del rezo, se comía y tras un descanso se volvía al trabajo. A media tarde comenzaba el tiempo para la oración y la instrucción religiosa, después de lo cual se cenaba. Había mas de 40 dias festivos al año, cuando no se laburaba. La enseñanza de la doctrina solía hacerse en español. Según un documento de 1801, los indígenas recibían una manta cada año; los hombres, unas calzas cada seis meses y una camisa cada siete meses; las mujeres, camisa y falda cada siete meses. En el año de 1820 había en la Alta California unos 20.500 neófitos (indios bautizados) y 37 misioneros. En las misiones más pobladas llegaron a vivir hasta 2.000 neófitos.

Como ocurrió en otros lugares de la América española y en particular México, el clero -en este caso los franciscanos- se erigió como firme defensor del indio, llegando en ocasiones a enfrentarse por esta causa con las autoridades coloniales.

Conclusión

Tras investigar a fondo sobre la conquista espiritual a manos de Los frailes franciscanos, que trabajaron para evangelizar a los indígenas Pamés de la Sierra Gorda, y a los nativos americanos de la Alta California, podemos concluir que la metodología utilizada por los religiosos liderados por Serra, es la misma utilizada en Querétaro que en California, tanto en la construcción de misiones, como en el trato de los indígenas americanos.

El porqué del alto crecimiento de las ciudades de California, asentadas alrededor de las misiones construidas hace dos siglos y medio, no se debe al trabajo de Los frailes franciscanos, sino a la diferencia de los dos países que hoy por hoy son “dueños” de estos territorios. La capacidad económica de los Estados Unidos es muy superior a la de México, por lo cual aprovechan más el espacio, tienen una mayor visión de campo, lo que queda demostrado en cada Metrópoli de Los Estados Unidos de América.

Otra diferencia entre estos dos países es el relieve de las regiones, como ya sabemos está la Sierra y un altiplano a nivel del mar. Lo problemático de la Sierra, es que el transporte y comercio hacia el exterior es muy complicado, debido a las rutas con muchas curvas y mal construidas, mientras que las misiones de California son cercanas a la costa.

Una de las diferencias mas importantes, no mencionada anteriormente, es también, que en Querétaro, los frailes enseñaron a los indígenas a depender de la Iglesia para vivir en las condiciones que ellos consideraban mejores, además de que los frailes aprendieron la lengua Pamé para comunicarse con los indígenas. Mientras que en California, los frailes, gracias a la experiencia ya recaudada en su trabajo anterior, y tomando en cuenta el cambio de circunstancias ya que no habia civilizaciones sedentarias si no nómadas, los frailes enseñaron castellano a los indígenas, y no pudieron asentarlos en realidad a las misiones, ya que no era ni jamás había sido su estilo de vida.

Otra diferencia muy importante, por la cual la población es tan marcadamente distinta, es un suceso histórico ocurrido en California de 1848 a 1856: La “fiebre del oro”.  La fiebre del oro, atrajo a millones de habitantes americanos, cazadores de fortunas y ciudadanos desesperados en busca de oro.

En la Sierra Gorda, no hubo ningún fenómeno de esta magnitud que atrajera a la gente de visita o de manera permanente a la región. Un fenómeno de explotacion de recursos que obligara al gobierno a modificar las vias de acceso a las comunidades de la Sierra Gorda y que por ende estuvieran al acceso de quien lo quisisera.

Con este trabajo, nos podemos dar cuenta de que no importa que las bases de las civilizaciones sean iguales, lo que marca diferencias notables es el manejo y la administración de los bienes de éstas. Las ideologías en cuanto al trabajo y la forma de trabajar, pueden jugar, como en este caso, un papel muy importante en el desarrollo de una sociedad, y las diferencias en estas formas de trabajo se ven reflejadas en el desarrollo y productividad de una sociedad.

Si hubo notables diferencias, que marcaron las bases para el desarrollo de diferentes comunidades, y que a la larga, afectaron el futuro de ambos territorios. Aunque hubo factores decisivos, hoy la sierra esta despoblada y muy alejada de la civilizacion, mientras que California esta poblada en total plenitud y es la base de la civilización.

La diferencia del desarrollo de estas civilizaciones, se puede ver en la comparación que será hecha a continuación sobre la ciudad de Los Angeles, California y Jalpan de Serra, Querétaro. Dos ciudades fundadas por frailes fransiscanos del Colegio de San Fernando de la Ciudad de México y procedentes de España. Jalpan de Serra: Es la cabecera municipal del municipio que lleva el mismo nombre, su población es de veinticinco mil habitantes. Forma parte de la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda, establecida en 1997. En cambio, Los Angeles, es la ciudad más poblada y extensa del estado de California así como la segunda mas poblada en E.E.U.U. En 2009 tenia una población de 3.094.764 habitantes. El área metropolitana de Los Ángeles, conformada por cinco condados, tiene una población estimada de casi dieciocho  millones de habitantes.

Fue fundada en 1781 por el español, entonces gobernador de California Felipe de Neve, la llamo “El Pueblo de Nuestra Señora la Reina de los Ángeles de Porciúncula”. En 1821 pasó a ser parte de México tras concluirse su independencia de el Reino Español y posteriormente paso a ser parte de Estados Unidos en 1848 tras la intervención estadounidense en México. Fue incorporada como ciudad el 4 de abril de 1850, cinco meses antes de que California obtuviera su condición de estado americano.

Repitiendo un poco de lo anterior, ambas civilizaciones fueron iniciadas por el mismo grupo de personas, sin embargo, las enseñanzas impartidas en cada uno de estos lugares fue diferente, lo que benefició a los habitantes de California y perjudicó a los de Querétaro, pues a estos últimos los aisló y se mantienen aislados hasta hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s