El Nasciturus Extracorporis

Por Lorena Aurora Rivas García

Desde la tradición romana hasta nuestros días se ha buscado otorgar una mayor protección a aquel individuo que todavía no surge a la vida pero que se encuentra en proceso de hacerlo, de ahí que el derecho romano pronuncie la sentencia infans conceptus pro iam natu habetur, quotiens de commodis eius agiturrefiriéndose a que “el infante concebido se tiene por nacido siempre que sea en su beneficio”[1] con la única condición de que nazca vivo y sea viable, para conseguir ser en consecuencia beneficiario de los derechos que le han sido otorgados previamente en espera de la configuración de dichos supuestos, como vendría sucediendo con el derecho a heredar ya que el hijo podía heredar al de cius con el solo hecho de encontrarse concebido al momento del deceso y por ende el Derecho Romano no tenía inconveniente en suspender temporalmente el ejercicio del derecho de los demás herederos hasta el cumplimiento de dicha condición, es decir del nacimiento del nasciturus en condiciones viables. Dicha figura viene a formar parte de la herencia romana hacia nuestro derecho actual, el cual también agrega a su derecho civil dicha figura que se plasma en el artículo 22 del Código Civil del Distrito Federal que se refiere a la capacidad de las personas y enuncia:

ARTÍCULO 22: La capacidad jurídica de las personas físicas se adquiere por el nacimiento y se pierde por la muerte; pero desde el momento en que un individuo es concebido, entra bajo la protección de la ley y se le tiene por nacido paran los efectos declarados en el presente Código.  

De forma tal que nuestro Derecho le otorga al concebido no nacido la capacidad jurídica para generar efectos jurídicos respecto de su persona siempre que sean en beneficio del infante.

Ahora bien el problema que pretendo presentar es el derivado de las modernas Técnicas De Fecundación Asistida que surgen con el desarrollo de la ciencia, para lo que haré referencia a dichas técnicas.

nasciturusLas llamadas Técnicas De Fecundación Asistida se conocen como los procedimientos técnicos cuya finalidad consiste en aumentar las posibilidades de concepción de la madre a través del acercamiento entre el ovulo y el esperma por medios externos a ésta, han sido utilizados con gran frecuencia derivados de la imposibilidad de la mujer para procrear hijos de manera natural, entre las referidas se encuentran principalmente las siguientes:

  • Fecundación Intracorpórea o también llamada Inseminación artificial la cual consiste en fecundar el ovulo dentro del cuerpo de la mujer mediante la creación del contacto directo de éste con el esperma que pretende concretar dicho momento.
  • Fecundación Extracorpórea o también llamada Fecundación In-vitro la cual viene siendo principal objeto de nuestra investigación ya que a partir de ella se deriva el problema anteriormente referido, consiste en la extracción del ovulo para su fertilización fuera del cuerpo de la mujer y que posteriormente vuelva a introducirse en el cuerpo de aquella para iniciar el proceso de gestación. Ahora bien debe mencionarse que a partir de dicha definición no surge el problema sino hasta que nos involucramos más a fondo.

De la última técnica de fecundación partimos para definir nuestra problemática a tratar ya que para la realización de dicho procedimiento se requiere la extracción de una considerable cantidad de óvulos, cercana a veinte o veintidós óvulos los cuales se fecundan para iniciar posteriormente su proceso de selección el cual pretende conseguir aquel ovocito más apto para soportar el proceso de introducción al cuerpo de la mujer y su posterior gestación que le permita a la madre concebir a su hijo, sin embargo en todo ese proceso aquellos ovocitos que no cumplan con determinadas características como son el sexo deseado del hijo o la resistencia al procedimiento, se ponen en una cámara de congelación donde permanecerán por años en tanto la madre se decida a realizar nuevamente el procedimiento para la obtención de otro hijo o simplemente se desechen, y es entonces cuando surge la problemática sobre lo qué se debería realizar con dichos productos y si deben o no ser considerados como vida o simples residuos, para lo que plantearé la siguiente pregunta ¿En qué momento se considera el inicio de la vida?

Con el avance de la ciencia cada vez se confirma más la teoría de que la vida comienza con la fecundación del ovulo la cual surge en el instante en que el gameto masculino penetra el gameto femenino para posteriormente iniciar su desarrollo; sin embargo en torno a esta cuestión existen otras tres teorías que sostienen que la vida comienza: a) Desde la concepción de los pronúcleos masculino y femenino para la formación de un solo núcleo del cigoto lo que genera además la conformación del código genético; b) Otro momento, desde la implantación del embrión en el útero materno; y un último momento c) Con la presencia de la actividad cerebral; ante esto considero que sin la existencia de un momento inicial que es el de la fecundación sería imposible el desarrollo y aparición de la vida porque no podemos avanzar al siguiente paso, como lo señalan las demás teorías, sin haber antes realizado el primero, por ello en la fecundación in-vitro de la que se habló surge esa problemática de que para su realización los óvulos ya han atravesado dicho momento y por ende se ha iniciado el proceso de creación de vida por lo que podemos considerar que hasta ese punto ya nos encontramos ante un ser vivo sobre el cual debería preservarse y defenderse su derecho a desarrollarse y nacer aun cuando en el camino no alcance a lograrlo, sin embargo al momento de mantenerlos en congelación les estamos negando ésa posibilidad, además de que podríamos incluso considerarlo como un acto discriminatorio en aras de elegir al o a los ovocitos más óptimos, deseables y viables para dicho proceso y desechamos los menos factibles. Por ello concluyo que el Estado debe garantizarles la sola oportunidad de surgir a la vida, ya que no estamos hablando de garantizarles el derecho a una familia, a una vivienda y ni siquiera a una educación puesto que ni siquiera les estamos garantizando ese derecho a nacer y conocer la vida misma por el solo hecho de haber sido fecundados de manera extracorpórea.

Bibliografía:

  1. Bravo González, Agustín. DERECHO ROMANO, PRIMER CURSO. Editorial Porrúa, vigesimonovena edición. México, 2012. Pp. 107-108.
  2. LA PROTECCIÓN AL CONCEBIDO EN ROMA Y LA SITUACIÓN ACTUAL DEL NASCITURUS A PARTIR DE LAS TÉCNICAS DE FECUNDACIÓN EXTRACORPÓREA. Por el Profesor José Alejandro Pellicano de la Universidad de Buenos Aires. http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:m5mvED4idHwJ:www.edictum.com.ar/miWeb4/Ponencias/ProfJoseAntonioPellicano.doc+&cd=1&hl=es&ct=clnk&gl=mx
  3. DILEMAS JURÍDICOS DE LA REPRODUCCIÓN MEDICAMENTE ASISTIDA. Por el Profesor Carlos Vieyra Sedano de la Universidad Nacional Autónoma de México. http://es.slideshare.net/unamenlinea/06-sep08

[1] Bravo González, Agustín. DERECHO ROMANO, PRIMER CURSO. Editorial Porrúa, vigesimonovena edición. México, 2012. Pp. 107-108.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s