El Derecho como objeto de la Ciencia del Derecho

Por Marcos Mirón Sánchez

SUMARIO: I. Introducción. II. ¿Qué es la ciencia del derecho? III. El problema de la definición del Derecho. IV. El derecho como objeto de la ciencia del derecho. V. Conclusión.

I.INTRODUCCION.

El propósito del presente ensayo, es el discernimiento entre lo que la doctrina llama derecho como ciencia, del derecho como objeto de una ciencia, tomando en consideración un punto de vista particular, para posteriormente dar una respuesta contundente de cómo y de qué manera es mejor concebir al derecho.

jus1A lo largo de muchos años, existe la polémica acerca de si es considerado al derecho como una ciencia en si o, en muchos casos, ver al derecho como objeto de una ciencia. Esto parece ser resultado de la evolución del estudio del derecho a lo largo de la historia, en donde desde su enseñanza, concepción hasta sus métodos han ido cambiando de manera drástica y progresiva.

Pondré especial énfasis en lo que a mi consideración debe de significar ser el objeto de estudio de la ciencia del derecho, y veremos de qué forma influye el no tener una definición clara de lo que el Derecho es.

  1. ¿QUÉ ES LA CIENCIA DEL DERECHO?

Ciencia proviene del latín Scientiam, que tiene como significado el conjunto coherente de conocimientos relativos a ciertas categorías de hechos, de objetos o de fenómenos.[1]   De igual forma, la ciencia se encarga de los conocimientos de las cosas por sus principios y causas a través de una metodología para alcanzar el saber humano.[2]

El derecho se define como:

“Conjunto de normas que imponen deberes y normas que confieren facultades, que establecen las bases de convivencia social y cuyo fin es dotar a todos los miembros de la sociedad de los mínimos de seguridad, certeza, igualdad, libertad y justicia”[3]

Podemos decir, bajo esta perspectiva, que la ciencia del derecho se encarga del estudio de los principios y causas del ordenamiento jurídico, usando una metódica y sistematizando el conocimiento obtenido de dicho análisis.

Para el jurista Luis Recasens Siches, la ciencia del derecho se entiende como: “un conocimiento de unos determinados objetos, que son seleccionados por abstracción del resto de las cosas; por tanto, constituye un conocimiento fragmentario y también dependiente, un conocimiento apoyado en unos supuestos.”[4]

III. EL PROBLEMA DE LA DEFINICION DEL DERECHO.

foto-fileswordpresscom_lrzima20120622_0032_3El problema está claramente en la concepción que se tiene de lo que es el Derecho. Como un conjunto de normas, como un producto de la vida social o en este caso como una ciencia, todos nos introducen en grandes aprietos de que, si es el derecho una ciencia en sí misma, entonces nos preguntaríamos, ¿cuál es su objeto de estudio entonces?, ¿las normas jurídicas son el derecho en si o fuente del mismo? ¿Desde cuándo hay derecho y si es necesario la sociedad para su nacimiento? Todas estas y otras variadas preguntas se tendrán que formular cuando delimitamos tanto nuestro punto de vista al definir el derecho

Pienso que hacer una definición de que es el derecho es una tarea titánica y poco fructífera, ya que, si bien es cierto, muchos aspectos son los que influyen en su nacimiento, no nos podemos centrar en uno solo o tener una visión hasta cierto punto ideológica de lo que es el derecho. Por esa razón creemos conveniente que no se le dé una definición, sino más bien describir el fenómeno a lo que llamamos derecho.

IV.EL DERECHO COMO OBJETO DE ESTUDIO DE LA CIENCIA DEL DERECHO

Comparto la idea de decir que el derecho es el resultado de la interacción de dos o más personas, y que nace de su capacidad de generar acuerdos y vínculos de convivencia. Entonces, el objeto de estudio es sin duda el derecho, concebido como estos acuerdos y vínculos.

El sociólogo Pablo Grossi, hace una perfecta analogía al comparar el derecho con el lenguaje, en tantos tres aspectos fundamentales. Primero, como una necesidad intima de sociabilidad intersubjetiva, ya que, un solo ser humano en un remoto planeta, no tendrá la necesidad ni de uno ni de otro. En segundo lugar, por el carácter de ordenar la dimensión social de los sujetos: el lenguaje facilitando una correcta comunicación y el derecho permitiendo una convivencia pacífica.[5]

derecho-2De manera que, si el lenguaje tiene una serie de reglas para ser correctamente expresado, de igual forma el derecho tiene reglas para ser coherente. Así, el objeto de estudio de la ciencia lingüística será el lenguaje, y para la ciencia del derecho, será el derecho, entendido como las reglas que establecen la capacidad de sociabilidad y vinculación entre dos o más personas para ser coherente y claro. De este modo, la observancia de estas reglas se entiende como la aceptación o convicción de los sujetos pertenecientes a una sociedad para su mayor entendimiento y orden.[6]

Es esta forma está definido el objeto de estudio de la ciencia del derecho, que es el derecho, nacido de la sociedad y para la sociedad, por lo cual será necesario que dicho objeto sea descrito para posterior sistematización de los conocimientos resultantes.

V.CONCLUSION

Es sumamente difícil asumir que el derecho es una ciencia cuando no conocemos ni siquiera de donde viene, en donde esta y a donde va, es decir, ignoramos tanto del derecho en una manera fáctica, que parece más fácil hacer una categorización conceptual de lo que se entiende por “Derecho”. Es más importante voltear a ver en donde se desenvuelve y nace el derecho que desde una concepción formalista, ya que desde esta forma podremos hacer que se describa al derecho, entendido como se dijo antes, como el vínculo de convivencia intersubjetiva de los miembros de una sociedad basada en la observancia de reglas, para proseguir con su análisis y sistematización dentro de un orden jurídico.

De esta manera podemos concluir que el derecho es el objeto de estudio de la ciencia del derecho, aunque como mencionamos, las disputas doctrinales seguirán argumentado sobre su punto de vista, como siempre ha pasado a lo largo de la historia

[1]Cfr. El Pequeño Lauresse Ilustrado, 36va. ed., Colombia, Editorial Larousse, 2000, p. 241.

[2]Cfr. Real Academia Española, Diccionario Porrua de la Lengua Española, 52ª edición, Mexico, Porrua, 2006, p.170

[3]Perez Nieto y Castro Leonel, Ledesma Mondragon Abel, Introduccion al Estudio del derecho, 2da. ed., editorial Harla, p.9.

[4] Recasens Siches Luis, Tratado General de Filosofía del Derecho, 9ª edi., Mexico, editorial Porrua, 1986, p.11.

[5]Cfr. Grossi Pablo, La primera lección de derecho, Trad. Clara Álvarez Alonso, Madrid, Marcial Pons, Ediciones jurídicas y sociales S.A., 2006, p.33-34.

[6]Idem.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s