Los fundamentos retóricos de la Sociedad de Ernesto Laclau

Por Michel Morales Salazar

9789877190298En el presente trabajo realizaré un ensayo de la recopilación de ensayos de Laclau, tomando como punto de partida los que a mi parecer son dos trabajos interesantes para poder filosofar. El ensayo se titula “Muerte y resurrección de la teoría de las ideologías” y “Sobre los nombres de Dios”. De algún modo es interesante que estos dos temas vayan uno seguido de otro puesto que Dios es concebido a veces como una ideología. En el primer ensayo cita el enfoque de Zizek respecto de la teoría de las ideologías identificados por Hegel como doctrina, creencia y ritual. Él dice que la frontera entre lo ideológico y no ideológico se desvanece por lo que esto construye una falsedad de la ideología. Propone seguir usando el concepto de ideología, pero a condición de que sea redefinido, insinúa pues a una crisis en las ciencias al decir que ya no se tiene una noción clara de ideología, establece que la ideología sufrió un proceso de inflación: estaba en todos lados y, entonces perdió peso analítico y fue abandonada.

Ahí es donde se encuentra la muerte de la teoría de las ideologías ese choque con dos posturas, las objetivistas que afectan al marxismo y el hecho de que ya no se cree que exista un metalenguaje que ayude a eliminar la distorsión ideológica, por supuesto que la resurrección viene cuando el propone la redefinición de este. En realidad, no estoy de acuerdo con la muerte de una teoría de las ideologías, simplemente creo que hay una mezcolanza de ideologías en y que ahora en nuestros tiempos todas las ideologías son consideradas válidas y verdaderas, siendo que estos dos conceptos son totalmente diferentes, que sea algo válido no por ende es verdadero. Para apreciar mejor mi pensamiento cito a Liliana Edith Ferrari:

“La resurrección de la ideología agudiza la percepción de lo comunitario como efecto expresivo proyectado por las formas de vida grupales afectadas, campo de producción de representaciones colectivas radicalmente diferente de aquel donde las teorías sociológicas tradicionales sustanciaron su origen”.[1]

En el ensayo “Sobre los nombres de Dios” se inicia por el estudio del discurso teológico de Eckhart; Laclau encuentra aquí el mismo proceso de desesencialización[2] de los nombres que se le han adjudicado a Dios, porque no podemos calificarlo dado que es una unicidad, no hay nombre con el que se haya elogiado u honrado a Dios lo suficiente. Decir que Dios es bueno, es romper con ese principio de unicidad y siempre que se hable de Dios debe hacerse de modo que no dé lugar a interpretaciones puesto que es un concepto vacío. Posteriormente hace alusión al discurso místico (“más allá”) y discurso hegemónico, él afirma que los textos místicos distorsionan el lenguaje porque señalan algo más allá de su representación. Él critica a los textos de Eckhart en los que se puede ver que nombra y dota a Dios de ciertas cualidades, con atributos carentes de jerarquía, pero Laclau dice que no se puede calificar a Dios, puedes nombrarlo más no darle una calificación porque entonces contradices a la unicidad que Dios representa. Laclau, dice que Dios tiene una única virtud, esa es la unicidad, Dios es inefable por lo que podemos nombrarlo, pero no debemos decir “Dios es bueno” porque atentas contra la unicidad, podemos referirnos a Dios en la medida que no le atribuyamos un contenido que lo represente, porque su nombre es sólo vacío. Su siguiente tema en este ensayo es el discurso místico y discurso hegemónico orientado a la emancipación operan en forma análoga en su pretensión de articular lo Absoluto y la finitud en el primer caso, plenitud social y carencia en el segundo. a partir del discurso místico tendremos entonces una descripción de la lógica, un concepto fundamental para su arquitectura teórica.

Las cadenas de equivalencias se caracterizan por ser enumeraciones que no poseen jerarquías y, por ende, cualquier elemento puede reemplazar al otro, es necesario que los elementos pierdan particularidad para que ninguno de ellos se resuelva en una identidad que se transforme en una representación directa. Entre lo ab­soluto de la experiencia de Dios y su finitud radical, se dan los complejos juegos del lenguaje. (los elementos de la cadena equivalencial deben ser diferentes entre sí). Laclau nos da una pista para poder llevar a cabo la articulación de la cadena equivalencial con el discurso político, esto es, que los elementos de la cadena equivalencial no pierdan su particularismo. La analogía entre ambos discursos no es identidad por dos distinciones, la primera, el discurso político emancipatorio no disuelve los particularismos que ha relacionado en un nuevo sujeto universal o una comunidad indiferenciada; la segunda, la temporalidad de la realización del imaginario político se mantiene vinculada a las acciones del presente de los grupos que la componen, acciones interpretativas y contingentes al contexto en que un contenido particular encarna formas de realización social.

laclau1Como conclusión no encuentro un verdadero fundamento de la muerte de la teoría de las ideologías, pienso que como tal no es una muerte sino quizá la posibilidad de llenarnos de nuevos criterios, lo que sucede es que en la actualidad hay muchas ideologías, y cuesta trabajo inclinarse por una u otra por la enorme influencia y radical criticismo que se nos hace si llegamos a inclinarnos por alguna, no creo que haya una muerte como tal sino una un declive parcial en la forma de crear ideologías con verdaderos fundamentos que no simplemente sean un: “Porque yo lo digo.” Relativo a “Sobre los nombres de Dios” me gustó mucho su trabajo, es brillante decir que Dios es inefable, que no puede ser unn ente porque hasta eso es calificarlo, que no se puede calificar lo intangible, lo que va más allá de nosotros, argumento que sería interesante debatir contra alguien que sea creyente de este Dios y alguien que cree que su nombre es vacío.

[1] La cita la saqué de una crítica al trabajo de Ernesto Laclau a su trabajo “Misticismo, retórica y política.” En el año 2002.

[2] DIFERENCIAS. Revista de teoría social contemporánea. “MISTICISMO, RETÓRICA Y POLÍTICA: Una lectura en clave conceptual.” Artículo escrito por Cavallero Lucía y Fuster Lucía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s