Economía Azul

Por Fabiola García Arriaga

“No pidamos más a la Tierra. Hagamos más con lo que la tierra nos proporciona”

Ésta es la frase con la que podemos resumir el tema central de nuestro libro, ya que, el presente habla primero, de un aspecto general acerca de lo que es la economía y de cómo los inventos anteriores han acelerado la economía a costa de deterioros ambientales, algunas veces irremediables o difícilmente de remediar.

2014111820111927101.jpgLa naturaleza nos proporciona todos los medios necesarios para subsistir de una manera correcta y saludable, sin embargo todos estos nuevos inventos desde el S.XVII con la Revolución Industrial (Unidad III) han hecho la vida del ser humano más fácil y cómoda sin embargo, los efectos negativos sobre la naturaleza han sido inevitables, para ello Gunter Pauli nos expresa su idea acerca de cómo podemos reparar o revertir el daño.

“Dañar menos ya es un avance” controlar las emisiones de CO2, reutilizar, reparar, reducir y reciclar son las claves de la economía azul, que, se diferencia de la “economía verde” por la sustentabilidad. “La economía verde…requiere que las empresas inviertan más y los consumidores pagaran más para conseguir lo mismo…a cambio de preservar el medio ambiente” Solamente se trata de la buena voluntad de querer ayudar a la naturaleza sin embargo no ha conseguido la viabilidad y resultados que se esperaban, pues ni las multas para la revertir del daño han sido económicamente favorables pues no son ni serán equivalentes al daño que ya hayan causado.

gunter-pauli-672xxx80“Biodegrabilidad y renovabilidad no equivalen a sustentabilidad”, Pauli nos narra una de sus experiencias en la época en la cual trabajo con Ecover para la elaboración de un jabón biodegradable el cual, su materia prima era “el aceite palma”, su aceptación comercial indujo a los agricultores a talar varias parcelas de selva para cultivarla, lo que genero que gran parte del hábitat del orangután se perdiera, trayendo como consecuencia la pronta marginación del mismo.

En cambio la economía azul modela un sistema económico que no genere residuos que si los genera, los reutilice, que no genere emisiones, que cree puestos de trabajo a base de medidas sustentables, que aporte capital social. Es decir, que asegure que los ecosistemas sigan su trayectoria de manera que los beneficios sean una fuente inagotable de creatividad, adaptación y abundancia de la naturaleza.

No solamente debemos de cambiar de pensamiento o adoptar una nueva consciencia, debemos de generar el cambio de alentar a los jóvenes para que ellos sean parte del cambio pues, en la calamidad es cuando uno saca a flote todos sus conocimientos adquiridos y el instinto de supervivencia se hace presente, por lo que, como dice Pauli, se tiene que alentar con mayor ímpetu a los “jóvenes desfavorecidos y que parecen inútiles”.

En todas las producciones se generan desechos, lo que no sabemos es utilizar éstos desechos de manera que de ellos pueda surgir otro producto y de ese otro y así sucesivamente para que se pueda generar un ciclo de economía y sustentabilidad favorable, específicamente para el ser humano y para la naturaleza.

la_economia_azul_2Una solución, que a mi parecer es de las mejores, es dejar de producir y consumir cosas que realmente no necesitamos. La mercadotecia y publicidad brindan un gran apoyo a esto pues son ellos quienes nos generan un pensamiento de “necesidad” en objetos o circunstancias que no son irrelevantes para la vida plena de un ser humano, y al ser consumidores de ello aportamos a la producción y a la sobreproducción de productos los cuales no son indispensables.

Algunos de los inventos o soluciones, del sistema de la economía azul, que nos menciona Pauli son la aplicación del diseño bicolor de las cebras en los edificios para controlar la temperatura, lo que se traduce en menos necesidad de químicos, disminución del coste de pagar la calefacción o refrigeración. Otro de ellos es diseñar edificios que ahorren energía, se calienten o se enfríen según sea necesario y permitan confortabilidad a quienes se encuentren en un espacio hermético, esto con un sistema de canales que permite la conducción de aire para regular la temperatura y “mantener el frescor”, la idea fue tomada de los nidos de termitas, que están elaborados con esta ingeniería para brindarles a ellas mejores condiciones para poder laborar.

A pesar de que los inventos sean bastos, de que se quería mejorar la calidad en el medio ambiente y resarcir el daño ecológico es difícil que las industrias subyacentes tomen en consideración esto, pues a ellos lo que les importa es generar y que no dejen de consumir para, claro, no perder ganancias.

Gunter Pauli explica los principios de gestiones en los que se basa la actividad económica industrial y los que no dejan avanzar a la economía azul.

El primer principio nos habla de “Actividad definida por la competencia principal” en la actualidad, para la formación de nuevas empresas aún se hace un exhaustivo análisis de la viabilidad de la empresa, comparándola con otras y modificando aquello que no trajo un beneficio. Las posibilidades que la economía azul nos propone no tienen con qué compararse ya que son diferentes en todas partes del mundo y depende de las necesidades de determinada comunidad.

Segundo principio “Gestión de la cadena de suministro” a pesar de que una idea sea sobresaliente, buena e innovadora tiene que pasar por una cadena que la apruebe hasta que su distribución se sostenga por sí sola. Por lo que es un gran desafío mantener a la par de las grandes empresas o cotidianos productos uno nuevo, sin experiencia y sin rentabilidad.

Tercer principio “Externalización…proceso de subcontratar empresas para que la gestión pueda dedicar su tiempo, personal y recursos a su competencia principal” Es decir, al inicio no se observarán los ingresos adicionales, pero no se debe de olvidar que las responsabilidades principales de dicha gestión es asegurar las ventas y aumentar los ingresos.

Cuarto principio “La liquidez como reina” aunque los nuevos productos sean novedosos, los productos de renovación rápida (alimentación y salud) son atractivos y menos susceptibles a los sube y baja de la economía por lo que, los líderes del mercado siempre querrán que sus ingresos traigan fructíferas ganancias, apoyando cada vez menos a los emprendedores.

Quinto principio “Exclusión” Además de crear un nuevo producto, novedoso e innovador; el inventor se debe encargar de que sea sofisticado y atractivo para el aparador pues con tantas alternativas a elegir el éxito no está garantizado y la “exclusión” es la estrategia que los líderes del mercado siguen para que sus “nuevos productos” –mejorados- se coloquen los reflectores principales. Los actuales líderes no tienen la intención de generar el cambio porque ellos “están bien con lo que hace y con lo que tienen”

Es realmente increíble que las empresas transnacionales no se den cuenta del gran impacto ambiental que tienen y que las que se den cuenta hagan lo mínimo para reparar el daño.

Gracias a esas pocas personas que investigaron, se informaron y brindaron su conocimiento para la creación de un nuevo estilo de vida es que podemos considerar que la economía azul es viable y es sobre todo, benéfica en todos los sentidos para el ser humano pues revierte el daño, ayuda a tener estabilidad ecológica y económica; no solamente se trata de “hacer el bien a la naturaleza” sino a nosotros también, ayudándonos unos, nos ayudamos todos.

En general el libro es una muy buena aportación para pensar, reflexionar y sobre todo actuar en contra del daño que le hemos causado a la tierra, no se trata de dejar de hacer cosas o de no beneficiarnos con la naturaleza si no, de buscar una estabilidad, un equilibrio en aquello que consumimos, desechamos, reciclamos, aportamos, reutilizamos. Porque no todo es basura, no todos son desperdicios o zonas infértiles, son nuevas oportunidades de crecer, de perfeccionar la producción, la economía, de crear condiciones para una nueva vida, de creer que se puede lograr el cambio y que con los esfuerzos aunados entre la autoridad y la población esto será una realidad en un par de años.

BIBLIOGRAFÍA:

Gunter Pauli, La economía azul, Tusquets Editores, cuarta reimpresión, 2013,México D.F, 344pp.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s