Dones, Maldición Virtud o Destino

Por Izamara Romero Flores

Imagina vivir en un mundo donde la gente puede nacer con habilidades que van más allá de la virtud o la práctica, sobrepasando la destreza humana. A estas personas se les conoce como Graceling o tocados por la gracia divina.

unknownEstos dones pueden ir desde predecir el clima, tener la piel resistente al fuego, respirara bajo el agua, ser inmune a los venenos y detectarlos, leer mentes, o cosas más simples como poder hablar cualquier idioma con solo escucharlo, trepar a los árboles. Tal vez suena grandioso, pero en los 7 reinos estas personas, los cuales son una minoría, son temidas y marginadas en algunos casos hasta perseguidos.

Es muy difícil esconder que se es un graceling, ya que todos poseen un rasgo distintivo inconfundible, ya que en su niñez, uno o ambos iris cambiarían de tonalidad a un color muy distinto al de su nacimiento, despertando así su gracia.

Esta es la historia de Katsa, una hermosa Graceling cuando descubrió que su don era el de matar. El día que cambiaron sus ojos fue el momento más triste en la corta vida de Katsa, contaba con tan solo 7 años cuando quedo huérfana, sus padres fallecieron en una emboscada cuando regresaban de una misión de recaudar impuestos en el nombre de su tío, el rey de Terramedia. En el velorio de sus padres, un primo lejano, miembro de la corte intentaba consolarla de una manera lasciva, así que por puro instinto, la niña reacciono y disparando su pequeña mano a una velocidad impredecible al ojo no entrenado, le hundió la nariz en el cráneo, causándole la muerte de una manera inmediata.

La pequeña, aun en estado de shock, fue llevada ante la presencia de su tío, el cual aprovecho esta sorpresa para usar a su sobrina conforme a sus intereses, ya que su don le serviría como un brazo impartidor de su voluntad. Así fue como comenzó su entrenamiento para mejorar su gracia a la par de su adiestramiento para convertirse en un arma obediente a los deseos del rey.

Su capacitación fue supervisada por el capitán de espías del rey, no solo en combates de espías del rey, no solo en combates cuerpo cuerpo a cuerpo, sino también en uso de cualquier tipo de armas y como dominar su fuerza y velocidad, los entrenamientos eran inhumanos pero a la pequeña Katsa no parecía causarle problemas a la tierna edad de 8 años ya era toda una experta.

Cuando cumplió 10 años fue enviada a su primera misión, la cual consiste en recaudar unos pagos de un noble de otro reino que se negaba a cumplir con sus deudas, amparando en la seguridad que le daban la distancia y un grupo de mercenarios bajo su servicio.

images.jpegYa había matado una vez pero fue un accidente, esta vez era por encargo del rey Katsa tenía miedo, sentía pavor de su propio poder de perderse en un mar de sangre, cumplió la misión de una vacilación, derrotando a todo aquel que se oponía hasta llegar al noble, el cual pálido suplicaba por su vida, jamás olvidaría su rostro petrificado de miedo, la orden del rey era clara, recuperar su oro y dar una lección a todos sus enemigos o aliados, la cabeza de aquel noble fue entregada junto con el pago de la deuda. El rey estaba encantado con su nuevo juguete letal.

La forma de la Graceling de un ojo azul eléctrico y uno verde. Se extendió rápidamente, todos en el reino la respetaban y le temían, incluso en los otros 6 reinos su nombre era reconocido y respetado. Katsa hubiera perdido toda su voluntad y cordura de no haber sido por su primo el príncipe Devan, el cual jamás se mostró asustado era la única persona en todo el reino que se atrevía a verla directamente a los ojos era una bocanada de aire fresco, ya que gracias a su pertenencia en la vida de Katsa podrá tener la esperanza de una vida relativamente normal, incluso no era del todo malo, pues su entrenador, el jefe de espías empezó a tomarle cariño a acompañarla que por muy poderosa que fuera para él, siempre seria esa niña asustada que necesitaba cariño. Así que permitía que el príncipe y su prima jugaran de vez en cuando durante su entrenamiento, siempre a escondidas del rey.

Para cuando cumplió 13 años, todo el mundo sabía quién era. Para el rey era su arma más poderosa pues era más barata que mandar a un ejército completo a derrotar a sus enemigos. Ella sola era capaz de vencer a 100 hombres completamente armados, con solo con la ayuda de sus manos, podía movilizarse más rápido y con discreción que sus propios espías, pero lo que más le agradaba al rey era el dominio que tenía sobre ella, ya que al ser su paciente más cercano y su rey, su lealtad era incuestionable, lo que no sabía era que Katsa lo odiaba porque él era el causante de que ella no parara de ensuciarse las manos con sangre.

Ella detestaba matar y causar daño, pero no tenía alternativa que todo lo que conocía su pequeño mundo y su utilidad para con su rey, sus misiones consistían desde recuperar pagos, romper huesos, traer cabezas, hasta destrozar a los revolucionarios que estaban en contra del tirano que los gobernaba.

Aunque en la corte de Terramedia habla más bracelings al servicio del rey Averón, ella se sentía sola y aislada, ya que, ni siquiera ellos se atrevían a acercarse al perro de ataque del rey, incluso sus dones no tenían punto de comparación. Había un cocinero tocado por la gracia y era inmune al veneno; un arquero capaz de disparar y nunca fallar. 2 o más expertos en el combate a mano pero ninguno de ellos podría jamás soñar con derrotarla. Esto solo contribuía a que Katsa se sintiera cada vez peor y distante pues no se enorgullecía de su gracia ni de sus actos.

Cuando contaba con solo 15 años, ya pasaba rayando la locura pues cada vez más violenta e insensible, sin simpatía por los demás, a excepción de su primo, incluso rondaba en su mente la idea de arrebatarse la vida, pero en su última misión todo cambio. Había sido enviada a traer la dote o la hija de un señor feudal del reino vecino, ya que había prometido darle una jugosa suma al rey a cambio de ella.

El rey se había sentido ofendido, ya que el señor feudal, aunque no tenía deber con él por ser de otro reino, se había atrevido a desobedecerlo que es lo peor negarse a dar a una de sus hijas, teniendo varias. Así pues Averón manda a Katsa. En la simple idea de matar a un padre por el hecho de defender el honor de una hija era abominable. Al llegar los sirvientes la escoltaron al salón principal, donde la esperaba el señor feudal. Su sorpresa fue grande ya que ella contaba con que tendría que luchar con varios hombres antes de ver a su objetivo.

El hombre se encontraba solo, desarmado y, aunque su cuerpo temblaba, sus ojos denotaban una resolución absoluta, cuando hablo su voz no tembló, era firme. Le pidió que hiciera lo que quisiera con él, que tomara todo el oro que poseía, pero que por ninguna razón tocara a sus hijas, pues ellas eran inocentes y daría su vida por protegerlas.

El sacrificio de este padre conmovió profundamente el corazón de Katsa, pero lo que le detono un cambio en ella, fue que en el momento que se dirigía hacia el señor feudal, su hija le interrumpió en el salón corriendo para cubrir con su pequeño cuerpo a su padre servirle de escudo.

Por primera vez sintió una ira profunda, no hacia ella, sino hacia el hombre que causo que el mundo la viera como un monstruo, tal vez lo era, pero sería un monstruo con un propósito proteger a los demás.

Así decidió su destino, no por su don ni por miedo, no quería que su vida siguiera siendo controlada por nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s