La afrenta pública y lo divino

Por Miriam Viridiana Cabello Reséndiz

La Ilíada hace de su composición, registro de las configuraciones morales y sociales de los pueblos pregriegos. Si atendemos a lo dicho en más de una edición, el nacimiento del texto ronda los finales del s. IX a.C. Entonces la obra de Homero atisba, en cada verso, la tradición de los hombres y su estrecha relación con las divinidades.

0-la-iliada-aquilesEn los cantos homéricos, y específicamente en los revisados para este texto, palpita perennemente la honra; más la pública que la propia, si ha de existir ésta. Es así que, antes del listado de las naves y su tripulación, hay varias manifestaciones en las que la afrenta pública en el ágora es un recurso imprescindible para las decisiones bélicas o para la denun- cia. Lo siguiente a señalar, o quizá respecto al decurso homérico debe ser lo anterior, es que cada acto del hombre está a merced de las injerencias divinas.

Para Aquiles, aparente gran héroe de los poemas (valga una discusión pertinente sobre el rol de Héctor en la obra), se articula en contra suya la incautación de sus recom- pensas ya dadas por los aqueos gracias a sus conquistas militares. Aunque es Agamenón quien, previamente, hace de su jerarquía el motor de la primera deshonra explícita del poema; a saber: el rapto de Criseida, hija de Crises y éste, sacerdote de Apolo. Antes, sí, antes de estas deshonras (la de Aquiles queda pendiente) la propia guerra de los aqueos contra los troyanos proviene de otra gran deshonra: el rapto de Helena (esposa legítima de Menelao y éste, hermano de Agamenón) que Paris ha tramado por gracia divina.

Unknown-1.jpegRespecto a lo anterior, de resultas, aparece, tácitamente mas no indiferente, el cir- cuito de las influencias divinas y las postreras decisiones humanas. El primero de los gran- des asuntos deshonrosos es mera consecuencia del veredicto que Paris debe realizar para

elegir entre Hera, Atenea o Afrodita a la diosa más bella y la recompensa que la última le ofrece por su decisión: la posesión de Helena. La gracia divina es el simiente del acto humano y no hay ser que lo desafíe hasta esta parte del texto. Evidente es, ahora, la intervención y su estrecha relación con la deshonra pública: el rapto de Helena y su ofendido esposo, Me- nelao. De ser ésta la primera, las posteriores deshonras a citar, sean las de Aquiles (pendiente hasta ahora) y la de Crises, son parte de un circuito o sucesión más complejo que se antoja consecuencia del rapto.

unknownLa deshonra de Crises, falta decir, fue escuchada por Apolo, quién ha manifestado su entendimiento al provocar las pestes sobre los campamentos aqueos. Otro acto divino, otra ofensa pública. Y porque no debe faltar, el caso de Aquiles no es menos grave; después de que Agamenón es expuesto ante la asamblea por su incomprensión y tiranía, hace de su cólera la razón para despojar al Pélida de sus recompensas de guerra. Ante ello, Aquiles implora a Tetis (su madre), sí, una vez más, que pida a Zeus por la recuperación de su honor. Las consecuencias ya se saben. Aquiles se retracta de la guerra; Agamenón insta a los aqueos para atacar Troya bajo el designio de Zeus, no sin antes probar el honor de su pueblo; la intervención de Hera a través de Atenea para que Odiseo convenza a las tropas de no huir y continuar la guerra. En este último episodio, otra deshonra se canta: Odiseo contra Ter- sites, éste último partidario de la huida.

Queda entonces, expreso, el circuito complejísimo del que son parte los caprichos y gracias divinas más los actos humanos. Homero, quién es la voz que canta lo acontecido, revela, para sus coetáneos y sucesores, un código moral construido a partir de la mitología, proveniente ésta de la cosmogonía; así, Homero aparece como constructor de un orden des- criptivo de lo social para los suyos.

BIBLIOGRAFÍA

– Homero.LaIlíada(2daed.)VersióndeRubénBonifazNuño.CoordinacióndeHumanidades, Universidad Nacional Autónoma de México. México, 2005.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s