Inventario de la Casa de Campo de Piero Calamandrei

unknown-2Ya en varias ocasiones hemos platicado del gran jurista italiano Piero Calamandrei, hoy hablaremos de una de las obras que está publicando Editorial Trotta, en este extraordinario ejercicio de traducir obra que no fue traducida al español y en muchos casos es póstuma.  La obra que comentaremos  proporciona una perspectiva que pocos conocíamos de él, su faceta como el hijo de familia y la persona ordinaria. En su obra “Inventario de la casa de campo” conocemos no al portento de jurista que ya sabemos fue, sino al individuo que también requería narrar cosas que le impresionaban sobre su vida, en este caso el viaje que el haría de vuelto a la Toscana, a visitar los lugares donde disfruto su infancia y donde se educaría sentimental y estéticamente.

 Esta obra tiene cierto aire de melancolía, escrita en 1939, en un periodo en que la situación italiana y particularmente en la Toscana no era fácil; el facismo había causado mucha destrucción. Este libro es su diario de viaje en donde documenta la gran tragedia en que se vivía, y tal vez más importante aún, el dolor por el tiempo que se fue.

maxresdefault.jpg Piero Calamandrei nació en Florencia en 1889 y murió en 1956, fue un jurista, político y también periodista, a él se le considera como uno de los Padres de la Constitución de 1948. Durante el periodo del facismo él sería parte de movimientos clandestinos como el “Non Mollare” y después en el “Justicia y Libertad”, su labor en estos movimientos siempre fue como educador de los miembros.

 La invitación que realiza Calamandrei a regresar a los lugares de la infancia es una invitación muy íntima, nos platica sobre su relación con su padre y sus abuelos quienes también eran abogados. Rodolfo, su padre, fue un prestigioso abogado, quien a su vez era hijo de Agostino Calamandrei, quien mucho tiempo fuera “pretore” en Montepulciano, y quien también daría clases en la Universidad. Su abuelo materno, Giacomo, también fue abogado muy prestigiado en el Derecho Civil.

Haciendo uso de una prodigiosa memoria Calamandrei interactua con las plantas de la zona, con los hombres con los que se formó, con los que aprendió de cosas que pudieran ser insignificantes como un jarabe de miel llamado “rocío de miel al agua”, pero que lo fueron haciendo un hombre con principios, digamos esto de otro modo, es un viaje a su formación como el hombre de principios que fue.

 Es un viaje en la que las sombras permanecen, en la que los paisajes son ventanas vivientes, estos son tan importantes como las personas que lo rodearon, queda claro que el olor a la tierra, los muebles personales, son algo que muere con uno, y mientras eso pasa lo acompañan toda la vida, no se desprenden. Calamandrei nos dice en la obra:

 25-aprile.jpgAquí, para visitar a nuestros muertos no es necesario acudir al cementerio: en cada vuelta de estas carreteras, donde de vivos los vimos pasar tan atareados que no nos dio tiempo a mirarlos bien, nos esperan ahora desocupados, sentados en eternas vacaciones, totalmente disponibles. ¡Que alegría, cuando lejos pensamos venir aquí a refugiarnos en conversación con ellos! Mas luego, si por algún tiempo podemos volver de veras, no se alcanza a saber si se trata de alegría o de dolor. Cada línea de este paisaje nos martillea dentro como una cicatriz, y nos hace comprender cuales con los lugares donde de muchachos nos decían que “se les oye”. Por estas carreteras se escuchan voces familiares que nos percibe, y nosotros, para seguir viviendo, tenemos que simular que no oímos, y volver a marchar sin dar respuesta.”

 Este libro es uno que se debe de leer lentamente, no sólo por el valor que muchos que estudiamos Derecho le pudiéramos dar a las palabras escritas por Calamandrei; se debe leer lentamente porque al final es una lección que trasciende el Derecho, una sobre el complejo acto de vivir, en el que constantemente decimos adiós a muchos seres amados, lugares y olores, pero que a la par de que se van físicamente empiezan a ser tatuados en algún recóndito lugar del alma y se quedan con uno hasta que se tiene que partir.

 Quisiéramos agradecer a Editorial Trotta la oportunidad de poder comentar este bello libro.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s