La justicia en el Derecho

Por Ángel Janet Camarena Rodríguez

La justicia es el valor fundamental que debe seguir toda disposición normativa que ha sido un tema controversial a lo largo de los años ya que, como todo valor, es muy subjetiva la percepción de la justicia ya que cada persona de acuerdo a sus intereses y necesidades considerará cuando una acción es justa o injusta.[1]

Aristóteles distingue varias especies o aplicaciones de la justicia, la primera de ellas es la justicia distributiva, la cual se aplica respecto al reparto de las cargas y de los bienes y consiste en que cada uno de los asociados reciba, tanto de las primeras como de los segundos, una porción adecuada a sus méritos.

imagesLa segunda especie de la justicia es la correctiva reguladora de las relaciones del cambio. Esta Justicia es llamada correctiva porque cuando interviene, ya se ha realizado el delito o ya se ha llevado a cabo la prestación, de suerte tal que urge corregir el desequilibrio producido en las relaciones mediante la imposición de la pena o la realización de la contraprestación. De igual manera Aristóteles emplea también como concepto más amplio la llamada justicia legal, la cual ordena todas las virtudes hacia el bien común. [2]

Kelsen explica que Aristóteles es uno de los que intentó dar un acercamiento a la concepción de la justicia absoluta, explicando que se debe entender la justicia a través de la virtud que es el punto medio entre dos extremos, es decir entre dos vicios: el vicio de exceso y el vicio defecto; en este sentido la pregunta: ¿qué es lo bueno? es contestada con la pregunta: ¿qué es lo malo? dejando, de acuerdo a la ética aristotélica, la respuesta a esta pregunta a la moral positiva y al orden social existente.[3]

Al igual que Aristóteles hay otros autores que intentan definir a la justicia como por ejemplo Immanuel Kant el cual decía que “una conducta humana es buena o justa cuando está determinada por normas que los hombres que actúan pueden o deben desear que sean obligatorias para todos.”[4] Se habla de una norma perfecta que es conducida a través del imperativo categórico que explicaba Kant (condúcete de acuerdo con aquella máxima que tú desearías se convirtiera en ley general).

Estos y varios filósofos más intentaron tener una concepción aproximada a la idea de la justicia, sin embargo, esto es muy complicado ya que la justicia es vista como el valor jurídico principal por excelencia y es considerada como “la virtud fundamental de la cual se derivan todas las demás virtudes, pues constituye el principio armónico ordenador de éstas, el principio que determina el campo propio de acción de cada una de las demás virtudes.”[5] El valor más importante para el derecho siempre debe ser la justicia ya que es el objetivo principal que debe contener todas las disposiciones jurídicas ya que de esta misma virtud derivarán las demás.

Se ha dado a entender que por el Derecho se alcanza la Justicia, y si no es así no hay derecho alguno, en este sentido se usa a la justicia como la idea que debe inspirar al derecho positivo, que debe regir los ordenamientos mundiales o terrenos. Pensamos en la justicia terrena que debe regir las relaciones interhumanas externas.[6]

El juez tiene que el deber profesional de hacer valer la voluntad de validez de la ley, sacrificar a la autoridad del derecho su propio sentimiento jurídico, preguntarse sólo qué es derecho y no si también es justo.

Se debe entender que por más injusto que pueda ser el contenido del derecho, hay un fin que siempre cumple en virtud de su mera existencia: el de la seguridad jurídica. Por lo tanto, el juez que sin tener en cuenta la justicia de la ley se pone a su servicio, no por ello se pone al servicio de los objetivos causales de la arbitrariedad.

Siempre debe de haber un principio supremo de justicia que consiste en organizar la agrupación de tal suerte que cada uno disponga de una esfera de libertad tan amplia que le sea posible desarrollar su personalidad, convertirse de individuo en persona, en otras palabras, personalizarse. [7]

recasens2De acuerdo con Recasens Siches se debe elaborar una estimativa jurídica inspirada en la doctrina de los valores en la cual sus tareas principales serían determinar los valores supremos que en todo caso deben inspirar al Derecho, los valores que da lugar a normas ideales de carácter general aplicables a todo caso y situación. De igual manera averiguar qué otros valores pueden y deben normar la elaboración del Derecho en determinados casos, y supuestas unas ciertas condiciones; y esclarecer los nexos de esos valores con los primeros. En tercer lugar se deberá esclarecer qué valores, a pesar de serlo y aun de ocupar un alto rango en la jerarquía axiológica, en ningún caso ni de ninguna manera pueden ser transcritos en las normas jurídicas. Igualmente se habrá que inquirir las leyes de la relación, combinación e interferencia de las valoraciones que confluyen en cada uno de los tipos de situaciones sociales. Finalmente se deberán estudiar las leyes de realización de los valores jurídicos y una serie de cuestiones solidarias y adyacentes de las mencionadas.[8] Este autor trata de realizar un sistema objetivo en base a la subjetividad que se tiene de la justicia, ya que la justicia al igual que cualquier otro valor se ve desde el punto de vista subjetivo ya que para algunas personas una cosa puede ser justa y otra no; sin embargo, hay distintos principios que pueden ser tomados como reglas para la elaboración de un sistema que nos permita evaluar de mejor manera la implementación de las normas justas en nuestro sistema de derecho.

unknownPara concluir quiero dejar en claro que no se intenta definir la idea de justicia en sí, ya que a lo largo de los años muchos autores han intentado hacerlo y no han tenido éxito; lo importante es saber que existe una idea de justicia que aun cuando no es materializada tiene que ser prevista en toda actividad social y política que desempeña el ser humano. La justicia es un concepto autónomo de acuerdo al rango de participación en un determinado hecho que para algunos pueda parecer justo y para otros no; sin embargo, hay ciertos principios generales que nos ayudan a entender que la justicia puede establecerse a través de lo ya previsto por la comunidad en su conjunto, es decir, de acuerdo a o que todos consideramos como intrínseco a lo que es justo y a lo que no.

[1] GOLDSCHMIDT, Werner, Introducción Filosófica al Derecho, 6a. ed., Editorial Depalma, Buenos Aires, Argentina, 1987, pp. 376 y 377.

[2] Ibidem, p. 375.

[3] KELSEN, Hans, ¿Qué es la Justicia?, 28a. ed., Editorial Fontamara, México, 2014, pp. 64 y 65.

[4] Ibidem, p. 60.

[5] RECASENS SICHES, Luis, Tratado General de Filosofía del Derecho, 16a. ed., Editorial Porrúa, México, 2002, p. 479.

[6] Ibidem, p. 480.

[7] GOLDSCHMIDT, Werner, op. cit., p. 439.

[8] RECASENS SICHES, Luis, op. cit., pp. 494 y 495.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s