La pena de muerte en México

Por Joana Hernández Sánchez

unknownEn Febrero del 2009 el Partido Verde Ecologista Mexicano derivado de la ola de inseguridad y violencia que impera en nuestro país propusieron restablecer la Pena de Muerte o Pena Capital para los casos de secuestro, violación y homicidio bajo ciertas circunstancias, por lo que en la Cámara de Diputados entro en discusión el tema de gran relevancia de la vida como garantía individual y la protección de nuestro Sistema de Derecho, entre los argumentos que se presentaron a favor y en contra de la pena de muerte era necesario el hecho de que sobretodo la justicia mexicana tenía que mejorar sus procedimientos y que únicamente se aplicara la pena solo en aquellos casos que se proponía establecerla. Dentro de la discusión se ven involucrados además de la razón lógica y jurídica, la religiosa e inclusive la filosófica.

Primeramente es de suma importancia que definamos algunos conceptos a los que debemos hacer referencia a lo largo del ensayo. Giuseppe Maggiore[1] proporciona una definición nominal de pena, este término proviene del vocablo latino poena y denota el dolor físico y moral que se impone al transgresor de una ley, y el mismo Giuseppe aclara que en sentido jurídico, la pena es una sanción personalmente coercitiva, que se conmina y se inflige al autor de un delito. Como lo menciona Fausto Costa[2] resume las ideas de Maggiore y Carrara, mencionando que históricamente la pena deriva de la venganza, y desde un punto de vista filosófico, la pena surge en la necesidad en que se encuentra la sociedad civilizada de ejercer la tutela de los derechos de un modo coactivo, por lo que, resulta que la pena es la consecuencia lógica del delito. La pena es un castigo impuesto por una autoridad legítima a la persona que ha cometido un delito o falta. Actualmente, la pena se entiende como la privación o restricción de bienes jurídicos impuesta conforme a la ley por los órganos jurisdiccionales, aquel que ha sido condenado como culpable de una conducta antijurídica, tipificada como delito.

Pena.jpgLa pena ha evolucionado porque ya no se pretende la venganza del ofendido, ni infringir temor en los ciudadanos ni el resarcimiento de los daños causados. Castellanos Tena dice que la pena puede ayudar a conseguir el bien público temporal y para esto es necesario que la pena reúna con cinco características:

  1. Ejemplar
  2. Intimidatoria
  3. Correctiva
  4. Justa
  5. Eliminatoria

Esta última, dice Maggiore, la pena eliminatoria pone al culpable fuera del entorno social quitándole la posibilidad de delinquir.

En este orden de ideas, la pena de muerte es una sanción jurídica capital, la más rigurosa de todas, y consiste en quitar la vida a un condenado mediante los procedimientos y órganos de ejecución establecidos por el orden jurídico que los constituye.  De acuerdo a sus características esenciales puede inferirse que es destructiva, en cuanto que al eliminar de modo radical e inmediato la existencia humana, no permite corrección, ni rehabilitación, ni la reintegración del condenado a la sociedad, también es irreparable, en cuanto a su aplicación, en el supuesto de ser inadecuada,  impide toda reparación; y rígida, toda vez que no puede ser graduada, ni condicionada, ni dividida.[3]

La pena de muerte produce un efecto intimidatorio para la población que no ha delinquido, pero a personas con planes delictuosos no les preocupa, ya que se ha comprobado fehacientemente que muchos criminales habían sido espectadores de algunas ejecuciones públicas, y esto no les causaba temor alguno, sino pensaban en escaparse de la detención o encontraban la pena de muerte como una manera de alcanzar la fama y el martirio.

Como se ha mencionado, en la pena de muerte no hay cabida para la corrección, porque el individuo que ha sido acusado no tiene la oportunidad de probar su inocencia, y el que no sea inocente, jamás podrá demostrar su rehabilitación a la sociedad.

La pena de muerte no tiene ningún fin humanista, si nos basamos en principios éticos y pedagógicos, ya que recordemos que una de las funciones de los centros de reclusión en nuestro país, los reclusorios, es la readaptación social del individuo, enseñándole un oficio hasta una profesión, para que con esto no vuelva a delinquir, la privación de la libertad, desde mi punto de vista, debería ser motivo suficiente para que en ese periodo de internación, el individuo recapacitara y reflexionara para no volver a cometer esa conducta ilícita.

carcel_lh.jpgLa pena de muerte puede llegar a ser exagerada para el sentenciado, para el que funge como ejecutor de la pena, para los jueces, para la gente que es testigo de ese espectáculo y también para la familia del sentenciado, porque nadie tiene el poder o derecho de decidir por la vida de otro, sin embargo en el mundo hay varios países en donde la pena de muerte es permitida como Estados Unidos Belice, Cuba, Egipto, Nigeria, Sudán, Afganistán, Corea del Norte, que conforman entre otros, una lista de  58 países que aplican la pena de muerte como sanción por delitos comunes. El 9 de diciembre del 2005 es publicada en el Diario Oficial de la Federación una reforma al texto constitucional a los artículos 14 y 22, principalmente donde queda prohibida la pena de muerte y es así como México trata de consolidar su sistema democrático y un Estado de Derecho. Como vimos hay países que de acuerdo a sus ordenamientos jurídicos y costumbre, religión, etc., castigan a los criminales con la privación de la vida y debemos aprender a respetar esos sistemas que son totalmente diferentes a lo que se hace en México, para poder llegar a implementar la pena de muerte en nuestro país, tenemos que tener muy presente la gran deficiencia de la que padece nuestro Sistema de Justicia, porque no hay un procedimiento que sea totalmente legal, porque desde siempre se ha conocido que desde la detención del probable responsable, cuando se define la situación legal de este, en el momento desde que se ejerce la acción penal, hasta que se dicta la sentencia, en todo ese transcurso de tiempo siempre habrá alguna violación a los derechos fundamentales previstos por la Constitución. Para poder utilizar la pena de muerte como sanción, requerimos de una policía de investigación totalmente capacitada para la investigación de los delitos que puedan arrojar investigaciones completas, necesitamos que los jueces hagan una valoración conforme a Derecho. No trato de demostrar si la pena de muerte es necesaria o no, con todas estas reformas en derechos humanos resultaría caótico y contrario implementar la pena de muerte cuando ni siquiera se pueden garantizar la protección de algunos derechos muy básicos, y hablar de la pena de muerte, es hablar sobre la vida de una persona y recae en  el juez la decisión importante, el decidir si vive o muere una persona que posiblemente al no tuvo un proceso correcto y será castigado con una pena cuyos efectos son irreversibles.

BIBLIOGRAFÍA

ARRIOLA, Juan Federico, 2014. La pena de muerte en México, México, Trillas.

[1] GIUSEPPE, Maggiore. Derecho penal, volumen II, Temis, Bogotá, 1972, pág. 223.

[2] FAUSTO, Costa. El delito y la pena en la historia de la filosofía, UTEHA, México, 1953, pág. 172.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s