Stalking y Ciberstalking

Por Joanna Sánchez Hernández

unknownGracias a los grandes avances que ha dado la tecnología en los últimos tiempos, los criminales encuentran nuevas formas de delinquir, antiguamente solo conocíamos los tipos penales de pornografía y revelación de secretos, actualmente existen un sinfín de delitos que pueden y son cometidos a través del uso de medios electrónicos.

Es bien sabido que nuestro país no está actualizado en cuestión de los ciberdelitos, ya que en ningún articulado del Código Penal Federal e incluso en el Código del Distrito Federal se encontrara algún título o capítulo dedicado  a la regulación de estas conductas, el auge de la regulación normativa de esta cuestión se encuentra principalmente en Europa; el 23 de noviembre de 2001 el Consejo de Europa en su reunión en la ciudad de Budapest impulsó y abrió la firma del Convenio sobre la Cibercriminalidad y otro protocolo que se adiciona el 28 de enero de 2003 sobre la lucha contra el racismo y la xenofobia por Internet con la participación de países como Canadá, Japón y China. Se adoptan medidas necesarias para establecer poderes y procedimientos a los efectos de investigación, o procedimientos penales específicos para ser aplicados a infracciones penales ya previstas en dicho Convenio, u otras de carácter informático, o para la recogida de pruebas electrónicas de cualquier infracción penal.

Uno de los bastos delitos cometidos a través de los medios electrónicos es el stalking, y este concepto refiere que: el stalking constituye una forma de acoso que se ha etiquetado recientemente en la sociedad norteamericana. Consiste básicamente en la persecución ininterrumpida e intrusiva de un sujeto con el que se pretende entablar, reestablecer o continuar una relación pese al rechazo manifestado o mostrado por el objetivo. Tal conducta, que puede verificarse por muy distintos medios, constituye un fenómeno que puede llegar a coartar de forma sustancial la libertad de obrar de la víctima, así como sumirla en una grave situación psicológica. La identificación de dicha problemática y la determinación de su prevalencia, circunstancias a las que posiblemente se añade la magnificación de su incidencia por los medios de comunicación social, explican el proceso de su incriminación específica.[1] 

imagesEste delito no es de reciente creación, puesto que fue introducido en los años 90 en Norteamérica y se expandió a otros países anglosajones, e inclusive en países europeos como Alemania e Italia. El stalking es una conducta intencionada y sagaz, con ánimos de persecución obsesiva, acecho o acoso respecto a una persona que se convierte en un objetivo, se convierte en hostigamiento anormal de larga duración y es dirigida a una persona específica. Es una persecución, que puede  a llegar a ser intimidatoria, no consentida por la víctima.

El stalking puede materializarse en otras conductas como: cercar, vigilar, perseguir, merodear, aproximarse, comunicar, telefonear, enviar cartas o emails de forma reiterada, allanar su vivienda, crear falsas acusaciones o formular amenazas, acometer o asaltar a la víctima o retenerla. Como podemos observar, algunas de estas conductas variadas pueden tener diversos grados de gravedad, unas pueden constituir otros delitos, por lo que puede darse el caso de incurrir en un concurso de delitos, y otras que por su reiterada aplicación llegan a ser aceptadas socialmente.

Ahora, como hemos dejado claro en la introducción del trabajo, debemos enfocar el estudio del  stalking mediante el empleo del internet y los demás medio tecnológicos, es decir, son conductas de ciberacoso y además del envío reiterado  de correos electrónicos, mensajes en las redes sociales como Facebook, Twitter, WhatsApp, etcétera, con un carácter amenazante, entradas en las páginas web para difamar o atentar contra la dignidad de la víctima, y que estas conductas la  mayor parte del tiempo quedan en el anonimato o suplantando la identidad de otras persona, que difícilmente permiten la identificación del verdadero autor, además que el hostigamiento puede ser por parte de una persona de la cual la victima desconoce la identidad.

Algunos autores han estimado necesario resaltar algunas conductas relevantes a fin de poder construir el tipo penal a fin de regular esta conducta en un ordenamiento jurídico.

images-1La primera regulación se llevó a cabo en Estados Unidos, donde necesariamente se requería que se llevara a cabo una conducta reiterada en contra de una persona, por lo tanto de todo lo analizado anteriormente, los siguientes elementos: una serie de actos concatenados que configuren un patrón de conducta, que no sean deseados por la víctima y que además le produzcan sentimientos de temor, malestar, desasosiego, vergüenza, inquietud y/o peligro, y que todo esto provoque que la víctima no pueda llevar una vida normal o tener cuadros clínicos de ansiedad u otros daños psicológicos.

De acuerdo al perfil criminológico, el acosador no suele responder asertivamente a algunas características clínicas comunes, por lo que para los psicólogos suele ser difícil crear un cuadro psicológico  acerca de su personalidad, algunas veces el acosador cree que la víctima quiere mantener alguna relación amorosa, otras veces vive preso de una obsesión amorosa y quiere estar con la victima encima de todo, también puede prestarse el caso en que el acosador previamente haya tenido alguna relación amorosa con la victima pero esta relación llego a su fin y este se niega a aceptarlo. Además de Estados Unidos países como Canadá, Reino Unido, Europa Continental, Alemania, Austria, Italia y España, y en cada ordenamiento se le da un tratamiento diferente, considerando unas u otras circunstancias al momento de configurar el delito.

Finalmente, podemos decir que el cyberstalking es el acoso u hostigamiento que se lleva de forma repetitivo en contra de la voluntad de la víctima con la utilización de las herramientas que proporciona el internet, la victima suele encontrarse en desventaja debido a que la personalidad del acosador pocas veces es conocida, ya que el acosador puede ocultar su identidad usurpando la identidad de alguien más y obtener fácilmente la información que la víctima proporcione en el internet y como sabemos una vez arrojada información en internet es muy difícil recuperarla.

En México, a pesar que se implementó la manera electrónica de promover amparos, no se ha logrados regular en materia de delitos cibernéticos, aunque existe una denominada policía cibernética, esta carece de facultades y posibilidades de realizar investigaciones al respecto, sin embargo nos encontramos en el conflicto de que las conductas delictuosas  cometidas cibernéticamente no ha sido tipificadas porque debido a la complejidad y características especiales de cada caso, el legislador tendría la ardua tarea de clasificar estas conductas y prever que los  tipos penales que se formulen realmente cubran los elementos necesarios para sancionar estas conductas.

  BIBLIOGRAFÍA

RIQUET, A Marcelo (coordinador), CIBERDELITOS, Grooming, Stalking, Bullying, Sexting, Ciberodio, Propiedad intelectual, Problemas de perseguibilidad, Ciberpornografía Infantil, Editorial Hammurabi, Buenos Aires, Argentina, 2014, 386 p.p.

VILLACAMPA, Estiarte, Carolina., STALKING Y DERECHO PENAL. Relevancia Jurídico-Penal de una nueva forma de acoso, Editorial Iustel, España, 2009, 320 p.p.

[1] VILLACAMPA, Estiarte, Carolina., STALKING Y DERECHO PENAL. Relevancia Jurídico-Penal de una nueva forma de acoso, Editorial Iustel, España, 2009, 320 p.p.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s