Violencia contra las mujeres y violencia de género ¿Hablamos de lo mismo?

Por Monserrat Luna Hernández

unknown-3Con violencia de género se alude a las formas con que se intenta perpetuar el sistema de jerarquías impuesto por la cultura patriarcal. Se trata de una violencia estructural hacia las mujeres, con objeto de subordinarlas al género masculino. Se expresa a través de conductas y actitudes basadas en un sistema que acentúa las diferencias, apoyándose en los estereotipos de género. De ahí la insistencia en enfatizar que “la violencia de género no es resultado inexplicable de conductas desviadas y patológicas [sino] una práctica aprendida, consciente y orientada, producto de una organización social, estructurada sobre la base de la desigualdad de género” (OPS/OMS, 1999). Desde este enfoque, la violencia de género se expresa en distintas formas, ámbitos y relaciones: violación, hostigamiento sexual, violencia en el hogar y “feminicidio”1. Estas definiciones coinciden con el significado atribuido a la violencia contra las mujeres que se considera enraizado en el orden social de género y producto de la dominación masculina. Ambos términos refieren a lo mismo. “Violencia contra las mujeres” fue la denominación empleada por el movimiento de mujeres cuando empezó a denunciar su vigencia. “Violencia de género” es un concepto más reciente y emerge con la intención de resaltar que es una expresión estructural de las relaciones de poder entre mujeres y hombres. De hecho, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia utiliza el concepto violencia de género para denominar los distintos tipos y modalidades de este fenómeno.

La esclavitud moderna.

San Quintín.

unknown-4La esclavitud, un tema del que mucho se habla, poco se conoce y nada se actúa, sin embargo, no por eso deja de ser relevante dada la importancia del tema y las implicaciones que conlleva, así como la evolución histórica que se ha dado. Al hablar de esclavitud no nos referimos simplemente a sus antecedentes históricos, también tomamos la esclavitud moderna, que es el punto de enfoque del presente ensayo.

Primeramente, nos remontamos a los grandes imperios como lo fueron: Mesopotamia, Babilonia, Egipto, Persia, Grecia y por supuesto Roma. En estos imperios, se daba una marcada jerarquía de clases, por lo que la esclavitud era vista como algo cotidiano entre los distintos pueblos que integraban estos imperios, se caracterizaba como una antigua tradición, por lo que su regulación jurídica justificaba la condición de las personas que eran esclavizadas, ya que eran considerados como “cosa” de las que eran propietarios quienes los poseían. Se puede entender como una condición impuesta, pero aceptada. Posteriormente, en la edad media la esclavitud cobró gran auge en las comunidades africanas, de las que se trasladaban esclavos hasta la Península Ibérica, así como a parte del mundo islámico, condicionando el trabajo a personas de raza negra, siendo estas las que más han sido estigmatizadas, por lo que África se convirtió en una de las mayores fuentes de explotación y trasiego de esclavos durante siglos, al grado de ser una institución que perduró miles de años.

Si nos remontamos a la época de la conquista, los aztecas en la Nueva España sufrieron grandes abusos por parte de los españoles, y en el resto de América Latina las comunidades europeas que se concentraron en distintas partes del continente, obligaron a los indígenas a realizar labores de gran esfuerzo, tras lo cual se edificaron grandes construcciones que actualmente se encuentran en distintas partes de América.

Es hasta el siglo XIX, posterior al a Segunda Guerra Mundial cuando las Naciones Unidas[1] se dedicaron a eliminar las diversas formas de esclavitud que se habían presentado ya en todas las partes del mundo, no solo antiguo sino moderno.

Con estas acciones, en 1948 con la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se comenzó a regular la vulneración a los derechos humanos de todo ser humano, por lo que se consagra la prohibición de ésta: “Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas”.[2]

 Sin embargo, no es suficiente que se consagre en esta declaración, leyes, convenciones, tratados y demás instrumentos regulatorios cuando aún en el siglo XXI se sigue proliferando esta figura, que si bien aparece como algo remota no deja de existir en todas las partes del mundo.

imagesSe han escrito muchos libros sobre la esclavitud moderna, se ha elaborado reportajes que nos muestran la verdadera cara del a moneda, se lucha porque cada día deje de existir, sin embargo, no basta. Incluso uno de los libros que abordó claramente la esclavitud fue sin lugar a dudas, el “Libro negro del marcas” cuyas páginas cuentan desgarradoras historias de sufrimiento humano detrás de las grandes marcas que se consumen diariamente y que nunca mostrarán la realidad detrás de grandes productos, que conllevan la sobreexplotación no solo de gente adulta, sino de niños que día a día tienen que ser forzados a trabajar largas jornadas de trabajo con salarios que no llegan a ser ni los mínimos y bajo condiciones completamente deplorables, esclavitud moderna.

¿Pero cómo vamos a hablar de esclavitud, sin tener claro el sentido de ésta? Es por eso que citamos textualmente la definición que le da la Corte Penal Internacional, al catalogarla como un crimen de lesa humanidad: “…Por “esclavitud” se entenderá el ejercicio de los atributos del derecho de propiedad sobre una persona, o de algunos de ellos, incluido el ejercicio de esos atributos en el tráfico de personas, en particular mujeres y niños…”[3]

Así como la definición del Convenio sobre la esclavitud, que nos indica en su artículo primero lo siguiente: la esclavitud es el estado o condición de un individuo sobre el cual se ejercitan los atributos del derecho de propiedad o algunos de ellos.

En ambas definiciones se tiene claro el sentido de propiedad de la persona esclavizada, por otra a la cual pertenece. Entonces entendemos que la esclavitud es el sometimiento de una persona, bajo la calidad de propiedad por otra persona a la cual le pertenece.

Entendido lo anterior, tenemos claro que cualquier forma de esclavitud implica forzosamente graves violaciones a los Derechos Humanos de las personas que son sometidas.

¿Podemos hablar de esclavitud, aún en pleno siglo XXI? Sin lugar a dudas sí, dado que es uno de los grandes problemas presentes actualmente, que sin importar la existencia de un marco legal regulador y que se encuentre prohibida a nivel mundial sigue siendo una problemática que nos aqueja a todo a nivel mundial, no solo (lleva acento porque no se refiere a solo de solito) se trata de unos cuantos países tercermundistas, también se configura en países “desarrollados”. Y aún con todo lo que se sabe acerca de este tópico y de su regulación, podemos ver que no se respeta la vida digna de las personas que son tratadas como esclavos,

México no se queda atrás en este tema, recientemente un caso que sacudió a la comunidad mundialmente, fue el acontecido en los campos agrícolas de San Quintín, Baja California. Uno de los mayores campos agrícolas de México, que evidenció lo que es el país verdaderamente, que siempre trata de ocultar todo con grandes cortinas de humo, el país que poco se enorgullece de sus raíces indígenas, evidenció una vez más que esta fuerza indígena es a la que más se le vulneran sus Derechos Humanos.

¿Se le considera trata de personas o esclavitud a lo acontecido en San Quintín, ¿Baja California, México? Si bien, La Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados señaló[4] que a estos hechos se les catalogaba como trata de personas, para nosotros tiene grandes implicaciones de esclavitud, ya que los jornaleros trabajan alrededor de 12 horas diarias, sin alimento, sin prestaciones, bajo condiciones insalubres y lo peor de todo, con un salario que no llega ni al mínimo, simplemente dos cientos pesos por esas largas jornadas e incluso a alguno no se les pagaba por las labores que realizaban. Esta sobreexplotación de trabajo no sólo se presentó en hombres y mujeres, lo peor del caso es que también se encontraban niños que sufrían las mismas condiciones laborales.

México, a pesar de formar parte de la Convención Relativa a la Esclavitud[5], cuyo objeto es suprimir la esclavitud y la trata de esclavos no respeta lo que indica la presente convención, la misma también estable que los Estados que formen parte de ella, velarán en todo momento por la erradicación de la esclavitud, estableciendo medidas y brindando un marco regulatorio a fin de proteger los intereses de toda persona que sea sometida o tratada bajo condición de esclavo. Sin embargo, no sólo no se respeta lo antes mencionado, sino que no se ha hecho nada al respecto, dejando en indefensión a todos los jornaleros que están sufriendo estos abusos por parte de grandes trasnacionales que sin importar las condiciones bajo las cuales se encuentran laborando siguen abusando de ellos.

Al hablar de esclavitud en este caso, no estamos exagerando es una condición real, que se encuentra presente en nuestro México, pero por la que también se está luchando, que se trata de combatir todos los días.

“…En el contexto de México como el decimoctavo país en el ranking mundial de la esclavitud (de acuerdo con el Índice global de esclavitud, México es primer país de América en este rubro y tiene al menos 266 mil personas que son víctimas de esclavitud, siendo los tres principales sectores donde se presentan estas prácticas el agrícola, el minero y el turístico: “Esclavitud aún en 2015: México tiene el índice más alto en América Latina…”[6]

Las cifras revelan grandes deficiencias en materia de derechos humanos, las graves vulneraciones que se viven cotidianamente y que no es suficiente con suscribir convenios que no se van a llevar a cabo para proteger los derechos de las personas que forman parte de éstos Estados.

México también forma parte de la Convención Suplementaria sobre la Abolición de la Esclavitud, la Trata de Esclavos y las Instituciones y Prácticas Análogas a la Esclavitud y Protocolo para modificar la Convención relativa a la Esclavitud firmada en Ginebra, Suiza, el 25 de septiembre de 1926. De los cuales no se actuado al respecto para erradicar totalmente la esclavitud, y esto se debe en gran medida a que los campos agrícolas se encuentran en manos de las grandes esferas del poder político que impide la aplicación y regulación adecuada, sin importar que por los intereses de grandes empresarios se deje a la deriva a miles de jornaleros explotados y esclavizados.

Pero sobretodo, encontramos grandes deficiencias en cuanto a la protección de los derechos de los menores, que igualmente son explotados y obligados a trabajar largas jornadas de trabajo, abusos sexuales sufridos por la mayoría de las mujeres campesinas, y demás condiciones de alrededor de 80 mil jornaleros; y ¿Todavía nos atrevemos a negar las más que claras condiciones de esclavitud de un país que se muestra orgulloso de ser uno potencia emergente y en vías de desarrollo?

Tras diversas peticiones de parte de los “trabajadores”, tanto a autoridades patronales como gubernamentales, los jornaleros decidieron alzar la voz manifestándose con un paro de labores el martes 17 de Marzo[7],  pero la respuesta del gobierno fue represiva sin importar la exigencia de cerca de 35 mil jornaleros que lo único que exigían eran mejoras salariales, respeto a sus derechos humanos, incremento en su salario, etc. Peticiones que un gobierno debe cumplir para cada uno de sus ciudadanos.

[1] (Organización de las Naciones Unidas, 2004)

[2] Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 4.

[3] Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Artículo 7.

[4] (Quadratín, 2015)

 [5] (Nación., Suprema Corte de Justicia de la Nación, 2011)

 [6] (Sánchez., 2014)

 [7] (comienzo”, 2014)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s