Sobre Muertos y Dioses

Por Ernesto Jiménez

No puede concebirse a la humanidad sin tener presente a la religión, a través de los siglos y en diferentes culturas se han creado y deificado a bastantes y muy diversos personajes, animales y cuerpos celestes. Es una condición natural del ser humano el encontrar respuestas para aquello que no logra entender, tener la esperanza de la vida en manos de alguien más y de esta manera disfrutar su estadía, dejando aún lado las preocupaciones a sus dioses.

14625247_851129455023588_878693685_n.jpgSin embargo, ciertas culturas han encontrado empatía en los dioses de otras e incluso rasgos semejantes sin siquiera haber tenido contacto entre sí. Las conquistas efectuadas por los países europeos en América son un claro ejemplo de lo dicho anteriormente, sin embargo no fueron únicamente los conquistadores quienes introdujeron parte de su cultura al continente americano, los negros provenientes de África y sus descendientes contribuyeron también en gran medida al mestizaje producido en el Caribe y al intercambio cultural, que dio como resultado algunos de los sistemas mágico religiosos con mayor trascendencia a nivel mundial.

La santería, regla de palo, vudú o candomblé encierran una concepción del mundo y del hombre mismo, proveniente del hartazgo  y la condición de esclavos de los negros, en el cual se valorizan la relación con otras personas y con las causas mismas de la muerte. Sin dejar de lado que son el resultado más sobresaliente del intercambio cultural producido durante 500 años, a causa de las migraciones a través del océano Atlántico y que tienen como finalidad acercarnos a estados de conciencia honestos y culturalmente creadores, alejados sobre todo, de la charlatanería y el comercialismo.

14642826_851129481690252_1735772365_nSobre muertos y dioses, libro editado por Gedisa, trata precisamente el tema de los sistemas mágico-religiosos que se apoderaron de las islas en el Caribe y que podo a poco fueron tomando demasiada importancia y extendiéndose, sin dominar el continente, pero sí con una presencia importante  y un prestigio bastante elevado. Joel James Figarola fue un intelectual  cubano, destacado como  ensayista, historiador e investigador; fundador y director de la casa del Caribe.

En este libro, nos ofrece dos ensayos: el primero de ellos “Indagaciones sobre dioses y muertos”, está encaminado hacia el reconocimiento de estos sistemas religiosos, su importancia, ubicación y principales elementos y diferencias entre sí.  En Cuba, por ejemplo, están presentes cuatro cultos sincréticos: La santería o regla de ocha, siendo este el de mayor jerarquía; la regla conga o regla de palo monte, presumiblemente originaria de Angola; el vudú, muy diferente el cubano al practicado en Haití o en República Dominicana y por último se encuentra el espiritismo de cordón que originalmente solo se practicaba en la parte oriental de Cuna, pero debido al intercambio cultural en la actualidad ha sido identificado en algunas regiones de las Antillas e incluso en partes de Veracruz, México.

El segundo ensayo, titulado “El principio de Representación múltiple” se trata el tema de la espesa gama de creencias, liturgia y poesía, conformada por los sistemas mágico-religiosos cubanos. El tema abarca desde las entidades divinas plastificadas  en forma humana para su culto, hasta las múltiples formas de nombrar un mismo elemento, ya sea místico o ritual.

En la regla de ocha, por ejemplo,existen 16 representaciones antropomórficas de Yemayá, la diosa de las aguas saladas; más de 20 representaciones humanizadas de Eleguá, el oricha de los caminos; Changó es identificado como dios del tambor, el trueno, el rayo, la unidad bravía y es concebido indistintamente como hombre y mujer, siendo una de las entidades con mayor número de acepciones adjudicadas.

Sobre muertos y dioses, del escritor Joel James Figarola, ofrece una ruta hacia el descubrimiento de los sistemas mágico-religiosos cubanos, sus principales características, diferencias y semejanzas entre sí y la evolución y el alcance que han logrado gracias al intercambio cultural, pues es este quien se ha encargado de enriquecer y al mismo tiempo expandir las costumbres y el pensamiento a lo ancho y largo del globo terrestre.

14625268_851129495023584_143236397_nNo podemos olvidar que el intercambio cultural al que fue expuesto el continente americano lo encamino hacia el encuentro de nuevos pensamientos, costumbres y sobre todo religión, esta última llegó a tomar algunos aspectos simbólicos (fechas y rituales) para encajar de mejor manera y anclarse firmemente en un pensamiento que no se encontraba del todo convencido para aceptarlo, sin embargo, gracias a dicho intercambio cultural, la religión tomó tintes diferentes y se arraigó de fiera manera en un territorio hasta antes desconocido para ella, al grado de convertirlo en una de sus principales creadores de creyentes, a su manera, con su idiosincrasia y sus tradiciones, pero con el pensamiento traído desde terrenos ajenos.

 Antes de despedirme, quisiera agradecer a editorial Gedisa por haberme proporcionado el material necesario para llevar a cabo este trabajo, y al lector lo acompaño hasta la puerta de un tema tan desconocido como atrayente, su labor será traspasar el umbral  de una lectura antropológica altamente recomendable.

Que disfruten su lectura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s