Adopción Internacional

Por Melanie Patricia González Pérez

images-1La adopción Internacional juega un papel importante ya que México presenta un alto índice de niños abandonados a consecuencia de crisis económicas o catástrofes naturales, postergación de la maternidad, la interrupción legal del embarazo, el mayor acceso a métodos anticonceptivos y el incremento de parejas y matrimonios entre personas del mismo sexo que repercuten en el tema de la adopción, así que es esencial mejorar el sistema jurídico mexicano sobre todo para optimizar la protección al menor que por alguna circunstancia no está con sus padres.

Para entender mejor, debemos decir que existen dos tipos de adopción; la adopción plena, la cual crea un vínculo de parentesco entre adoptante, adoptado y parientes del adoptante y se derivan de éste vínculo relaciones que resultan de la paternidad y filiación legítima irrevocables e impugnables equiparable al consanguíneo. El adoptado pierde todo vínculo de parentesco respecto de la familia biológica y lleva los apellidos del adoptante, y la adopción simple que implica sólo el parentesco entre adoptante y adoptado generando derechos y obligaciones sólo entre éstos. Permite ser revocada restituyendo todo al estado en que estaban las cosas antes de la adopción.

adoptar-un-nino-en-el-extranjero_referenceOtro tema importante es el interés superior del menor que, además de ser un concepto jurídico indeterminado, es el concepto de mayor importancia porque podemos decir que es un mecanismo de protección al menor y, depende del caso en concreto, se decidirá por lo que sea más beneficioso para el menor en cuestión, significa tomar en cuenta las necesidades del menor en relación a la sociedad en la que vive y la cultura en la que se desenvuelve.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación se ha pronunciado al respecto con la Tesis: P/J 8/2016 (10a.), Publicada el viernes 23 de septiembre de 2016 10:32 h, Acciones De Inconstitucionalidad (Jurisprudencia (Constitucional)):

ADOPCIÓN. EL INTERÉS SUPERIOR DEL MENOR DE EDAD SE BASA EN LA IDONEIDAD DE LOS ADOPTANTES, DENTRO DE LA CUAL SON IRRELEVANTES EL TIPO DE FAMILIA AL QUE AQUÉL SERÁ INTEGRADO, ASÍ COMO LA ORIENTACIÓN SEXUAL O EL ESTADO CIVIL DE ÉSTOS.

El punto fundamental a considerar en una adopción es el interés superior del niño, niña o adolescente, con la intención de que éste forme o se integre en una familia en la cual reciba afecto, cuidados, educación y condiciones adecuadas para su desarrollo, derechos todos inherentes a su persona. La idoneidad de las personas para ser consideradas para adoptar debe atender únicamente a la posibilidad de brindar cuidado y protección al menor de edad, para incluirlo a una familia, y no puede atender, de manera alguna, a la pertenencia a un tipo de familia por un tipo de estado civil (soltero, casado, en concubinato, en sociedad de convivencia), ni por cierta orientación sexual. Pertenecer a un estado civil en particular en modo alguno pone en riesgo, por sí mismo, el interés superior del niño, niña y adolescente, puesto que cualquier persona en lo individual y cualquier pareja del mismo o distinto sexo deben ser consideradas en igualdad de condiciones como posibles adoptantes y lo que debe ser tomado en cuenta en dicho proceso es si la persona o personas cumplen con una serie de requisitos esenciales para ser consideradas como adoptantes, es decir, si cuentan con las características, virtudes y cualidades para brindarle una familia a los menores de edad. Dentro de dichos requisitos esenciales no puede figurar el tipo de unión civil al que pertenezcan los posibles adoptantes, ni la orientación sexual de éstos, pues estas circunstancias no inciden en su idoneidad para brindar a los niños, niñas y adolescentes una familia en donde éstos se desarrollen integralmente. En ese sentido, es insostenible la interpretación -implícita o explícita- en el sentido de que la homosexualidad de los adoptantes implica una afectación al interés superior de los menores adoptados.

Hablando del ámbito internacional, la cooperación constituye un medio de reparto de responsabilidades entre los Estados que tienen el fin común de perseguir el respeto a los derechos fundamentales, en el caso de la adopción internacional, del niño y el interés superior del menor. Complementariamente el principio de cooperación internacional está conectado con otros principios como el control de las formalidades, la intervención de autoridades competentes, la igualdad en el trato, entre otros.

La Convención Interamericana sobre conflictos de leyes en materia de adopción de menores es uno de los instrumentos internacionales más importantes y sus aspectos esenciales son:

Ámbito personal o material: La Convención se ocupa de conflictos de leyes en materia de adopción de menores y se aplica a la adopción de menores bajo las formas de adopción plena, legitimación adoptiva y otras afines (que equiparen al adoptado a la condición de hijo) cuya filiación esté establecida legalmente, cuando el adoptante tenga su domicilio en un Estado parte y el adoptado su residencia habitual en otro Estado parte.

Ámbito espacial: Es un convenio inter partes, el domicilio y la residencia habitual de adoptante y de adoptado deben estar dentro de algún Estado parte.

  • Estados que han firmado y ratificado: Belice, Brasil, Chile, Colombia, Honduras México, Panamá y Uruguay.
  • Estados que han firmado pero no ratificado: Ecuador, Haití, Paraguay, República Dominicana y Venezuela.

Ámbito temporal: El convenio entró en vigor el 26 de Mayo de 1988 y regirá indefinidamente. México lo firmó el 2 de Diciembre de 1986, lo  aprobó el Senado el 27 de Diciembre de 1986 y se publicó su aprobación el 6 de Febrero de 1987; el 11 de Febrero de 1987 se ratificó, se promulgó el 1° de Julio de 1987, se publicó el 21 de Agosto de 1987 y entró en vigor por ratificación el 26 de Mayo de 1988.

imagesEn nuestro país, se ha comenzado a cambiar, por ejemplo, la definición de matrimonio, el Estado de Coahuila hace referencia a tratados suscritos y ratificados por el Estado mexicano y aplicando en lo conducente el Código Civil para el Distrito Federal reconociendo el matrimonio homosexual y sus derechos, pero la regulación es dispersa y presenta ambigüedad con sus excepciones pues el país cuenta con 33 Códigos Civiles y otros tantos de Procedimientos Civiles. En general, podemos decir que hay armonía con los criterios internacionales pero aún estamos rezagados en temas como la adopción por personas del mismo sexo aunque, en la tesis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tocan el tema sin estar debidamente regulado en ordenamientos normativos.

Mónica González Soto, dice que el aspecto primordial requerido en la adopción es la garantía del interés superior del menor por parte del Estado porque de cualquier decisión legislativa se crea una política pública encaminada a una dirección pero, ¿hacia dónde? es la pregunta realmente importante que tiene una respuesta diversa según el contexto del que estemos hablando.

Considero que todas las personas tienen derecho a formar una familia sin importar el sexo o preferencias, sin embargo, en un país como México es una realidad lejana aunque exista legislación al respecto, pues gran parte de la sociedad conserva un pensamiento tradicional sobre el concepto de familia y probablemente no acepten el nuevo que incluye a personas del mismo sexo, pero quizá en algunos años el paradigma social cambie con ayuda también del campo internacional porque es importante para cumplir con el principal objetivo que es la protección de los menores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s