La importancia de El Paso, Texas y Nuevo México

Por Diana Samanta Robles Flores

new-mexico-museum-of.jpgLa situación que hoy en día enfrenta la frontera norte no es algo nuevo para los mexicanos. En efecto la frontera es a la vez la barrera para el flujo de mercancía y el capital; la frontera es a la vez la barrera para el flujo humano de trabajadores migrantes; una abstracción del sueño americano y de repulsión para los que sufren o condenan la violencia cotidiana que se le asocia a esta. Y esta ambigüedad de la frontera norte tiene una explicación puesto que es la más larga frontera existente entre el subdesarrollo y el desarrollo, entre la pobreza y la riqueza. Hablar de esta frontera es hablar de violencia, de violaciones a los derechos humanos, de discriminación, sufrimiento y muerte. En esta problemática de la frontera norte las políticas migratorias de amos países afectan no solo a la población migrante de la frontera misma sino también de los migrantes indocumentados.

La importancia de la vecindad geográfica de Estados Unidos con México, ha sido una determinante de gran peso en la estructuración espacial de la economía y de las redes de poder, sobre todo en los tiempos recientes en los que se ha confirmado la imposición de un modelo económico neoliberal, que se materializó por medio de diversos tratados comerciales, tales como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) firmado el primero de enero de 1994. El programa maquilador, bien se puede afirmar, constituyó una impronta del modelo neoliberal en esta región del país, pues la dinámica económica y política que se estructuró a través del mismo, supuso, al momento de su implantación, un amplio margen de ventaja frente al resto del país, que todavía se encontraba bajo el esquema del modelo de sustitución de importaciones.

La cada vez más estrecha relación entre los dos países ha influido en la conformación de redes de poder político y económico específicas en ambos lados de la frontera norte, a esto hay que agregar que este espacio económico binacional, no es homogéneo en su estructura, por lo que es posible ver que existen distintas ciudades jerarquizadas, con diferentes funciones y relaciones geográficas con otras ciudades tanto de un lado como del otro de la frontera. El caso de estudio que nos interesa por su importancia, es la dinámica espacial binacional en Ciudad Juárez y El Paso, Texas. Es una escala de análisis local, sin embargo, habría que agregar que existe la emergencia, en esta dinámica y sobre todo en años recientes, de un nuevo actor político y económico en este espacio binacional, que es el Estado de Nuevo México.

“Si bien Texas es el estado limítrofe que comparte más de la mitad de la frontera con México, para el caso del estado de Chihuahua existe la presencia de Nuevo México, con el que tiene una colindancia importante. Así, las relaciones políticas, económicas y sociales de Ciudad Juárez, como la principal ciudad fronteriza de Chihuahua, no se constriñen únicamente a Texas, sino que en las últimas décadas ha habido un acercamiento al estado de Nuevo México, sobre todo a partir del fortalecimiento de las relaciones binacionales por medio de la firma de tratados como el TLCAN, o las firmas de asociaciones locales de alcaldes fronterizos, entre otros.” [1]

new-mexico-taos-pueblo.jpgSin embargo, existen antecedentes que permiten afirmar que, en una escala local, es decir en la lógica de la producción del espacio fronterizo, los actores sociales más importantes de la región de Paso del Norte, también son un antecedente de la aproximación entre Nuevo México y Chihuahua.

“Para explicar la producción de esos espacios ligados a procesos productivos específicos, en la frontera México-Estados Unidos, donde el territorio ha adquirido una valorización material en la que el capital busca aprovechar las potencialidades y ventajas de la vecindad geográfica de México con Estados Unidos, habría que entender el desarrollo de corredores industriales, que han constituido la parte más visible en esta reconfiguración espacial en la frontera norte.”[2] Su producción espacial obedece a distintos intereses, entre los que destacan la existencia de infraestructura para el desarrollo de las actividades económicas; los recursos tecnológicos y la presencia de la fuerza de trabajo.

El factor de la distancia ha sido una de las ventajas más atractivas para el desarrollo de dichos corredores industriales en la frontera. Por lo tanto, estos nuevos circuitos económicos se afianzan más en los tratados comerciales binacionales y la estructuración de nuevos marcos jurídicos que permitan una mayor integración de ambos territorios, obviando muchas veces la frontera. Desde esta perspectiva existen distintos corredores industriales en la frontera norte. El de nuestro interés es el del centro o mejor llamado Camino Real Economic Alliance, que está constituido por siete ciudades ubicadas a lo largo del Antiguo Corredor Camino Real: Las Vegas, Santa Fe, Albuquerque, Las Cruces y El Paso, del lado estadounidense, y Ciudad Juárez y Chihuahua del lado mexicano.

500px-Las_Cruces.jpgEl estado de Nuevo México, históricamente había estado ligado con la ciudad de Chihuahua, por el Camino Real que conectaba a esta última y Santa Fe como uno de los puntos septentrionales de la Nueva España. Este camino tenía un punto intermedio de descaso que era el pueblo de Paso del Norte (hoy Ciudad Juárez). Sin embargo, con la independencia y la separación de Texas, el estado de Nuevo México, definió su rumbo de forma distinta al resto de los estados de la unión americana. Compartiendo rasgos fuertemente culturales con México, pero a su vez manteniendo una distancia del mismo por mucho tiempo. Nuevo México, frente al contexto de la globalización y de la división internacional del trabajo, ha buscado los medios para aprovechar el nuevo esquema de reproducción capitalista en la región, el cual ha sido ampliamente aprovechado por su vecino, Texas. Es en esa búsqueda, en la que el estado de Nuevo México se inserta en los grandes proyectos de mega infraestructuras fronterizas, produciendo espacios de poder concretos en la región de Paso del Norte. Así en el contexto de la Geografía Política espacial de la región de Paso del Norte, Nuevo México ha formado alianzas de poder con otras ciudades, como la capital del estado de Chihuahua. Esta alianza Chihuahua capital-Nuevo México, confronta su poder económico y político con otros grupos de poder en desventaja, como la elite tradicional de Ciudad Juárez y los industriales de El Paso, Texas.

[1] Aboites, 1994,https://revistas.ucm.es/index.php/AGUC/article/viewFile/…/30879

[2] Bermudez, 1966, http://www.comunidadandina.org/bda/docs/ve-int-0001.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s