Inside Job

Por Karla Waleska Esquivel Olivares

Es un documental del 2010 sobre la crisis financiera del 2008, su director Charles Ferguson.

inside-job-still.jpgIntroducción, el sistema financiero iba en aumento, se desregularizaba el sector por influencias políticas, mientras que se emitían recomendaciones de solidez sobre dicho sistema.

El problema y tema central es la venta de los CDO’s referenciados a los créditos subprime, en el mercado de derivados cuya clasificación era cuestionable, pues al ser clasificados como inversiones seguras se podían vender sin calcular los riesgos.

Es decir que se clasificaban conjuntamente para ocultar el riesgo y así venderlos como clasificación AAA y esto significa que eran casi tan confiables como los bonos de Estado y así aumentar su venta simulando un bajo riesgo. Se cree que muchas entidades bancarias, calificadoras y grandes fondos de inversión, tenían comprometidos sus activos en hipotecas de alto riesgo.

Se les dio el término subprime o de alto riesgo debido a que eran hipotecas adquiridas por personas con escasa solvencia, es decir el riesgo de impago era alto. Cabe sumar a éste hecho el enorme apalancamiento que hubo con estas hipotecas, ya que como todo el mundo piensa, las casas son un bien que se valoriza con el tiempo, las personas decidieron utilizar las hipotecas como un puente para obtener otros créditos hipotecarios.

jb2_x-rmshs-movieposterEl panorama reflejaba préstamos hipotecarios sin la prevención de que estos fueran a ser pagados, las agencias de rating calificaban dichas acciones como poco riesgosas lo que provocaba un desato en los inversionistas, pero al parecer nunca pareció sospechoso que tras la desregularización del sector financiero aunado a extrañas opiniones emitidas por académicos sobre la solidez de dichas hipotecas y la participación de estas agencias, pues las inversiones se dispararon. Esto debido al interés económico por parte de los que pactaban los contratos.

Por su nombre en inglés, los  credit default swaps, son operaciones que requieren inicialmente un mínimo de 10’000,000 de dólares para operarse, para el año 2008 el monto alcanzo los 65 billones de dólares. Se operan desde 1990, pero se conocieron tras la crisis del 2008. En éste contrato el inversionista se obliga al pago de una prima y a cambio, al no cumplirse la obligación de deuda, recibe un premio. Debido a las calificaciones dadas por calificadoras como Stadard and Poor’s, a los créditos hipotecarios y a los paquetes de obligaciones hipotecarias y aún peor, a los paquetes referenciados a paquetes sobre obligaciones hipotecarios; para los banqueros resultó un paraíso, que poco después es costaría la quiebra.

Al crear hipotecas tan accesibles, la gente podía adquirir una casa a cambio de nada, estás hipotecas se vendían como inversiones de poco riesgo, y con una alta tasa de interés, aumentaron los costos de las hipotecas, pero nada era real, eran ingresos “creados”, los llamados “tratos basura”.

A finales del 2008, explotaba la crisis financiera. Los prestamistas ya no podrían vender sus “hipotecas basura” empaquetadas a los bancos de inversión, debido al aumento potenciado de la tasa de interés por la FED, ya que se presentaba un entorno de inflación.

Los titulares de dichas hipotecas se verían en problemas al cesar en los pagos de sus créditos debido al aumento del desempleo, provocando una drástica caída en el precio de la vivienda. Los pasivos gravados en los contratos hipotecarios, eran el doble o triple del valor del activo obtenido en crédito, si en condiciones normales de la economía, un crédito representa un pago a futuro mayor al valor del activo, sumándole las altas y crecientes tasas de interés y la devaluación de las viviendas, lo hacían potencialmente peligrosas. Por ejemplo el índice de la vivienda en la bolsa de valores estadounidense cayó un 40 % para el 2006.

Cuando quiebra el cuarto banco de inversión,  el 17 de septiembre del 2008 tanto el gobierno de Estados Unidos, como la Reserva Federal tuvo que llegar a un acuerdo para rescatar a la mayor aseguradora del mundo, American Internacional Group (AIG), con un préstamo de 85.000 millones de dólares.

El 4 de Octubre del 2008, el presidente Bush, firmaba un rescate de 7oo mil millones de dólares.

Considero que la actuación del gobierno de Estados Unidos fue la única salida a tan inminente crisis. Con lo que difiero es como la falta de investigación a las agencias de rating como a personas que sostenían la solidez del sistema y los bancos de inversión que pareció no previeron el rebote que tendría la gran cantidad de préstamos hipotecarios que concedieron.

De hecho el, en ese momento, presidente de Standard and poor’s, Deven Sharma, dijo que la caída del sector hipotecario había sido un hecho totalmente imprevisto, pero varios académicos sospecharon de la omisión de éstos riesgos, ya que en varios periódicos se publicaron alrededor de 3,000 artículos donde incluso ya se mencionaba el término crisis sub prime.

Muchos culpan al gobierno de los Estados Unidos, pero específicamente a la Reserva Federal por el incremento de las tasas de interés, ya que el aumento de la tasa de interés fue lo que levantó sospechas acerca del sector hipotecario, lo que en términos económicos trajo una falta de liquidez por parte de las entidades bancarias para solventar sus obligaciones, fueron los primeros en caer, posteriormente caería también el sector de la vivienda.

Otros culpan a los banqueros e inversionistas especuladores, ya que económicamente o financieramente, los  credit default swaps,  no tienen ninguna connotación, son simpes contratos por los cuales se apuesta acerca del mercado financiero, podemos decir entonces, que lo que orilló a los bancos a realizar éstas operaciones fue el bajo riesgo de pérdida, ya que ellos pagaban si los bonos con calificación AAA fallaban, lo que en teoría, nunca pasaba, por el otro lado, los inversionistas siguieron las tendencias al ver éstos productos ser una fuente de especulación y de ganancia alta, pero sumiendo, en teoría un alto riesgo, ya que apostaban a que los bonos AAA no fueran pagados.

Así, entre banqueros e inversionistas se fue construyendo la burbuja especulativa, persiguiendo ambos actores, por propia cuenta su mayor beneficio.

Bibliografía

  • Charles Ferguson. Inside Job . 2010
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s