El beso, lenguaje sin palabras

Por Veida Joana Medina Flores

Besar es el acto de tocar algo con los labios, generalmente a otra persona. Un beso es un acto que puede darse de muchas formas, en distintos lugares y con diversos propósitos, dependiendo de la situación, de los actores involucrados y de otras instancias, como el país y la cultura. En la cultura occidental es tan importante que forma parte de nuestra vida cotidiana y nuestra ideología. Ha sido objeto de exaltación en el arte como lo demuestra la escultura de Auguste Rodin El beso (1890), la pintura de Magritte Los amantes (1928), El beso de Picasso (1969) y la obra de Gustav Klimt El beso (1907-1908).

El beso es una forma de diálogo, una forma de comunicación a través de la que se expresan diversos elementos. Su interpretación depende del contexto, la persona, determinantes sociales, culturales, sexuales, religiosos, etcétera.

unknown-1Para abordar el tema, es necesario, en primer lugar, explicar la relación entre el lenguaje no verbal y el beso. Los humanos tenemos varios tipos de comunicación no verbal. Por ejemplo, la multitud de signos: imágenes sensoriales (visuales, auditivas, olfativas, etc.), sonidos, gestos, movimientos corporales, entre otros. Gracias al lenguaje no verbal podemos radiar gran cantidad de información a otras personas por medio de un gesto, un silencio, una mirada, un beso, una postura, etcétera.2 La comunicación no verbal se utiliza, entonces, en la interacción social cotidiana para saludar, presentarse, pedir perdón, felicitar, agradecer; en la estructura de la comunicación para pedir turno de palabra, que se repita algo, o que se hable más alto, sólo por citar algunos ejemplos. De acuerdo con lo anterior, el beso es un lenguaje no verbal porque es una vía de comunicación donde los actores emiten un mensaje.

Para entender por qué el beso es una forma de lenguaje emotivo y, por tanto, no verbal, es necesario explicar este concepto. Según el diccionario de la Real Academia Española,  emotivo es lo perteneciente o relativo a la emoción, que produce emoción y es sensible a las emociones.

Generalmente, distintas áreas del cuerpo tienden a trabajar unidas para enviar el mismo mensaje: “Transmitimos una buena cantidad de información a los demás por medio de nuestras expresiones faciales, nuestras posturas corporales y la distancia física; en realidad, con frecuencia nuestros cuerpos envían mensajes emocionales que contradicen a nuestras palabras”.2

De acuerdo con lo anterior, el lenguaje emotivo no verbal va más allá de las palabras y permite expresar sentimientos y el verdadero estado interior.  Está claro que el beso es un lenguaje emotivo no verbal que puede transmitir afecto, emoción, atracción, felicidad, placer, amor, compromiso, respeto y demás. En efecto, en el sondeo realizado, el 100% de los encuestados explicó que el beso comunica sentimientos de atracción, amor, gratitud, afecto, emoción, alegría, gusto, cariño y compromiso. Es decir, todos ellos aspectos de carácter emotivo.

El lenguaje no verbal es en parte innato, en parte imitativo y en parte aprendido. Rafael Echeverría sostiene que: “tenemos costumbres distintas, formas diferentes de ejecutar el cortejo, de alimentarnos, de vivir en familia, etcétera. […] Los franceses, los chinos, los somalíes, los mexicanos, son diferentes porque pertenecen a diferentes sistemas de lenguaje”.3 Es decir, que así como las lenguas varían de una cultura a otra, los lenguajes no verbales también. Ejemplo claro de ello es que no en todas las culturas el beso es igual ni significa lo mismo. El significado del beso es muy distinto para los habitantes de Nueva Zelanda, Tahití, Australia, los somalíes de África, los esquimales y los papúas de la región de Bosavi. Téngase por ejemplo, los besos de madre a hijo entre los papúas son en la boca; para nosotros, los besos en la boca suelen darse a aquellas personas con los que mantenemos una relación sentimental. En cambio, nuestras madres al igual que las madres kukukuku y woitapmin besan a sus hijos en las mejillas.  Este beso también es muy común para nosotros con amigos, personas conocidas y personas que apenas nos acaban de presentar.

doisneau-el-beso-que-nos-enamoro-a-todos.jpgEl beso tiene distintas lecturas según varios factores sociales. En la tribu de los kukukuku los hombres no se besan entre sí, porque si lo hacen tienen la creencia de que después de que lo hagan no van a poder combatir a otros hombres. En México, los hombres tampoco se besan en público, pues es una acción asociada a la homosexualidad. Sin embargo, está permitido en el caso de los heterosexuales besarse en público o privado. En Japón, los amantes únicamente se pueden besar a escondidas. Además, no todos los besos se dan en la boca. Entre los romanos era de pésimo gusto besar a las personas en presencia de otras.

 Otro aspecto social y cultural que interviene en el significado e interpretación del beso es el género. Al parecer, la interpretación del beso también varía entre hombres y mujeres. En nuestro sondeo el 100% estuvo de acuerdo en que el género femenino suele otorgar al beso un significado de emoción, cariño y amor. Para el género masculino, el significado puede ser algo superficial, no mezclan sentimientos y lo pueden hacer por diversión. A este respecto, es interesante mencionar que los tres grupos, jóvenes, adolescentes y adultos, manifestaron esta polarización en la interpretación del beso según el sexo de quien besar.

Por otro lado, contrario a lo que podría pensarse, no en todas las culturas se besan con la boca. Entre los lapones, los esquimales, en la región indochina-maya, en Madagascar, en Nueva Guinea y en las islas de la Polinesia el beso se da frotándose las narices. En el lenguaje de los esquimales besar significa oler.  En Polinesia, ubicado en el continente Oceánico, la forma de besar es similar a la de los esquimales. Las chicas besan a sus parejas pegando su nariz y aspirando durante unos instantes, pero nunca besan a sus amantes en la boca.

El acto de besar tampoco es universal. En algunas tribus no se besan porque lo consideran un peligro, pues en la antigüedad creían que el alma se les podía escapar por la boca. Así como nosotros y muchas culturas besamos para saludar, en otras tienen costumbres extrañas para saludarse, por ejemplo, entre los biami se saludan agarrando el escroto y, con un movimiento de abajo hacia arriba se acarician los testículos y el pene. Este saludo hasta hace poco también era común entre los daribi. En ésta tribu su saludo no sólo es acariciar los testículos y el pene, a las mujeres se les tocan los pechos. En la tribu de los chimbu, localizada en las altas tierras de Nueva Guinea, el saludo es tocando el ano del otro, después, se lleva la mano con la que tocó el ano a la boca.  En las tribus de Hagenberg todo aquel que quiera exponer un deseo apremiante hacen este tipo de saludo. Las madres de las tribus de bosquimanos y waika saludan a sus pequeños acariciándoles el pene y el escroto. Un saludo amistoso entre los shibarioteri es abrazar la pierna del otro y sentarse al lado de la persona. Los de la aldea de Niyayobäteri saludan cogiendo la cabeza del otro para restregarla con su frente.

Otro ejemplo de que no en todas las culturas el beso se da como saludo ni es una forma de establecer contacto con alguien o algo. Es que entre los waikas el saludo de bienvenida es a distancia con una serie de señas. Agitan las manos, muestran frutos cuando los tienen en la mano y, finalmente gritan “shori” que significa cuñado o “nohi” que significa “mi amigo”. En la Sierra de Parima tienen el mismo saludo lo único deferente es la palabra “nofi” en lugar de “nohi”. 4

Es indudable que las variantes culturales, sociales, religiosas y personales mostradas aquí dan cuenta de que, en efecto, el beso es un tipo de lenguaje no verbal que puede emitir un muy variado abanico de mensajes. Lenguaje que en nuestra cultura, y buena parte del mundo occidental, comunican mensajes básicamente de carácter emotivo.

El beso es un tipo de lenguaje no verbal con el que podemos transmitir mensajes emotivos ya sean positivos como el amor, afecto, cariño, etc., o negativos como traición, muerte y humillación. El beso está presente en nuestra vida cotidiana, sin embargo, la  ideología, el contexto y la cultura pueden hacer que varíe el significado que se le otorga.

He dado evidencia de que el significado del beso va a depender de múltiples factores como la parte del cuerpo en que se dé, la cultura, la sociedad, la religión, entre otros. Es indudable que el beso es un tipo de lenguaje no verbal con el que suele emitir mensajes variados, en nuestra cultura, el beso comunica elementos emotivos. Particularmente afecto, poder, emoción, atracción, felicidad, placer, amor, traición o muerte, entre otros.

 

1 Charles G. Morris. “Motivación y emoción” en Introducción a la psicología. México, Prentice-Hall Hispanoamericana. 1997. P. 335.
2 Op. Cit. Morris. P. 335.
3 Rafael Echeverría. Ontología del lenguaje. Buenos Aires, Granica. 2006. Pp. 57-58.
Pedro Gálvez.  El hombre preprogramado.  Lo hereditario como factor determinante en el comportamiento humano. Madrid, Alianza Editorial. 1977. Pp. 215-217.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s