Los estudios laborales en América Latina

Por Erandi León Tierranueva

Este libro es una revisión a fondo de los estudios sobre el sector laboral que han hecho expertos en la materia a lo largo de décadas, centrando su lupa en  el campo del saber de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Venezuela y México

Estos Nuevos Estudios Laborales tuvieron desde un principio un enfoque multidisciplinario, con una fuerte presencia de la sociología y la sociodemografía, siguiendo esta última un camino más de creación de conceptos, es decir, se privilegia la ideología más que la práctica.

15327309_1261052337250523_7927462630171646041_nAl principio de estos estudios laborales y quizá, aún hoy en día, los estudiosos se dividieron en dos vertientes; por un lado estaba la polémica internacional de si el mundo se dirigía hacia la convergencia en modelos de producción, condiciones y relaciones de trabajo y mercados, impulsado por los libres mercados, o bien si las presiones globales en los mercados y las inversiones aterrizaban en contextos y con actores no iguales que les imponían una divergencia[1], es decir, qué era lo más importante si el trabajo en si mismo o las condiciones del trabajador.

Por ejemplo, en México y Colombia se trabajaba con enfoques reductivos, en la medida en que adoptaban marcos teóricos que ignoran al trabajo y a una complejidad de estructuras presentes dentro de éste, tales como emociones, valores morales, estética, formas de razonamiento del sentido común, entre otros aspectos, que emana la necesidad de ver que en todo mundo laboral existen interacciones comunicativas, con acuerdos, conflictos y luchas por el poder.

Al momento de realizar cualquier tipo de estudio laboral es necesario tomar varias aristas, es decir, tomar en cuenta y por supuesto las condiciones del mercado, los tipos de trabajo, el contexto de cada uno de ellos, los sistemas políticos y económicos presentes, la contratación colectiva y legislación laboral, pero también aspectos más personales, como las relaciones de trabajo, los sindicatos, la seguridad social, las condiciones de trabajo, culturales laborales, identidad, migración de trabajadores, género y trabajo, organización del trabajo, precariedad laboral, violencia en el trabajo, entre otros aspectos, que ayuden a contar con una visualización más completa de lo que es el sector laboral.

No es que se privilegie uno y de deja en segundo termino otro, pero tanto el trabajo como las condiciones del trabajador deben tener raíces.

Este libro se divide en siete capítulos, cada uno escrito por diferentes autores expertos en los estudios laborales, en un periodo que comprende de la década de 1990 a el año 2014.

El primer capítulo es escrito por Enrique de la Garza Toledo, quien aborda los estudios laborales antes de la consolidación del neoliberalismo en América Latina. En el segundo se ofrece una visión conjunta de los estudios del trabajo en Argentina, por Julio César Neffa y Andrea Del Bono. En la tercera parte encontramos el tema de la sociología del trabajo dentro del contexto brasileño, ofrecido por Jacob Carlos Lima y Angela Maria Carneiro.

En el cuarto, Antonio Aravena recupera los estudios laborales hechos en Chile, mientras que en el quinto, Fernando Urrea y Juan Carlos Celis nos muestra el contexto laboral en Colombia. Por último, en el capítulo cuarto, Enrique de la Garza no ofrece la transformación de los nuevos estudios laborales en México, y Héctor Lucena y Consuelo Iranzo nos dan una visión desde Venezuela.

15271814_1261054803916943_5821395711297851884_oEl doctor en sociología y profesor distinguido de la UAM Enrique de la Garza Toledo presenta el epílogo titulado Fin del Trabajo o Trabajo sin Fin, donde a manera de resumen, plasma la necedad de recopilar conceptos, de incluir unos y desechar otros, de tomar en cuenta los viejos y nuevos contextos, las dinámicas sociales, culturales de identidad que del trabajo emanan, así como la prioridad de siempre enfocar el trabajo con una perspectiva flexible que permita modificar lo ya conocido y lo que está por conocer.

“Es decir, no vivimos el fin del trabajo, sino su profunda transformación, tampoco ha sido el advenimiento de la sociedad de la abundancia para todos, sino de la mayor desigualdad, precariedad; a pesar de las promesas que se han ido gastando de un futuro promisorio para todos y de las oleadas de marginación intelectual del trabajo, este sigue siendo presente”[2]

Agradecemos a la editorial Anthropos por la promoción de dicho material para la realización de dicho texto.

[1] Estudio Introductorio, página 10.

[2] Estudio Introductorio, página 15.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s