La Pena de Muerte

Por Tania Martínez Martínez

La pena de muerte es la guerra de una nación contra un ciudadano cuya destrucción es para los jueces necesaria o útil.

Cesare Beccaria.

 Durante muchos años la pena de muerte se ha utilizado como una sanción aplicada a aquellos quienes han cometido un delito. Sin embargo, es necesario resaltar que en muchos casos se han cometido grandes injusticias por condenar a alguien con semejante castigo sin tener la certeza de que lo hubiere cometido.

imagesA lo largo de la historia de México se han castigado de diversas formas e instrumentos al que se encontrará en el supuesto, es decir, al que violara ciertos preceptos establecidos dentro de la sociedad sería castigado con la muerte. Por ejemplo, los aztecas por adulterio confinaban a que el adultero muriera mediante el golpe de dos piedras alado de su cabeza; los jóvenes que consumieran bebidas embriagantes serían privados de la vida mediante golpes por un garrote; más adelante, en tiempos de la guerra de España, también se le aplicaba dicho castigo a los salteadores de caminos a través del decreto número 364, de 27 de septiembre de 1823; en tiempos de la inquisición se pueden apreciar aún más las formas crueles de castigar a las personas, por ejemplo, aquellos que creían en otra religión u otras costumbres se les consideraba como herejes y a estos se les aplicaba la muerte si no querían reivindicar el camino y seguir creyendo en la iglesia. También en este tiempo se crearon las brujas y por tanto aquellas que eran acusados de practicar la brujería serian confinadas a ser lanzadas a un río amarradas a piedras muy pesadas para demostrar que si se ahogaban entonces no lo eran, es decir, demostraban su inocencia a través de la muerte.

Entre los castigos y las penas de esta época se encontraban: que un niño maldijera a sus padres entonces debía ser condenado a muerte, a un hijo rebelde también se le debe dar muerte, a quienes se dedicaran a la brujería, los herejes, a los adúlteros, a aquellos hijos que tenían relaciones sexuales con su madre, si una persona tiene relaciones sexuales con un animal, si la hija de un sacerdote se convierte en prostituta entonces debía ser quemada en vida hasta que mediante este muriera, el que blasfemara, quienes usaran la ropa del sexo opuesto, “una novia en las que las señales de virginidad no se encuentran”, entre muchos otros. Como castigos encontramos el uso de grilletes, collar penal y la cometa del obispo (tipos de ataduras), la mordaza o barbero de hierro, las armas o instrumentos del carcelero (armas militares), pinzas, tenazas y cizallas, látigos, la cigüeña o cepo, violón, cepo chino, el potro, la cuerda, la horquilla del hereje, collar de púas punitivo, el brasero, entre miles de instrumentos más que se utilizaban para dar castigo a las personas que se colocaban en el supuesto, la mayoría de manera injusta y sin prueba, que la inquisición señalaba para ser condenados como culpables.

unknown-2En principio la pena de muerte era un medio de venganza aplicado a quien había transgredido a otro, es decir, como una consecuencia para aquel que había realizado un acto u omisión que resultara injusto para otro. Actualmente la pena de muerte es considerada por los Estados como un medio con el que cuenta para preservar la paz y estabilidad social.

Para Raúl Carrancá y Trujillo la pena de muerte es “un tratamiento que el Estado impone a un sujeto que ha cometido una acción antisocial o que representa una peligrosidad social, pudiendo ser o no un mal para el sujeto”.

De igual forma Fernando Castellanos Tena dice que la pena de muerte “es castigo legalmente impuesto por el Estado al delincuente, para conservar el orden jurídico”. Para Ignacio Villalobos “es la privación de la vida o supresión radical de los delincuentes que se considera que son incorregibles y altamente peligrosos”.

De lo anterior es menester concluir que la pena de muerte consiste en un medio que es utilizado por el Estado a fin de castigar a los delincuentes que son altamente peligrosos en nuestra sociedad e incapaces de corregirse. Pero, ¿realmente su aplicación resulta efectiva?

Existen ciertos argumentos a favor que vienen a considerar la pena de muerte como un castigo como fin mismo, por seguridad de la comunidad, con el fin de restaurar la armonía social eliminando a quienes la ponen en peligro, para disuadir mediante la intimidación, la incapacitación, como permanencia histórica, por razones económicas.

Hablamos de castigo como fin mismo  tratándose de una justificación proveniente de la Escuela Clásica, como aquel castigo que se le otorga a una persona por el mal que ha causado y por consiguiente es proporcional al delito que cometió. En cuanto a la seguridad de la comunidad va encaminada a un sentido de justicia social, que aquella persona que ha transgredido a otra no quede impune y más si el delito que ha cometido es grave. Tratamos el tema de la armonía social como aquella que se basará en que el gobierno ejerza su fuerza coactiva reprimiendo a las personas a cometer algún delito pero que si lo cometiere entonces obtendrá la sanción que merece. Para disuadir mediante la intimidación referente a que todo individuo tiene conocimiento de que si realiza una acción u omisión que se sanciona con la pena de muerte y aun así decide realizarla o no hacerla entonces tendrá conocimiento de que se le aplicará. Hablamos de que hay incapacidad cuando una persona que ha delinquido es privado de la vida como consecuencia y por ende ya no podrá cometer más delitos porque ya ha perdido la vida. Históricamente ha subsistido este medio en diversas sociedades como forma de castigo y represión social para que se erradiquen los delitos y les ha resultado efectivo. Por último, hablamos de razones económicas en el sentido de que sale más barato terminar con la vida de una persona que mantenerla en una cárcel y mantenerla por el tiempo en que ahí resida.

unknown-1Así mismo existen argumentos en contra que refutan lo anterior. Estos pueden ser: correlación retributiva entre delito y pena moral, imposibilidad de rehabilitación y error judicial.

Nos referimos a que es una correlación retributiva entre delito y pena moral tratándolo como la esencia del derecho y por ende la vida como lo más valioso que tiene cada ser humano y por ello privarlo es atentar contra la misma esencia del derecho; en cuanto a la imposibilidad de rehabilitación cuando se priva de la vida a otra persona entonces no queda alternativa de un arrepentimiento o de una evolución social; finalmente nos referimos como un error judicial cuando por un mal juicio o una mala defensa privan de la vida a una persona siendo inocente.

En conclusión, la pena de muerte puede resultar conveniente cuando haya personas que cometan múltiples delitos y que además disfruten de ello y no se arrepientan de hacerlo. Sin embargo, en nuestra realidad social seria inconveniente aplicar la pena de muerte ya que se cometerían múltiples injusticias y se perderían miles de vidas inocentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s