¿Para qué una filosofía de la educación en la Actualidad?

Por Paul Brandon Villalpando Zumaya

300px-phrenology1Debemos partir del hecho de que la Filosofía per se es necesaria para el ser humano en tanto éste pretenda conocer su entorno y conocerse a sí mismo, y más aún, para transformarlos Una filosofía que sirva para cambiar más que para describir, como pensaba Marx. Hoy en día pensar, leer (textos largos y complejos), criticar sólidamente, denunciar, ir en contra de las mayorías es cada vez menos frecuente. Uno de los temas más relevantes en términos del debate filosófico históricamente ha sido la educación. Richard Pring, catedrático  emérito de la universidad de Oxford, nos ofrece en sus conferencias y textos[1] una critica bastante sólida a cerca de las cualidades y calidades de la educación contemporánea. Una fuerte critica sobre su efectividad y su trascendencia. En este texto se analizarán ciertos puntos que el argumenta de un tema tan importante para el futuro de las sociedades.

 ¿Quién es una persona educada?

Richard Pring se hace esta pregunta para poder determinar cuáles son los fines que busca la educación por medio de todas las estructuras moderas y planes de estudio que ha creado hasta la actualidad. Sin embargo, dice, primero debemos establecer el significado de ser persona. Ser persona, para el filósofo en cuestión, es la capacidad de aspirar a una vida buena, es decir, una existencia que se va modelando según el conocimiento y la virtud. Es relevante empezar desde ese punto porque de esta definición es de donde se arán las políticas educativas.

 Pring dice que hay dos significados vinculados a la palabra educación. El primero se refiere al carácter puramente descriptivo y se manifiesta en los grados o certificaciones académicas de una persona. Por otro lado, la segunda definicion de educación tiene que ver con lo que señala Michael Oakeshot. Este autor entiende a la educación como una relación entre seres humanos, con lo que otros seres humanos han dicho y hecho. La compara con una conversación, espontanea e infinita, por la que gracias a la imaginación, accedemos a múltiples formas de ver el mundo, lo que nutro y retroalimenta nuestro conocimiento. Con esta ultima definición podemos encontrar la función y relevancia de las artes, las humanidades, la religión, la filosofía, entre otras disciplinas subestimadas por la modernidad.

 filos-educhereEn el mundo actual, que se rige bajo competencias, las disciplinas que alimentan y dan vida al espíritu no son relevantes. Las reformas educativas van eliminando gradualmente programas de literatura, poesía, oratoria, música, porque en efecto, un individuo al momento de postularse para  un empleo no va a requerir de el conocimiento de etas disciplinas sino de conocimientos meramente técnicos que le permitan llevar a cabo una función de manera eficaz para la empresa o persona para la que trabaje. Igualmente se entiende que el empleador poco le va a interesar que su trabajador  lleve una vida plena o virtuosa, mientras que lo que va a determinar su deliberación van a ser los grados o reconocimientos que tenga el individuo en ese momento.

Volviendo a Richard Pring, propone que  debemos esforzarnos porque la respuesta al significado de educación abarque toda amplia gama de cualidades de los seres humanos. Es decir no solo las técnicas. Evitando una visión reductiva del conocimiento y las competencias a adquirir –lectura, escritura y aritmética– para abarcar también las capacidades prácticas y estéticas, el sentido del compromiso moral y la dimensión cívica.

 Ahora, Pring reconoce que no basta modificar programas de estudio, es decir, la tarea no acaba con dotar a los alumnos de un currículo multidisciplinario. Hace falta la colaboración (no competición) con otras escuelas e institutos, universidades y empresas para poder así atacar el problema de fondo. Sino el proceso será mucho más complejo y largo. El autor también critica la actual formación de los alumnos donde se les enseña a aprobar exámenes cada determinado periodo. Esta falla se puede comprobar claramente en las aulas. Los estudiantes temen a los exámenes, y aun más a los sorpresa. Parece que tiene tanto esta idea metida en la cabeza que llegan a pensar que la calificación los determina como persona. Es así como dentro del salun existen subdivisiones o categorías de alumnos que  se van determinando de acuerdo a los resultados que obtienen. Y muchas veces el estudiante con mas bajas calificaciones es tachado de flojo o peor, como un estúpido. Ergo, las personas con mejores calificaciones son más inteligentes. Y esta es la gran falacia de nuestra educación. Porque en todo caso, quizá los alumnos con mejores calificaciones en su mayoría sí estén mejor preparados para un empleo; sin embargo, si atendemos a la cuestión inicial de Richard Pring sobre lo que significa ser una persona educada, quizá aún estemos muy lejos de este objetivo.

Painel.Paulo.Freire.JPGOtro punto esencial por analizar es el desempeño, la preparación y la calidad de los profesores que forman a los alumnos. Pring nos explica claramente que resulta hasta cierto punto inútil el profesor docto en la materia que no tiene las herramientas o las técnicas para transmitir el conocimiento. Dice que hay que preparar adecuadamente a los profesores, a través de centros de especializados en pedagogía que gocen de recursos, investigación educativa y programas de formación en liderazgo. Se habla en términos generales de un cambio estructural, paulatino, pero constante. Atacar desde todas las trincheras posibles para poder obtener resultados  que puedan beneficiar tanto a los individuos como a la sociedad en general.

En conclusión puedo decir que la educación actual sufre la característica de ser vacía, meramente técnica, basada en competencias que distraen a los alumnos del fin y beneficios que persigue esta disciplina. Por todo ello, hoy es muy importante una filosofía activa en el tema de educación. Que a través del Derecho se le exija a las autoridades mejores planes, mejores condiciones en las aulas y mejor preparación de los profesores, por lo menos en las escuelas públicas. Es un tema muy grave y medular en el desarrollo de una sociedad, porque todo parte de la educación. El paradigma de un pueblo va a estar determinado por lo que alcanza a conocer y con una educación deficiente, tendrá un desarrollo con similares características.

[1] PRING R. Una Filosofía de la educación políticamente incómoda. Ed. Narcea. 2016, España

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s