Derechos de los animales

Por Marcos Mirón Sánchez

unknown-4La cultura jurídica moderna se ha visto definida por un antropocentrismo permanente. La cuestión ha generado una construcción imaginaria de la diferenciación; donde existe un espacio denominado Sociedad en la cual los hombres interactúan organizándose políticamente; y en oposición a otro llamado naturaleza que se define y compone por todo lo que el mismo hombre puede dominar, a través de las relaciones de apropiación. Esta presuposición centrista ha constituido la regla fundamental sobre la cual se erige y opera el derecho, sustenta la constitución moderna y, por lo tanto, los ordenamientos jurídicos de occidente, cuya validez rara vez es cuestionada[1]

Es decir, el hombre ha justificado su razón de comportamiento en base a la idea de que es él, el único que merece respeto en tanto no dañe a otros hombres. La idea de que el derecho solo debe tutelar los intereses de los individuos otorgándoles prerrogativas es anticuada, ya que de igual forma es el hombre el que se encuentra en la naturaleza, en plena convivencia con la misma y es por eso que es oportuno protegerla jurídicamente, ya que con esto se garantizaría su respeto y reconocimiento.

En este sentido, y de forma particular, partimos de la idea de otorgar a los animales, miembros pertenecientes de la naturaleza, derechos. Pero no debemos confundirnos, ya que no pretendemos que se les trate como iguales a los hombres, sino de gozar con derechos básicos, estos entendidos como aquellos que deben pertenecer a ellos con el objetivo de respetar su integridad y dignidad.

  1. El tema de los derechos de los animales. ¿Quién o qué puede ser titular de un derecho?

imagesComo nos dice el filósofo francés Mosterin, la respuesta que debemos darnos a esta pregunta depende del concepto de derecho que manejemos, así como de los supuestos normativos y facticos adicionales que estemos dispuestos a admitir. Y derecho es una noción tan polisémica, y un concepto tan difícil, que sin duda las decisiones que aquí se tomen no podrán lograr asentimiento de todos. Si- pongamos por caso- derecho se entiende fundamentalmente como potestad , como un poder que el titular del derecho ha de elegir aplicar o no, entonces resulta obvio que solo los seres capaces de libre elección podrían ser titulares de derechos. Pero si entendemos derecho más bien como una libertad garantizada por prohibiciones de interferencia por parte de terceros, entonces el titular del derecho podría ser, en principio, cualquier ser vivo. [2]

En este sentido podemos entender que muchas veces el contenido jurídico de cada sistema y la concepción que tengamos del mismo, será crucial para saber si otorgar derechos a ciertos tipos de entes. Por tanto, es necesaria la máxima inclusión de los animales, en un marco de protección jurídica, como parte de un sistema biológico, tanto de animales salvajes como los llamados animales domésticos.

  1. Legislación internacional en el ámbito de protección a los derechos de los animales

Los estados modernos promulgaron normas en defesa de algunos animales desde comienzos del siglo pasado. Las primeras leyes prohibían los malos tratos infligidos en público a los animales domésticos: así la ley inglesa de 1822, o la ley Grammont de 1850 en Francia. Pero el marco ideológico de estas primeras leyes es excluyentemente antropocéntrico: no están concebidas para mejorar el bienestar de los animales, sino para mejorar el bienestar de los humanos.

Las disposiciones normativas de occidente, pioneras en la tutela de los derechos de los animales, reconocidos en su sistema jurídico fueron uno de los mayores avances del siglo XIX, pero no cumplieron con las expectativas que demandaban las condiciones cambiantes y autodestructivas que en ese entonces el humano era capaz de crear.

Este fue un primer paso. El segundo paso se da un siglo más tarde: en el tercer decenio de nuestro siglo empiezan a promulgarse leyes que protegen de la crueldad también a los animales salvajes. Son ejemplo la ley belga de 1929, las mejoras legislativas introducidas en España durante la dictadura de Primo de Rivera y la Segunda República, o la ley alemana (nazi) de 1933.[3]

Cabe señalar que lo que no se pretende aquí es que se les otorgue, por ejemplo, el derecho al voto a los perros, o a la enseñanza a los osos polares, ya que creemos que pueden conferirse a un posible titular de derechos, de acuerdo a sus características efectivas que tal criatura posea. Es decir, no estamos hablando de un grado de horizontalidad respecto de los derechos de los animales con lo de los seres humanos, sino que reconocer que existen derechos básicos como sería el derecho a no ser torturado ni tratado con crueldad (sin distinguir a los animales domésticos y salvajes).

En los términos de la Declaración universal de los derechos del animal de la UNESCO y la ONU, que en su artículo 3 nos dice:

Ningún animal será sometido a malos tratos ni a actos crueles. Si es necesaria la muerte del animal, esta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia.

En realidad, lo que una aproximación racional y coherente con las premisas que se están tratando en este trabajo, es otorgar derechos a los animales en función de las características que poseen. En este sentido, Mosterin nos da 3 niveles:

  1. Los animales que poseen cierto grado de autoconciencia, sentido del tiempo y continuidad biográfica, como los primates, es preciso garantizarles el derecho a la vida.
  2. En segundo nivel, encontramos a los animales carentes de las anteriores capacidades, pero que son seres sintientes y sufren graves perturbaciones cuando se encuentran encerrados- pensemos por ejemplo en un águila- : a seres con tales características parece razonable garantizarles el derecho a la libertad
  3. Finalmente, los animales más sencillos – pensemos en una rana por ejemplo—pueden no tener las características anteriores, pero seguirán siendo animales sintientes que pueden experimentar dolor. A todos los seres sintientes habría que concederles el derecho animal básico a no ser torturados ni tratados con crueldad[4]

Parece ser una de las clasificaciones mejor planteadas en lo conciernente al tema de los derechos de los animales, ya que se hace una perfecta división y categorías en donde se busca el desarrollo pleno de cada uno de los animales integrantes de cada bloque o peldaño.

El ser humano, al crear ordenamientos jurídicos que señalen la existencia y reconocimiento de los derechos de los animales, esta limitándose paralelamente el ejercicio desmesurado e irracional de las relaciones de apropiación, ya que el hecho que se tenga un derecho real sobre un animal (considerado como cosa en el derecho neo-romanista), no significa que pueda disponer de él a su antojo, ya sea abandonándola o, en este caso, maltratándolo.

  • El papel de la corriente de derecho anglosajón.

unknown-3Fue en la corriente de derecho anglosajón donde se empezó a concebir de manera distinta las relaciones humano- animal, ya que se vieron en la profunda necesidad de tutelar los derechos de los animales, con el fin de procurar su bienestar dentro de un marco social.

Alexandra Cárdenas, en su libro “derecho de los animales” nos dice que los países anglosajones de Gran Bretaña y estados unidos si bien comparten ciertas características – y actitudes- homogéneas, en el tema de la subjetividad jurídica (capacidad de ser sujeto de derechos) animal sus políticas distan radicalmente. No obstante, ambos países han sido protagonistas en el trabajo de fuentes de derecho relativas a los animales.[5]

De acuerdo a lo anterior, podemos observar que es en la familia del derecho anglosajón que se empezó a visualizar de manera distinta la protección de los derechos de los animales.

Un ejemplo de las legislaciones del derecho anglosajón la encontramos en los Estados Unidos, en donde este concretara sus fuentes de derecho animal, a nivel federal en el Acta de Bienestar Animal de 1966 junto con sus enmiendas, en el Código de regulaciones Federales en la parte novena de la versión revisada de 1999 y en el Acta para el sacrificio en condiciones humanas (humane Slaugter Act) de 1958. Estas normas son consideradas estatutos federales que tienen aplicación y fuerza vinculante a lo largo del país.[6]

Conclusiones

Me parece muy importante que se esté tomando conciencia de que el ser humano no vive aisladamente, que lo hace dentro de un medioambiente donde concurren elementos como la flora y fauna y que estos deben ser regulados y protegidos jurídicamente. Es importante la idea de que los animales, seres vivos que son capaces de percibir su entorno a través de sus sentidos, como dolor, se les tiene que reconocer ciertos derechos básicos.

La idea de la protección animal se debe separar de la concepción antroponcetrista tradicional, ya que con esto se estarían garantizando un amplio espectro de respeto y otorgamiento de prerrogativas, con el único fin de armonizar el medio ambiente, caracterizado por la unión de los seres humanos, la flora y por supuesto los animales.

Falta mucho trabajo que hacer en este tema, pero como observamos se ha alcanzado materializar las ideas socio-filosóficas y ambientalistas, que buscan el respeto para con los animales, con el fin única y sencillamente de aceptar que el hombre no es el único ser pensante y capaz de sentir, que es merecedora de derechos.

[1]Cárdenas, Alexandra, El derecho de los animales, Bogotá, Colombia, Legis, 2007, p. 209.

[2]Mosterin, Jesús, Animales ciudadanos: indagación sobre el lugar de los animales en la moral y el derecho, Madrid, Talasa, 2005, p. 174.

[3] Ibídem p.182

[4] Ídem

[5] Cardenaz, Alexandra, El derecho de los animales, Bogotá, Colombia, Legis, 2007, p. 148.

[6] Idem

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s