El Fideicomiso

Por Alejandra Contreras Correa

Introducción

En el presente trabajo lo que busca es realizar un estudio integral de lo que representa el “Contrato de Fideicomiso” hoy día como una figura importante que tenemos y dado la importancia que tiene en la actualidad. A través de presente trabajo podremos analizar la figura de dicho contrato, dando cuenta de cada uno de los elementos que le dan validez al contrato así como también sus particularidades.

unknownEstudiaremos de la misma manera el Fideicomiso en tanto que dicen los doctrinarios así como también su regulación en la ley puesto esto nos brinda una idea certera de como en México es vista dicha figura, por último utilizaremos los jurisprudencias y tesis que los medios de control jurisdiccional han utilizado para darnos una idea de lo que es el Fideicomiso ya puesto en práctica en el día a día.

Con todo lo anterior podemos decir que el Contrato de Fideicomiso es una figura muy importante en nuestro Derecho Mexicano puesto que dicha figura tiene como una de sus particularidades la idea de brindar protección a un patrimonio, es decir se entregue a un tercero para que este pueda administrar los bienes pactados y el patrimonio de alguna u otra manera obtenga un crecimiento.

El Fideicomiso tiene su origen como casi todas las figuras del derecho, en el Derecho Romano puesto que en este caso se utilizaba como una protección al patrimonio en virtud de la herencia que alguien pudiere dejar en su momento, sin embargo como tal el Fideicomiso en materia mercantil el antecedente más real resulta ser la figura del “trust” en el derecho anglosajón de ahí partimos como el antecedente más próximo, no obstante esta figura se perfecciono con la entrada en vigor de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito en el año de 1925 puesto que aquí como tal ya tenemos regulada la figura del Fideicomiso como netamente mexicana tal como lo indicaba en alguna conferencia el Dr. Jorge Alfredo Domínguez Martínez haciendo alusión a lo siguiente:

“El Fideicomiso en México es actualmente una figura extraordinariamente rica, de gran valor, de gran autenticidad y genuinamente Mexicana”

Con esto se refiere a que como tal el Fideicomiso resulta ser una Contrato que poco a poco su regulación ha ido creciendo en cuanto a los tipos que se manejan así como también como es que dentro de la Ley se encuentran el Fideicomiso insertado no sólo en materia mercantil si no también lo podemos ver a través de inversión, así como también de manera civil.

Con esto último podemos ir entiendo un poco la idea del Fideicomiso como un Contrato que brinda protección así como también muy importante dentro de nuestro Derecho actual puesto que da cuenta de una seguridad jurídica en todo momento a las personas uno de las razones que busca el derecho, mostrando la justicia en todo momento.

FIDEICOMISO

I.1.Concepto

El fideicomiso es un contrato por virtud del cual una persona física o moral denominada fideicomitente, transmite y destina determinado patrimonio (bienes o derechos) a una institución fiduciaria encomendándole la realización de fines determinados y lícitos en beneficio de una tercera persona o en su propio beneficio.

images-6-50-51-pmEl fideicomiso es constituido por actos entre vivos es la obligación jurídica resultante de un contrato. Puede ser objeto del fideicomiso toda clase de bienes y derechos, salvo aquellos que, conforme a la ley sean estrictamente personales de su Titular.

Los bienes que se den en fideicomiso se considerarán afectos al fin a que se destinan y, en consecuencia, sólo podrán ejercitarse respecto a ellos los derechos y acciones que al mencionado fin se refieran, salvo los que expresamente se reserve el fideicomitente, los que para él deriven del fideicomiso mismo o los adquiridos legalmente respecto de tales bienes, con anterioridad a la constitución del fideicomiso, por el fideicomisario o por terceros. La institución fiduciaria deberá registrar contablemente dichos bienes o derechos y mantenerlos en forma separada de sus activos de libre disponibilidad (Art. 386 LGTYOC).

I.2. Concepto Legal

En virtud del fideicomiso, el fideicomitente transmite a una institución fiduciaria la propiedad o la titularidad de uno o más bienes o derechos, según sea el caso, para ser destinados a fines lícitos y determinados, encomendando la realización de dichos fines a la propia institución fiduciaria (Art. 381 LGTYOC).

I.3. Naturaleza Jurídica

Lo anterior resulta en un primer concepto, sin embargo la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha emitido ciertos criterios respecto de la Naturaleza Juridica del “Fideicomiso” se transribe a continuación:

FIDEICOMISO, NATURALEZA DEL.

Como negocio típico distinto de otros negocios, el fideicomiso aparece regulado en la legislación mexicana en mil novecientos treinta y dos, al entrar en vigor la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito. Anteriormente, fue introducido en la Ley de Instituciones de Crédito de mil novecientos veinticuatro, la cual hizo referencia a él sin reglamentarlo, y la ley sobre la misma materia, de mil novecientos veintiséis, lo consideró como un mandato irrevocable. Su antecedente inmediato es el trust norteamericano, cuya institución en un aspecto jurídico ha sido definida como una obligación de equidad, por la que una persona llamada trustee (fiduciario), debe usar una propiedad sometida a su control (que es nombrada trust property), para el beneficio de personas llamadas cestuique trustee. Dicho antecedente fue adoptado parcialmente por el legislador mexicano, de acuerdo con nuestro medio, aun cuando en rigor estructuró una institución completamente diversa al trust, y la instituyó como una operación exclusivamente bancaria, en atención a la solvencia de los bancos y a la vigilancia que sobre ellos ejerce el Estado. Atendiendo a su naturaleza jurídica, mediante el fideicomiso, según el artículo 346 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, el fideicomitente destina ciertos bienes a un fin lícito determinado, encomendando la realización de este fin a una institución fiduciaria. Y conforme al artículo 351 de la misma ley, los bienes que se den en fideicomiso se consideran afectados al fin a que se destinan y, en consecuencia, sólo podrán ejercitarse respecto a ellos los derechos y acciones que al mencionado fin se refieren, salvo los que expresamente se reserve el fideicomitente; los que para él deriven del fideicomiso mismo o los adquiridos legalmente respecto de tales bienes, con anterioridad a la constitución del fideicomiso, por el fideicomisario o por los terceros. Por lo tanto, puede establecerse que el fideicomiso es un negocio jurídico en virtud del cual el fideicomitente constituye un patrimonio autónomo, cuya titularidad se atribuye al fiduciario, para la realización de un fin determinado. Dicho patrimonio es autónomo porque es distinto a los patrimonios propios de quienes intervienen en el fideicomiso (fideicomitente, fiduciario, fideicomisario). A ninguno de ellos tres puede ser atribuible el patrimonio constituido por los bienes fideicomitidos, ya que debe entenderse que se trata de un patrimonio afectado a un fin determinado. El fiduciario es titular, pero no propietario de los bienes afectados (no obstante que, si se trata de inmuebles, deben transmitírsele en la misma forma en que se tramite la propiedad de los mismos), y según el artículo 356 de la ley en referencia, tendrá todos los derechos y acciones que se requieran para el cumplimiento del fideicomiso, salvo las normas o limitaciones que se establezcan al afecto, al constituirse el mismo, y deberá obrar siempre como buen padre de familia siendo responsable de las pérdidas o menoscabos que los bienes sufran por su culpa.

Amparo directo 3176/65. Elvira Rascón de Macin y coagraviado. 22 de septiembre de 1970. Cinco votos. Ponente: Salvador Mondragón Guerra.[1]

(Lo subrayado es nuestro)

Está primera tesis no da una idea de lo que veíamos en la definición, enmarcado en este caso como resulta ser un “NEGOCIO JURÍDICO” en primera instancia podemos decir que se debe ver dar cuenta de que a través de dicho contrato se establce un patrimonio en las que participarán tres entes juridicos los cuales se estudiarán más adelante, en este primer momento y en virtud de la tesis anterior podemos decir entonces que es la de establecer un patrimonio con un fin determinado.

Ahora bien, la siguiente tesis ya realizar un resumen como tal que dice en si la naturaleza del Fideicomiso y como debemos estudiarla.

FIDEICOMISO, NATURALEZA DEL.

El fideicomiso es un negocio jurídico por medio del cual el fideicomitente constituye un patrimonio autónomo, diverso de los patrimonios propios de las partes que intervienen en el contrato respectivo, cuya titularidad se concede a la institución fiduciaria para la realización de un fin determinado.

Amparo en revisión 769/84. Unitas, S.A. de C.V. 26 de agosto de 1986. Mayoría de diecisiete votos. Disidentes: Mariano Azuela Güitrón, Atanasio González Martínez y Ulises Schmill Ordóñez. Ponente: Felipe López Contreras. Secretario: Diego Isaac Segovia Arrazola.[2]

En este caso y tomando en cuanto las dos tesis de las que ya trascribimos para su correcta interpretación, es por eso que decidimos ir desglosando la definción que nos brinda nuestro Máximo Tribunal

El fideicomiso es un negocio jurídico por medio del cual el fideicomitente constituye un patrimonio autónomo, diverso de los patrimonios propios de las partes que intervienen en el contrato respectivo, cuya titularidad se concede a la institución fiduciaria para la realización de un fin determinado.

Tomando en cuanto lo anterior vamos a ir dando cuenta de la definción:

  • Fideicomiso como: NEGOCIO JURIDICO lo entendemos entonces como un acuerdo de voluntades en los cuales por ser un negocio será entonces algo netamente mercantil.
  • Patrimonio Autónomo: Es una masa de bienes sometida al régimen establecido por la ley, independiente del patrimonio de quien lo transfirió (fideicomitente), de quien es su titular para efectos de su administración (fiduciario), y del patrimonio del beneficiario,  libre de las acciones de sus acreedores y de los acreedores del patrimonio que le dio origen.

Por otro lado, y para dar una analisis completo, analizamos ahora las partes que conforman el Fideicomiso, los cuales resultan ser los siguientes (Únicamente se hará mención de ellas puesto que más adelante se analizará las partes con detenimiento):

  • EL FIDUCIANTE O FIDEICOMITENTE, que es la parte que transfiere a otra bienes determinados. Tiene que poseer el dominio pleno de los bienes dados en fideicomiso.
  • EL FIDUCIARIO, que es la parte a quien se transfieren los bienes, y que está obligada a administrarlos con la prudencia y diligencia propias del buen hombre de negocios (administrar lo ajeno como propio), que actúa sobre la base de la confianza depositada en él. Puede ser cualquier persona física o jurídica. En México el Fiduciario debe ser una persona moral autorizada para ser Fiduciaria en los términos de la Ley de Instituciones de Crédito.
  • EL BENEFICIARIO, que es la persona en cuyo beneficio se ha instituido el fideicomiso, sin ser el destinatario final de los bienes. Pueden ser una o varias personas físicas o jurídicas.
  • EL FIDEICOMISARIO, que es el destinatario final de los bienes. Normalmente, el beneficiario y el fideicomisario son una misma persona. Pero puede ocurrir que no sea la misma persona, puede ser un tercero, o el propio fiduciante.

PARTES DEL FIDEICOMISO

  1. EL FIDUCIANTE O FIDEICOMITENTE: Es la persona física o jurídica que constituye el contrato de fideicomiso y que traspasa bienes de su patrimonio, en propiedad fiduciaria, al fiduciario, para el cumplimiento de los fines para los cuales fue creado el fideicomiso

Los principales DERECHOS DEL FIDEICOMITENTE son:

  • Revocar el fideicomiso: siempre que exista la cláusula contractual correspondiente. Existen fideicomisos que no pueden ser revocados y son aquellos donde existe un interés patrimonial por parte de un tercero como por ejemplo los fideicomisos de garantías.
  • Exigir la rendición de cuentas por parte del fiduciario.
  • Ejercer la acción de responsabilidad contra el fiduciario, es decir exigir la responsabilidad e indemnización por daños y perjuicios en el caso que se afecte el patrimonio fideicometido.
  • Solicitar la remoción del fiduciario en los casos de incapacidad o mala conducta o bien si de manera contractual se reservó este derecho.
  • Obtener la devolución de los bienes al vencimiento del fideicomiso.

Las OBLIGACIONES DEL FIDEICOMITENTE generadas al suscribir un contrato de fideicomiso son:

  • Remuneración, es decir debe reconocer al fiduciario la remuneración establecida.
  • Reembolsar los gastos, se debe reembolsar los gastos que tuvo que realizar el fiduciario al desempeñar el encargo establecido.
  1. EL FIDUCIARIO Es la persona física o jurídica a la cual le traspasan los bienes en propiedad fiduciaria, por parte del fideicomitente, para que los administre y cumpla los fines del fideicomiso, establecidos de previo en el contrato suscrito.

Las principales OBLIGACIONES DEL FIDUCIARIO son:

  • Cumplir con los fines del fideicomiso, dentro de los términos contractuales y de licitud que establece la normativa vigente.
  • Guardar el secreto fiduciario. Con mayor razón, el secreto debe guardarse en caso de que los contratos, administración, etc., sean de tipo bancario.
  • Contabilizar individualmente cada negocio fiduciario, separando cada patrimonio fideicometido de su propio patrimonio y del patrimonio de las partes que intervienen en el fideicomiso.
  • Rendir cuentas como administrador y ejecutor del fideicomiso.
  • Pagar los impuestos, tasas y otras cargas que pesen sobre los bienes fideicometido.
  • Defender el patrimonio fideicometido.
  1. EL FIDEICOMISARIO O BENEFICIARIO:Es la persona física o jurídica a favor de la cual se constituye el contrato de fideicomiso. El Fiduciario se obliga a entregar los frutos y/o bienes del fideicomiso, en el momento que el contrato lo establezca.

Los DERECHOS DEL FIDEICOMISARIO son:

  • Exigir al fiduciario el cumplimiento y ejercer las acciones de responsabilidad.
  • Impugnar los actos celebrados por el fiduciario en contra de las instrucciones establecidas por el fideicomitente o bien si hay exceso de atribuciones que puedan afectar el patrimonio fideicometido o los fines del fideicomiso.
  • Pedir la remoción del fiduciario cuando se determine que existen intereses incompatibles con los del beneficiario que pueda causar un eventual conflicto entre ambos o por la incompetencia del fiduciario en el manejo de los bienes.

CLASIFICACIÓN DEL CONTRATO

fideicomisoDe acuerdo a la clasificación de los contratos (De acuerdo al Código Civil de 1928) debemos hacer algunas anotaciones, las cuales distan a ser las siguientes.

  • Mercantil: Debido a que su naturaleza como ya lo vimos es un “Negocio jurídico” por lo tanto es
  • Real: El fidecomiso necesita para su existencia y ejecución, el traspaso del patrimonio, a manos del fiduciario y ello lo convierte en real.
  • Consensual: Este pacto, requiere en su génesis, el acuerdo expreso de las partes intervinientes; al menos la voluntad del fiduciario y el fideicomitente.
  • Formal: El fideicomiso, para su validez, debe ser otorgado en documento privado o público, pero escrito. En los casos en que el fideicomiso estará constituido, al menos en parte, por bienes inmuebles, deberá otorgarse escritura pública ante notario y ésta se inscribirá en el Registro Público.
  • Es típico: Por el hecho de estar contemplado dentro del articulado del Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, el fideicomiso goza de tipicidad.
  • Contrato Bilateral: Ambas partes se obligan recíprocamente
  • Es “intuitupersonae”: El contrato de fideicomiso está basado en la “consideración de la persona”, toda vez que la confianza es un elemento básico para el acuerdo y ejecución del Fideicomiso: el fideicomitente entrega la titularidad de todos o algunos de sus bienes y derechos, a otro, quien los recibe para realizar con ellos el encargo manifestado

CLASIFICACIÓN DE LOS FIDEICOMISOS

  • Fideicomiso de Administración

 “Se conoce aquél en el que el fideicomitente entrega bienes inmuebles al fiduciario que se encargue de la celebración de contratos de arrendamiento, cobro de rentas, de la promoción de juicios de desahucio o lanzamiento, del pago de diversos impuestos que gravan la propiedad de raíz, todo ello en interés del beneficiario”. (Batiza, 1985)

Con mayor certeza se expresa que este fideicomiso implica la realización de operaciones de guarda, conservación o cobro de productos y entrega de estos. Y pueden ser objetos de fideicomiso bienes muebles e inmuebles, derechos reales o personales incluyendo todo tipo de valores, créditos, títulos y dinero en efectivo.

Por otra parte las actividades fundamentales que el fideicomiso de administración que realiza el fiduciario se refiere a la guarda y conservación de bienes que integran el patrimonio del fideicometido, el cobro de los productos o rendimientos que se generan y su transmisión al fideicomisario o algún tercero (Gutiérrez, 1984).

  • Fideicomiso de Inversión

Es aquél mediante el cual el fideicomitente destina ciertos bienes a la institución fiduciaria, para que los invierta de acuerdo con sus instrucciones o en forma discrecional, procurando alcanzar los mayores rendimientos a favor del fideicomisario (Sánchez, 2012).

  • Fideicomiso de Garantía

El fiduciario recibe los bienes o derechos fideicomitidos para garantizar el cumplimiento de una obligación principal, a cargo del fideicomitente y a favor del acreedor fideicomisario. Este tipo de contrato puede realizarse en documento privado, salvo cuando se trate de bienes inmuebles, ya que se requiere de escritura pública.

El Fiduciario, en caso de incumplimiento puede realizar la venta o remate de los bienes y con su producto se paga al acreedor por medio de un procedimiento extrajudicial lo cual ahorra tiempo y dinero a las partes en caso de que sea necesario ejecutar alguna garantía. Desde que se constituye este fideicomiso, se debe designar a la institución de crédito que fungirá como fiduciaria.

Su objeto principal es “garantizar” a terceros interesados el cumplimiento en tiempo y forma además que no se requiere la intervención judicial para la ejecución de la garantía y su aplicación (LGTOC. Art. 395-407).

El contrato de Fideicomiso también podrá realizarse con alguna de las siguientes modalidades que se presentan:

  • PÚBLICOS. Aquellos constituidos por el Gobierno Federal sobre bienes de dominio público, donde el Ejecutivo Federal es el fideicomitente.
  • Se constituyen por personas físicas y morales particulares, sobre sus propios bienes y para beneficio de personas particulares.
  • Su existencia depende del cumplimiento de una obligación.
  • Se constituyen a favor de varias personas sucesivamente, siempre que estén vivas o concebidas a la muerte de fideicomitente.
  • Cuando el fideicomitente se reserva este derecho expresamente, al constituir el fideicomiso.
  • Cuando el fideicomitente no se reserva este derecho de revocación expresamente, al constituir el fideicomiso y se haya cumplido la obligación principal del mismo.
  • Cuando el fideicomisario no otorga una contraprestación al fideicomitente por el beneficio recibido.
  • Cuando el fideicomisario otorga una contraprestación al fideicomitente por el beneficio recibido.
  • DE BENEFICENCIA. Son aquellos constituidos a favor de instituciones de asistencia privada, cuya duración es indefinida.
  • Se constituyen para otorgar una herencia, ya sea que en vida del fideicomitente haga entrega de los bienes objeto del fideicomiso a la institución fiduciaria, para que al fallecer, sean transferidos según lo estipulado por el contrato a los beneficiarios; o bien que la institución fiduciaria reciba los bienes al producirse los bienes del fideicomitente, para realizar las instrucciones del contrato a beneficio de los fideicomisarios.

Conclusión

Finalmente, hemos de decir que la figura del Fideicomiso resulta muy importante en nuestros días puesto que a través de ella se puede dar una seguridad jurídica a nuestro patrimonio así como también que este a su vez genera de alguna u otra manera ganancias reales, sin embargo este contrato también resulta ser complejo en cuanta forma y fondo pues requiere muchos requisitos para que este se constante como tal y pueda surgir entonces de manera fehaciente la figura del fideicomiso.

Este trabajo se debe ver como un esbozo de lo que resulta ser la Figura del Fideicomiso hoy día no obstante esto no agota todas las vertientes que tiene, y de los ángulos que se puede analizar.

[1] Época: Séptima Época. Registro: 246296. Instancia: Sala Auxiliar .Tipo de Tesis: Aislada Fuente: Semanario Judicial de la Federación. Volumen 21, Séptima Parte. Materia(s): Civil Página: 39

[2] Época: Séptima Época. Registro: 232091. Instancia: Pleno.Tipo de Tesis: Aislada.Fuente: Semanario Judicial de la Federación Volumen 205-216, Primera Parte Materia(s): Civil Página: 52

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s