Sobrevivir para vivir. Éxito Laboral

Por Héctor Mondragón González

 «Sólo me faltan seis meses y veinticinco días para estar en condiciones de jubilarme. Debe hacer por lo menos cinco años que llevo este cómputo diario de mi saldo de trabajo.»

La Tregua, Benedetti.

Trabajo. Sea como máquina o como perro, sin saber por qué lo hago. La decisión fue tomada cuando éramos. Lo confieso, nada me apasiona: el vacío me atrae. Es por eso que todavía trabajo, porque , si nada me atrajera, estaría muerto y yo… yo… no estoy para nada muerto. Para nada.

unknownY usted, usted trabaja, estoy seguro, como todo el mundo. ¿Es usted exitoso? ¿Lo soy yo? A fin de saber si el éxito profesional existe, exploraremos los fines del trabajo y cómo hemos hecho para alcanzarlos. Si los medios pueden coexistir con los logros, explicaremos bajo qué condiciones puede suceder, a pesar de las condiciones que se suscitan dentro de las crisis económicas.

El trabajo, la palabra trabajo, es de origen latino: tripalium. ¿Qué es eso? Un instrumento para alienar, para esclavizar. ¿Por qué decimos entonces que el trabajo dignifica? Quien tiene dignidad, tiene un valor «que no se puede medir» porque es un valor que le damos a todo aquello que es humano. Si esa cosa no es humana, no podemos hablar de dignidad..

El trabajo sirve para producir. El trabajador en el campo produce alimentos, el trabajador «intelectual», técnicos, propiamente hablando, capital humano, ese es el caso de los profesores; o, en otros casos, ideas que pueden servir, sea para  la justificación del orden social, sea para la optimización del trabajo. Si alguno no produce, es anihilado; deviene fantasma.

¿De qué habla usted? Oh, sí, ya sé. Usted es un trabajador, ¿cierto?

Usted piensa que está vivo; puede que sea cierto. Duerme.

Resignación

El monto de la producción es el monto de nuestro valor. Entre más se produce, mayor valor se tiene; se los productos han sido acabados con una calidad aceptable, entonces nosotros seremos aceptados (aceptables). ¿Es eso la dignidad? Parece que esta definición es contraria, ya que la teoría nos ha dicho  que tenemos un valor intrínseco. Eso es falso, para el modo de vida actual.  ¿Estimamos igual al mendigo que al empresario? Es evidente que no. Si el primero muere, nadie se mortifica; si el segundo muere, a todo el mundo le concernirá. Antes, en tiempos de la Reina Victoria, en Inglaterra, los mendigos iban a prisión.

Estamos en caída eterna. Vamos todos a morir. Sin embargo, nos aferramos a la vida, queremos existir: trabajar y producir.

La fórmula que nos da la Física para calcular el trabajo es:

T= F·d

Donde T es igual a Trabajo, F es igual a la Fuerza y d es la distancia. se puede decir entonces que el trabajo es el producto de la fuerza aplicada sobre un objeto para desplazarlo una distancia determinada. Físicamente, no se puede deducir de esto que el trabajo sirva solamente apara producir, pero se puede decir que se utiliza la fuerza, y como vemos, siendo el trabajo constante, si la distancia es mayor, la fuerza será menor. Aquí la regla para determinar la eficiencia del trabajo:

F=T/d

.·.

F>E ; F<E

Yo, yo estoy acabado, como el mar, como el petróleo. Yo, yo ya no puedo más. Mi lecho es silencioso, mi cerebro grita. Grita por los años muerto, por el tiempo perdido esperando obtener más.

Lágrima.

Golpe.

En la lejanía, se escucha que alguien toca el piano.

83189Además, el tiempo, como usted lo ha previsto ya, es otro factor importante. Entre más tiempo ocupe el trabajo, más se pierde. En relación a lo dicho, la Física nos da otra noción: la potencia.

P=(F·d)/t

P=F·d/t

P=W/t ó P=F·V

P>t ; P<t

De la misma manera, si la velocidad es mayor y la fuerza se mantiene constante, la potencia será mayor. Si el trabajo es realizado en un tiempo menor, éste será más potente.

Observando estas reglas, hemos intentado  por todos los medios, disminuir la fuerza empleada durante el trabajo y el tiempo que se utiliza  para efectuarlo. Así, lo hemos simplificado. El artífice mayor de esta «ciencia» es F. Taylor, quien propuso un estudio del movimiento y del tiempo[1].

Ahora bien, el trabajo, puede ser más que explotación.

                                                                                «Todos os comunicarán su inercia».[2]

La inercia hacia el trabajo es la pereza, la cual podríamos justificar por medio de las explicaciones precedentes. Sin embargo, la pereza es el otro extremo que debe evitarse. Es necesario establecer un equilibrio sano. Mañana no puede prolongarse eternamente.

¡Regrese usted mañana!

Monsieur Sans-délai[3],

Hasta le eternidad.

El trabajo, es cierto, tiene como objetivo secundario que la actividad económica y social –vital- se mantenga dinámica. el mundo no puede detenerse. «We are something bigger than ourselves».[4] Estamos condicionados por la naturaleza por el dinamismo del medio. Estamos obligados a satisfacer las necesidades primarias y, también, a mantener el ritmo de vida adecuado.

«¿Quiere usted una vida propia? ¿Como todo el mundo? Usted dice que sí, seguramente. ¿Cómo decir que no? De acuerdo. Vamos a limpiarlo. He ahí una profesión, luna familia y pasatiempos organizados.»[5]

Prisión de pirañas que comen pirañas. Satisfacción de testigos inertes. Pertenecemos a una época «métro, boulot, portable»[6]. El silencio es mudo.  El éxito no se alcanza sino por medio de sacrificios: sacrificamos la familia y los placeres para avanzar. Pero las crisis, las crisis son los dientes más fuertes de la piraña. Por más que se haya sacrificado la vida, no se logra vivir bien. Entre más crítica la situación, más sacrificios se hacen. Todo está organizado.  Para luchar contra las crisis y realmente avanzar, debemos ser libres. Esto quiere decir que debemos tener un trabajo que no nos vacíe, que no nos explote, y que nos permita ser conscientes de lo que nos rodea; que nos haga capaces de disminuir los excesos de los cuales hemos hablado en este texto.

¡Ya no regrese más!

He sobrevivido para vivir libre[7].

Ahora, la música es blanca.

[1]Vid. TAYLOR, F, Principles of Scientific Management

[2] DE LARRA, M. José, « Venga usted mañana ».

[3] Idem.

[4] Tomado de  «Copernicus», canción que es interpretada por The Seasons,

[5] CAMUS, A., La chute.

[6] La expresión francesa es: «métro, boulot, dodo». Metro, trabajo, dormir. Aquí cambiamos la expresión y substituimos el sueño por el teléfono portátil.

[7] Tomado de «Vivre libre», pieza que pertenece al grupo Blasphème.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s