Donación de órganos

Por Ximena Pérez García[1]

unknownDecidir qué hacer con el cuerpo de un miembro de la familia o un amigo cuando fallece no es algo sencillo. Después de que se nos anuncia la muerte de alguien, tenemos que tomar una serie de decisiones que, dada nuestra situación emocional, no es sencillo hacer una elección. Sin embargo, donar órganos, células u otro tipo de tejidos, que nuestro ser querido ya no va a necesitar, puede salvarle la vida a alguien o mejorar de manera significativa su calidad de vida. Es por ello que hablar e informar sobre la donación de órganos altruista es importante.

La RAE define donar como: “Traspasar graciosamente a otra algo o el derecho que sobre ellos tiene.” Donar órganos quiere decir que un individuo le cede a otra persona células, tejidos u órganos humanos de forma gratuita a otra persona que lo necesita para que la última pueda mejorar su calidad de vida[2].

Existen dos tipos de donación, el primer tipo de donación se realiza cuando la persona está viva y accede a que se le retire un órgano entero o un pedazo para que otra persona se beneficie de él. Los dos requisitos de esta donación son que tiene que ser gratuita, y que no se puede poner en riesgo la vida del donante. El segundo tipo de donación se realiza cuando la persona ya falleció, pero en vida manifestó que a su muerte, deseaba ceder sus órganos y tejidos. Hay países en con la finalidad de incrementar el número de donantes, obligan a aquel que no sea ser donante a acudir a algún lugar y manifestar esa negativa por escrito.

En cada tipo de donación se sigue un protocolo para no violar los derechos del donante y para que el o los órganos que se extraigan y se trasplanten de forma correcta y segura. La Ley General de Salud en el artículo 333 enumera los requisitos que se deberán seguir cuando se trata de una donación de vivo: 1) ser mayor de edad y tener capacidad de goce y ejercicio; 2) que el cuerpo del donador pueda compensar de forma adecuada y segura la falta de uno de sus órganos; 3) que le informe un médico distinto de los que participarán en la intervención al donador todos los posibles riesgos y repercusiones a sus salud; 4) otorgar su consentimiento de forma expresa. Además se debe realizar una evaluación médica de la persona que desea ser donador, esto con el fin de evitar cualquier riesgo para el receptor y para el donador y para asegurarse de que sean compatibles.

Es prudente señalar que no todas las personas ni todos los órganos se pueden donar, pero por regla general, se pueden donar los riñones, el hígado, el corazón, el páncreas y los pulmones, tejidos como tendones, piel, músculos, córneas, válvulas cardiacas, huesos y varios tipos de células.[3]

unknown-1La donación gratuita de órganos, como ya se mencionó, tiene la bondad de poder salvarle a alguien la vida u ofrecerle una mejor calidad de vida. Empero, se puede prestar a abusos como el tráfico de órganos, al respecto, uno de los problema que se presentan ante la decisión de convertirse o no en donate, es la inseguridad que las personas sienten al expresar su deseo de donar sus órganos después de su muerte, pues se piensa que el médico dejará de cumplir con su deber profesional para poder extraer los órganos de las personas. Sin embargo, a menos que se trate de médicos que carecen de valores, esta situación no debería de presentarse.

Los musulmanes son un caso interesante, ya que han precisado claramente los casos en que se permitirá que se realice la donación de órganos: cuando se haya perdido completamente la función de uno o varios órganos; de no realizarse el trasplante, exista una probabilidad muy alta de morir; que ninguna prótesis pueda cubrir la deficiencia física que sufre el paciente; que sea la única opción que exista, ya que la medicina no puede ofrecer otra opción, y añaden que la venta de órganos humanos está prohibida y que para que se pueda trasplantar un órgano, debe existir previamente uno que ya esté disponible y sano.[4]

El caso de Uruguay es otro ejemplo interesante, ya que no solo fue uno de los primeros Estado en regular este hecho en la región, también, su índice de donación es el más alto de Latinoamérica y tienen una ley que establece que todos son donantes a menos de que expresen por escrito lo contrario. Una de las cosas que expresan los uruguayos, es que no tomen que los médicos abusen, puesto que se tiene la confianza en que cumplirán puntualmente con sus obligaciones.[5]

Es importante expresar que la donación onerosa de órganos está prohibida y sancionada en el artículo 30 de la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos, señala: “Se impondrá pena de 15 a 25 años de prisión, y de 2 mil a 3º mil días de multa, a quien realice la extracción, remoción u obtención de un órgano, tejido o células de seres humanos vivos, a cambio de un beneficio o a través de una transacción comercial, sin incluir los procedimientos médicos lícitos para los cuales se ha obtenido el debido consentimiento, en los términos de lo establecido por la Ley General de Salud.”

imagesFinalmente, la donación obligatoria de órganos como tal no existe, lo que establecen la mayoría de los ordenamientos jurídicos es que si la persona que falleció durante su vida no manifestó que no deseaba donar sus órganos, entonces será considerado donante. Las disposiciones legales mexicanas establecen que el deseo de ser donante tiene que ser manifestado por escrito y, en caso de que la voluntad del donador y la familia no coincidan se estará a la voluntad de la familia y no se procederá a hacer la extracción de los órganos, pero para evitar esa situación y que se cumpla con la voluntad de la persona, se tiene que hablar de este tema con familiares para que conozcan la decisión que se ha tomado, la respeten y si están interesados, también manifiesten su deseo de ser donantes cumpliendo con las formalidades que requiere la ley.

[1][1]Dato de contacto: xi.mena_pg14@hotmail.com

[2] Centro Nacional de Trasplantes, “Donación”, México, Secretaría de Salud, consultado: 15-noviembre-2016, en: cenatra.salud.gob.mx.

[3] Organización Nacional de Trasplantes, “Donación”, España, consultado: 15-noviembre-2016, en: ont.es.

[4] Cfr.Patel, Mouhammad, « Le don dórganes est-il autorisé ? », Francia, consultado: 15-noviembre-2016, en: muslimfr.com/le-don-dorganes-est-il-autorise/

[5] Cedillo, Federico, “Nueva ley de órganos: todos somos donantes”, El País, Uruguay, consultado: 14-noviembre-2016, en: elpais.com.uy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s