Derecho Penal del Enemigo

Por María Teresa Requenez Contreras

descargaExisten dos tipos de personas, aquellas que se encuentran dentro del orden normativo a las cuales se les reconocen derechos y obligaciones y que por ende respetan ese estado de Derecho, y por el otro estan aquellas personas que quebrantan el marco jurídico las que no respetan las leyes que en un determinado momento son declaradas de observancia general esto es para toda la sociedad a las cuales se les denomina “enemigos” por quebrantar esas normas vigentes y para proteger a las demás personas que se encuentran dentro del Estado de Derecho.

La denominación “enemigo” no se utiliza peyorativamente pues al fin y al cabo formalmente son personas, lo único a que hace alusión la denominación es la distinción de aquellas personas que cometieron un hecho delictuoso que trasciende en la sociedad y que afecta a todos y que es considerado un peligro para toda la población.

Cuando una persona delinque se entiende que ataca la norma y su vigencia por lo que es necesario imponer una pena coactiva ante esa conducta que es contraria a Derecho y que de no imponerse esa norma no tendría observancia pues nadie la respetaría, no se trata de castigar se trata de prevenir que las personas realicen esas conductas y que puedan afectar los derechos de terceros.

Lo que implica que no se dirija contra la persona en Derecho sino contra el individuo peligroso, ¿pero quien es considerado como individuo peligroso?.

images4.jpegDesde una perspectiva filosófica Fichte dice: “quien abandona el contrato ciudadano en un punto en el que en el contrato se contaba con su prudencia, sea de modo voluntario o por impresión, en sentido estricto pierde todos sus derechos como ciudadano y como ser humano, y pasa a un estado de ausencia completa de derechos”, danto a entender que todas aquellas personas que han cometido un hecho delictuoso después no pueden invocar la protección de los Derecho Humanos pues al no respetar el marco jurídico es contradictorio y hasta injusto el no respetar los derechos de los demás, pero exigir que tus derechos si se te sean protegidos debidamente cuando por en un principio no respetaste los derechos de la de un igual, sería como una doble moral.

Sin embargo en principio un ordenamiento jurídico debe mantener dentro del Derecho también al criminal, y ello por una doble razón: por un lado el delincuente tiene derecho a volver a arreglarse con la sociedad, y para ello debe mantener su status como persona, como ciudadano, en todo caso: su situación dentro del Derecho. El delincuente no puede despedirse arbitrariamente de la sociedad a través de su hecho.

Por lo que el enemigo conserva su carácter de ciudadano, pues es algo inherente a la persona no puede renunciar al Status que la propia norma le esta otorgando en un principio. Durante todo el proceso debe de tener el Status de ciudadano con todos los derechos que ese Status le confiere para que exista un equilibrio procesal entre las partes pues si en un principio la norma ya lo reconoció como persona porque tratarlo de una manera diferente eso es lo que señala Hobbes en la lectura.

Todo dependerá de la gravedad del delito, y de su reincidencia pues es obvio que no se puede imponer la misma sanción a aquellas personas que han cometido un delito menor. Todos deben de tratarse de la misma manera porque al fin y al cabo lo que el derecho debe de hacer es proteger a las personas que son todas aquellas que la ley reconoce además de que estaría perdiendo su “objetividad” pues estaría dando un trato diferente a esas personas.

Para Rousseau y Fichte todo delincuente es de por sí un enemigo, para Hobbes es un reo. El Estado tiene derecho a procurarse seguridad frente a individuos que reinciden precisamente en la comisión de delitos; a fin de cuentas, la custodia de seguridad es una institución jurídica, los ciudadanos tiene derecho a exigir del Estado que tome las medidas adecuadas, tienen un derecho a la seguridad. Pero siempre bajo un orden normativo que les permita a todos gozar de los derechos señalados en las leyes.

El enemigo debe de contar con todos los beneficios que la ley le otorgue pues es una persona y en el juicio se decidirá si es culpable o no y a partir de la sentencia darle un trato especializado dependiendo del hecho delictuoso que haya cometido, pero todo a partir de un proceso realizado anteriormente donde fehacientemente se comprueba que es responsable de la comisión del delito, tal vez en ese caso después de declarar la responsabilidad del sujeto podría dársele un trato de “enemigo” pero se estaría etiquetando a esas personas discriminándolas de cierto modo.

El derecho penal del ciudadano es el Derecho de todos, el Derecho penal del enemigo es el de aquellos que forman contra el enemigo; frente al enemigo, es solo coacción física, hasta llegar a la guerra, como la palabra lo dice al estar empleando la palabra guerra lo que se pueda dar a entender es que estamos en un estado de Derecho fallido que no sabe como poner en orden el sistema y sobre todo brindar seguridad a los sujetos.

El Derecho penal del ciudadano mantiene la vigencia de la norma contrario sensu de lo que hace el “enemigo” pero con el nuevo enfoque del sistema penal acusatorio la finalidad debe de ser de reincorporar a ese sujeto a la sociedad no haciendo distingos sino tratándolos como igual, es por eso que se debe de proteger a este sujeto peligroso.

Kant por otro lado muestra que no se trata de una compensación a la vigencia de la norma sino de la eliminación de un peligro. Para así poder contrarrestar la delincuencia en el estado y tratar de que tenga su merecido. No tratándolas como individuo peligroso, sino como persona que actúa erróneamente.

images-4Lo que yo entendí es que hay varias posturas en cuanto al tratamiento diferente de dos ciudadanos uno como persona y el otro como enemigo. Así mismo también está la disputa sobre si se debe de tratar de igual manera a la persona o como un criminal, si en algo estoy de acuerdo en la lectura es por que respetar esos derechos de la persona cuando el otro no esta respetando los derechos de un tercero, y todo dependiendo de la gravedad del delito, ya que si son supuestos que vayan contra la vida, contra los niños o algún otro que se considere grave tal vez en ese momento podría decirse que es el enemigo pero que su finalidad será reinsertar a la sociedad a ese sujeto, “que se desvió del camino”, nuevamente pues al etiquetarlos se estaría dando paso a una discriminación excluyente, además de que debe estar más enfocado a las medidas extremas que se dirigen a la eliminación de riesgos y no solo irse por la imposición de la sanción o por tener a muchos sujetos en una cárcel cuando la mayoría están por un delito menor, o son inocentes o porque no tuvieron una adecuada defensa.

Debe de implementarse un nuevo enfoque al Derecho Procesal Penal para que todos puedan gozar de sus derechos y obligaciones, esto es que puedan ser incluidos nuevamente en la sociedad, pues son personas las cuales merecen una segunda oportunidad, y que al fin y al cabo esa debe de ser la función del Estado garantizar la protección de los Derechos humanos de toda persona sin hacer distingos.

Si en un principio el
Estado mexicano ha estado de acuerdo en respetar los derechos fundamentales de una persona, ¿Por qué quitárselos ahora? Y que impediría que posteriormente hicieran lo mismo para otra causa, el Estado no puede decir, este derecho si lo tienes y este no, tu si y tu no, porque entonces no se podría considerar derecho.

Todos deben de ser iguales ante la ley, donde quedaría este principio que esta en el cuerpo de la constitución. Lo único que demuestra esta situación del derecho penal del enemigo es que las instituciones jurídicas no brindan seguridad y que su misión ha fallado y es por eso que implementan medidas extremas al no otorgar los derechos fundamentales a una persona, que el mismo derecho esta excluyendo, discriminando.

Lo que yo propondría es que los Derechos fundamentales deben y tienen que ser para todas las personas sin hacer distinción, si de por si no somos un país ejemplar al respetar los derechos humanos y ahora quitándoles sería peor para el sujeto.

Implementar un programa de reinserción para todas esas personas que han delinquido tratando de incorporarlas nuevamente al estado de Derecho.

Invertir en cárceles adecuadas para aquellas personas que se encontraránan en estas, porque es inhumano el cómo se encuentran en una cárcel, además de todo lo que sufren adentro.

Tener una policía de confianza que pueda cumplir con el Estado de Derecho.

Generar otras medidas que puedan contrarrestar las medidas de delincuencia, porque una persona no nace delincuente, se hace e influye de manera indirecta la sociedad, lo cual significa que el Estado no está cumpliendo con su objetivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s