SEMIÓTICA

Por Veida Joana Medina Flores

unknown-2Según Popper, Pierce anticipó su imagen de la ciencia como campo de “conjeturas y refutaciones”. En un juzgado, se recurren a testimonios y evidencias que permiten reconstruir conjeturalmente el rompecabezas de lo que ocurrió.

Luego de un primer ensayo con los datos disponibles, mediante repreguntas y nuevos elementos de evidencia, se reelabora el rompecabezas tantas veces como sea necesario hasta que las piezas ajusten perfectamente con las evidencias. Cuando el contraste del modelo conjetural con las evidencias se ajuste perfectamente, se dará por probado o validada la conjetura.

El detective y el policía realizan trabajos muy parecidos, ellos encuentra con los hechos que constituyen el resultado de una acción a investigar. Debe encontrarle una lógica, una suerte de Regla que conecte unas cosas con otras y arroje luz sobre lo que efectivamente ocurrió para llegar finalmente a resolver el caso o dictaminar una situación.

Con los indicios que encuentra en el lugar del crimen debe comenzar a utilizar especulativamente su pensamiento, debe recurrir a su imaginación para encontrar las relaciones entre los indicios que encuentra, e ir configurando una primera conjetura.

Las huellas de diferente índole, los indicios serán vinculados mediante la imaginación, y esa conjetura deberá ser contrastada con todos los elementos encontrados en la investigación.

Puede ocurrir, que la primera conjetura, no se ajuste a los hechos y debe ser descartada o perfeccionada mediante nuevos elementos de juicio.

Las reflexiones en torno al concepto de abducción de Peirce se examinan en tres formas para la comprensión del concepto de abducción que el propio autor desarrolló en su obra. El punto central es la reconstrucción de la concepción lógica, metodológica e instintiva de este tipo de razonamiento, con la intención de establecer la posibilidad de una teoría de la abducción.

Una de las primeras formulaciones que Peirce realiza de la abducción aparece en su ensayo, Deducción, Inducción, Hipótesis. En este trabajo, Peirce concibe a la abducción a partir del juego lógico de invertir los términos de un silogismo deductivo.

Según la inversión propuesta por el filósofo, la abducción podía ser entendida como la inferencia de un caso a partir de una regla y un resultado.

Por ejemplo, para Borges en su escritura, la sospecha es una actitud natural. Por tato en sus ensayos se consagra en interpretar enigmas de la cultura, elige el único método posible ante las situaciones ambiguas y misteriosas, es decir la formulación de hipótesis y conjeturas, tipos de argumentos basados en lo que sabemos de lo normal, en lo que se supone verídico.

unknown-6El interés por la conjetura como modalidad de razonamiento distinta de la deducción y de la inducción ha sido puesto como importante en la semiótica a partir de lo que Peirce llama abducción, como ya lo mencioné. Se trata de un tipo de pensamiento conjetural que consiste en la adopción provisional de una explicación, con el objetivo de someterla a verificaciones constantes, dicha explicación es formulada provisionalmente por el investigador, detective, policía, gracias a la adopción de una ley o norma que obtiene a partir de su conocimiento previo del mundo y su experiencia con ello.

Es entonces un tipo de adivinación sustentado en una regla conocida, y esto se pone a prueba y se descartan opciones, hasta llegar al resultado.

Umberto Eco distingue tres tipos de abducción, la hipercodificada, hipocodificada y creativa. En los dos primeros casos, la ley que permite formular la conjetura provisional, se obtiene de una experiencia del mundo real ya comprobada, el conocimiento corriente que nos permite saber que lo sucedido ya está reconocido y comprobado.

Por ejemplo, ante un tipo de marcas en el suelo, que sabemos que son huellas, debemos buscar una fuente de origen, pero solo podremos decidir si las huellas son de perro, o de caballo o de gato, si la existencia de otros indicios permite formar un sistema de signos que nos lleve a afirmar la decisión de distinción entre unas huellas o una situación detrás de las huellas, denominadas indicios.

Cuando un detective estudia las pistas, realiza constantemente conexiones de ese tipo. Une sus conocimientos técnicos y teóricos con los resultados que se encuentran o sea las pistas para elaborar el caso concreto y entender así qué ha pasado.

Algo similar hacía un médico antaño, cuando no disponían de tantos medios técnicos: los médicos estudiaban los síntomas y, aplicando sus conocimientos, abducían cuál era el problema. Es por eso que la intuición cobra una vital importancia: usándola para conectar los datos allí donde la deducción no aporta nada y la inducción no nos sirve.

Existe un postulado que marca a Freud, Morelli y Sherlock como relacionados por un modelo epistemológico: el paradigma indiciario.

Este método, también llamado científico, se relaciona estrechamente con el concepto de abducción desarrollado por Pierce. Junto al concepto de método científico se desarrolla la noción de indicio. En este caso particular, entendiendo como indicio el detalle.

Los detalles encierran la clave para acceder a una realidad más profunda que resulta inabordable por otros métodos. Es en los detalles donde aparecen aquellos movimientos sustraídos al control de la conciencia:

  • Rasgos pictóricos para Morelli.
  • Pistas (indicios involuntarios impresos en la escena del crimen) para Sherlock Holmes.
  • Formaciones del Inconsciente para Freud.

Cuando nos enfrentamos a la resolución de problemas lo que colocamos en operación es el razonamiento. De modo muy general suelen aceptarse tres tipos de inferencias la deducción, la inducción y la abducción; y es muy común que no sepamos identificar cuál de éstas utilizamos cuando nos enfrentamos a un problema. Este asunto ha sido abordado principalmente desde la lógica.

Es la lógica del descubrimiento la más interesante para la ciencia, al ser ésta la que aporta alguna novedad para el conocimiento.

unknown-3Otro ejemplo es la vida de House que es significativa porque él propicia, en su mayoría, consecuencias deseables. Salva las vidas de los pacientes. Pero el problema es que no parecen importarle mucho las vidas que salva. Para él, la cuestión es más bien resolver el rompecabezas. ¿Por qué? ¿Es por la satisfacción que le causa? ¿Y porque le hace olvidar su dolor?

Es más que eso. Al resolver los rompecabezas y con ello salvar vidas, House está ejemplificando una vida de razón, y esto es lo que Aristóteles juzgaba como nuestra función primordial. Se hace lo que se debe hacer y no por quien se está haciendo, importa la acción y no los sujetos de esto.

Para entender la abducción en House u Holmes, nos interesa el artículo de J. Abrams titulado La lógica de las conjeturas en Sherlock Holmes y House. Para ver de manera menos teórica cómo funciona la abducción se pueden ofrecer dos campos de ejercicio: el de la medicina y el del derecho.

La serie sobre el Dr. House resulta fructífera al reunir tanto el elemento médico como el investigativo. House, el especialista en diagnóstico, entiende su práctica médica como una investigación, nos dice Abrams en su artículo.

House incluso habla como Holmes. Por ejemplo, mientras examina a un paciente enfermo, pregunta: “¿Cuáles son los sospechosos?” y una vez que ha diagnosticado la enfermedad, declara con orgullo: “He resuelto el caso”.

Como sospechosos de una novela policiaca, House considera a sus pacientes farsantes y mentirosos, así mismo considera Holmes a sus clientes. Enfermos como están, siempre se le atraviesan en el camino, es por ello que House trabaja dándoles la vuelta: allana sus casas, roba sus pertenencias, hurga en sus cajones, cualquier cosa para reunir pistas; una vez más, igual que Holmes.

La especialidad de House, la medicina de diagnóstico, le coloca en un lugar especial para el tratamiento de hipótesis que resulten explicativas para tal fenómeno. House vive sumergido en hipótesis, su especialidad es ir descartando hasta llegar a la que mejor explique, aunque no tenga fundamentos para la elección.

Pero, además House en cuanto detective holmesiano representa ese estilo de solucionar problemas a partir de “deducciones”, es decir soluciones que sólo se concretan en el razonamiento sin necesidad del cuerpo de los pacientes, no deja mucha cabida a la observación, lo espectacular es el razonamiento.

House y Holmes se confían a la seguridad de los argumentos, son estos los que explican, al menos eso es lo que creen, por eso quieren apartarse de la operación de adivinar. Lo interesante aquí no es que los personajes están errados al creer que son expertos sabuesos en deducir, sino que ambos confían en la necesidad de un método de razonamiento.

Las soluciones a los problemas son posibles por la aplicación correcta de un método, ese método es poco creíble en su comunidad, no logra reconocimiento total, por ejemplo en la serie se suele cuestionar el método de House dentro de su comunidad aunque finalmente termina por ser cierto su postulado.

Irwin, W; y Jacoby, H. La filosofía de House: todos mienten. México: Selector, 2010.

Peña Ibarra Alex, Análisis del discursos, cognición e inferencia abductiva, Revista Latinoamericana de ensayo fundada en Santiago de chile, 09/06/2011. En línea.

Debrock Guy, El ingenioso enigma de la abducción, Universidad de Nimega, Holanda

C.S. Peirce, Agencia de detectives

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s