FECUNDACIÓN IN VITRO Y LA MATERNIDAD SUBROGADA

Por Tania Martínez Martínez

unknown-3Este tema es de gran importancia ya que ahora vivimos en un mundo globalizado, donde los avances de la ciencia crecen y ofrecen oportunidades en todos los aspectos de la vida del ser humano, muchos de ellos en su beneficio, estos avances se han visto básicamente reflejados en el sector tecnológico, en la comunicación y en la medicina, todos ellos constituyen a su vez conductas que el ser humano lleva a cabo para su desarrollo integral, de manera personal y de una vida en pareja y, por ende, deben ser sometidas al derecho.

            Dado que gran parte de los logros se ha dado en el campo de la medicina, resultado de la necesidad de que se establezca hasta donde el hombre, mediante la ciencia, puede seguir avanzando, sin romper con la dignidad. En este punto la bioética, que se define como “el estudio sistemático de la condición humana en el área de las ciencias de la vida y el cuidado de la salud, en cuanto a que dicha conducta es examinada a la luz de los valores y los principios humanos.”[1]

María Caracaba cita en su obra del informe Warnok para referirse a la maternidad subrogada como “aquella en la cual una mujer gesta o lleva en su vientre a un niño para otra mujer, con la intención de entregárselo después de que nazca”[2]

La subrogación de matriz, es un tema que ha suscitado muchas controversias en la institución de la filiación[3]. Las técnicas de fecundación asistida, han tenido un gran impacto en la sociedad, en el ámbito científico y en el marco jurídico.

Las técnicas de reproducción humana, de concepción o reproducción asistida son el conjunto de tecnologías avanzadas para la solución de problemas con la reproducción humana originadas principalmente por la infertilidad, y es esta una de las causas por las que las parejas enfrenta una crisis.

Una de las técnicas de reproducción asistida es la fecundación In Vitro, su inicio fue estructurada para manejar casos donde se demostraba afección de las trompas uterinas; sin embargo, dadas las circunstancias actuales, su aplicación ha llevado a otras causas de esterilidad, como endometriosis, infertilidad masculina y esterilidad de causa no explicada.

El desarrollo de estas técnicas se debe al interés científico del hombre, por superar la infertilidad, principal pero no la única causa, en las parejas que desean ser padres. Si bien es cierto que las técnicas de reproducción asistida encabezan diversas discusiones que implican aspectos éticos, morales y filosóficos, todas y cada una de ellas han tenido se espacio en los medios de comunicación, en los foros han sido rechazadas, discutidas, incluso juzgadas, condenadas y aceptadas.

Además de los problemas jurídicos, se generan problemas médicos y sociales, que se encuentran fuera del alcance de la ley, pues en México además de no contar con una legislación que regule estas prácticas, en las que el poder adquisitivo es el que pone las reglas, se carece de investigaciones que profundicen los efectos y el alcance de los mismos en la sociedad.

Mi propuesta de constitucionalizar un derecho va más encaminada a la adición del artículo 4° párrafo segundo, en el que quiénes ya han decidido la manera, su responsabilidad y la información sobre el número y el espaciamiento de los hijos que desean tener, pero que por razones biológicas como la infertilidad no han logrado una concepción exitosa.

unknown-1Las opciones que ofrece la ciencia como la maternidad subrogada, tratamientos contra la infertilidad y la inseminación in vitro, pueden estar al alcance de la población, siempre y cuando se establezcan las reglas generales y la posibilidades de la creación y existencia de la tecnología para el acceso a dichas opciones.

Si bien el tema de la tecnología rebasa las posibilidades reales

Lo que comenzó como una búsqueda de una cura a la infertilidad de las parejas, se convirtió en una vasta posibilidad de técnicas para crear vida por medios no naturales, para otras parejas imposibilitadas para tener un hijo.

Para adentrarnos aún más en el tema es necesario comenzar por definir conceptos básicos como es la infertilidad y que “es la dificultad   para concebir o llevar un embarazo a término tras mantener relaciones sexuales sin utilizar métodos anticonceptivos durante un periodo determinado.”[4]

La incapacidad para procrear, ahora se sabe, puede residir en el hombre o en la mujer. Durante muchos siglos se creyó que la mujer era la unida culpable de la esterilidad conyugal. Da ahí que fuera despreciada y repudiada por su esposo, y por toda la sociedad.

Continuamente, los términos esterilidad e infertilidad se emplean como sinónimos, pero no lo son. La esterilidad masculina o femenina, imposibilita definitivamente la concepción, la infertilidad no implica imposibilidad definitiva.

Así como la maternidad subrogada que debe Partir del punto base: la maternidad, como cualquier concepto primario, la maternidad no mereció mayor atención para la obtención de su definición formal, es así hasta los avances tecnológicos y científicos como lo es la reproducción asistida.

Se entiende por maternidad subrogada a “el acto productor que genera el nacimiento de un niño gestado por una mujer sujeta a un pacto o compromiso mediante el cual debe ceder todos los derechos sobre el recién nacido a favor de otra mujer que fungirá como madre de éste.”[5]

Con respecto al marco jurídico de nuestro país en la Constitución establece en su artículo 4° párrafo 2:

“Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsablemente e informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijos.”

unknown-4            Cada individuo decide si tiene o no descendencia, en cuanto al número y su planificación. Pero la maternidad subrogada, así como la fecundación in vitro nos colocan a nivel individual y social frente a diversos problemas: jurídicos, médicos y sociales. Los avances y descubrimientos sobre reproducción humana se enfrentan a una realidad jurídica y social que no se encuentran listas para recibirlos. Los médicos avanzan día con día en una rama de la ciencia que es un arma de doble filo: la gloria del éxito y el desdén del fracaso, en ambos casos acompañados de consecuencias cuyos resultados pueden ser negativos y en la mayoría de los casos positivos.

En conclusión el empleo de técnicas de reproducción asistida para lograr la concepción es una realidad gracias a los adelantos científicos y tecnológicos.

[1] BUSTAMANTE ALSINA, Jorge., Las nuevas tecnologías biomédicas frente a la ética y el derecho, LL, numero del 18/06/96, nota 5, p.1.

[2] CARACABA FERNANDEZ, María, Los problemas jurídicos planteados por las nuevas técnicas de procreación humana, José Ma. Bosch Editor, Barcelona, 1995, p.165.

[3] Concepto general: La filiación es la relación jurídica entre padres e hijos que genera derechos y deberes recíprocos. LLEDÓ YAGÜE, Francisco, (coord.), Familia cuaderno IV: patria potestad, filiación y adopción, Editorial Dykinson, Madrid,   2011, p. 173.

[4] FARNÓS AMORÓS, Esther, Consentimiento a la reproducción asistida: crisis de pareja y disposición de embriones, Ediciones Atelier, Barcelona, 2011., p.27.

[5] RODRIGUEZ LÓPEZ, Dina, Nuevas técnicas de reproducción humana. El útero como objeto de contrato”, Revista de derecho privado, México, año IV, núm. 11 mayo-agosto de 2005, p.109.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s