Una historia de la Anormalidad

historia_120Recientemente Editorial Gedisa México creó un nuevo sello editorial en el cual se están publicando interesantes obras en colaboración con la UAEM (Universidad Autónoma del Estado de México), esta línea editorial en sus primeras publicaciones presentó dos obras, el trabajo sobre Habermas hecho por el Dr. Noé Héctor Esquivel y el trabajo que comentamos el día de hoy, una obra hecha por la Doctora María Luisa Barcalett Pérez intitulada “Una Historia de la Anormalidad: Finitud y ciencias del hombre en la obra de Michel Foucault”.

La Doctora Barcalett es parte del claustro de Profesores de la Facultad de Filosofía en la Universidad Autónoma del Estado de México y se ha especializado en la Filosofía Contemporánea. Con anterioridad habíamos podido leer un trabajo de la Doctora Barcalett sobre la filosofía de Nietzsche, de ahí que cuando vimos este título nos emocionara poderla leer.

El objeto de este trabajo si bien es ahondar sobre la definición de “normalidad” y “anormalidad”, conceptos que cruzan diametralmente toda la producción teórica hecha por Michel Foucault, la doctora Barcalett teniendo clara la complejidad de poder analizar este nos lleva de la mano por la teoría foucaultiana.

picture-6La anormalidad advierte la investigadora es “producto de un ejercicio práctico del poder o de juegos de verdad” son condiciones por medio de las cuales se segrega a personas, este proceso de segregación se produce por medio de instituciones tales como el asilo, la cárcel, la correccional, el manicomio, o el hospital; ligado íntimamente al ejercicio hecho por estas instituciones se refuerza por medio de acciones como el encierro, la exclusión y el castigo.

Lo anormal es una creación moderna, y que tiene íntima relación con las ciencias del hombre, pues son estas las que han permitido enunciar la finitud del hombre mismo, han manifestado la posibilidad de determinar de manera completa a partir de sus positividades.

michel-foucault.jpgLa anormalidad es una resistencia a la finitud, una actividad que podemos percibir como suprema potencia humana, una que permite que lo contingente pueda abrir posibilidades no exploradas, una condición por medio de la cual podemos confrontar las condiciones que se imponen por medio de las instituciones modernas.

Sin duda con este tipo de obras Gedisa abre un espectro que anteriormente no existía, uno en el cual los profesores de otras universidades del país puedan debatir posicionamientos filosóficos, o por qué no presentar estudios de cuerpo completo sobre el pensamiento de autores que están en auge en Europa pero que en América no han sido tan leídos como lo deberían de ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s