EL OUTSOURCING O EL RÉGIMEN DE SUBCONTRATACIÓN EN MÉXICO

Por Dennis Stefanía García Sánchez.

       Unknown-5     Debido al factor globalizador al que nos enfrentamos, las compañías y demás sectores empresariales se han tenido que ver en la necesidad de crear y aplicar nuevas formas de “subcontratar” personal, con el objeto de buscar la supervivencia empresarial acentuándose la búsqueda de mercados, disminución de costos y de la competitividad.

            Derivado de lo anterior se crea la figura del outsourcing, que consiste básicamente en contratar por medio de otra empresa el recurso humano con el fin de tercerizar las obligaciones en términos laborales y de seguridad social, reduciendo así aparentemente el costo administrativo de las empresas, en este entorno, los patrones reducen su carga impositiva, por lo que se ha considerado la conveniencia de contratar esta figura como una manera de evadir las obligaciones en materia fiscal y de seguridad social y al mismo tiempo se afectan los derechos de los trabajadores[1].

            Pues bien, la anterior definición nos permite apreciar que con esta nueva figura los trabajadores se encuentran en una especie de estado de indefensión, pues al ser subcontratados no se sabe en realidad quién es su patrón, y con ello no se sabe a quién reclamarle las prestaciones; mientras que por otro lado, los verdaderos patrones, que son aquellos que contratan a las empresas para que lleven sus negocios y servicios se ven beneficiados, pues se eximen de otorgarle a los trabajadores las prestaciones a las que por ley tienen derecho.

            Al respecto, la Ley Federal del Trabajo en una reforma implementa la figura de la subcontratación en su artículo 15-A, estableciendo:

            Artículo 15-A. El trabajo en régimen de subcontratación es aquel por medio del cual un patrón denominado contratista ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia, a favor de un contratante, persona física o moral, la cual fija las tareas del contratista y lo supervisa en el desarrollo de los servicios o la ejecución de las obras contratadas.

            Este tipo de trabajo, deberá cumplir con las siguientes condiciones:

  1. a) No podrá abarcar la totalidad de las actividades, iguales o similares en su totalidad, que se desarrollen en el centro de trabajo.
  2. b) Deberá justificarse por su carácter especializado.
  3. c) No podrá comprender tareas iguales o similares a las que realizan el resto de los trabajadores al servicio del contratante.

            De no cumplirse con todas estas condiciones, el contratante se considerará patrón para todos los efectos de esta Ley, incluyendo las obligaciones en materia de seguridad social.

   Unknown-4         Como puede observarse, nuestra legislación contempla la figura del outsourcing o régimen de subcontratación, sin embargo le pone ciertas condiciones para que pueda configurarse esta modalidad, y que de no cumplirse alguna de éstas condiciones, pone una sanción que consiste en que el patrón contratante será considerado patrón para los efectos legales a los que haya lugar.

            Sin embargo, lo anterior no es suficiente, pues ¿qué seguridad jurídica tienen los trabajadores contratados bajo este régimen? ¿Realmente se le respetan los derechos laborales que consagran tanto la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos así como la Ley Federal del Trabajo?

            Pues bien, para este régimen de subcontratación además de las condiciones mencionadas en el artículo citado anteriormente, la Ley contempla ciertos requisitos para que las empresas puedan subcontratar personal, tal como lo establecen los artículos 15-B y 15-C de la Ley Federal del Trabajo, donde se menciona principalmente que El contrato que se celebre entre la persona física o moral que solicita los servicios y un contratista, deberá constar por escrito. Y por otro lado, se establece que la empresa contratante de los servicios deberá cerciorarse permanentemente que la empresa contratista, cumple con las disposiciones aplicables en materia de seguridad, salud y medio ambiente en el trabajo, respecto de los trabajadores de esta última.

            Es decir, la Ley pone los requisitos para que los trabajadores no caigan en un estado de indefensión por llamarlo de algún modo.

            Y es que hay que considerar que existen millones de empresas contratistas que no tienen las condiciones para llevar a acabo la subcontratación de personal, pues no les brindan seguridad social, las prestaciones como vacaciones, aguinaldo, y demás reconocidas por la ley no se las otorgan, y que manejan únicamente un salario, que por cierto es bajísimo y las condiciones de trabajo precarias.

            Sin embargo, hay quienes deliberadamente están a favor de este régimen con el argumentando que en los últimos años ha demostrado ser una herramienta útil para el crecimiento de las empresas por razones tales como:

  • Reducción y/o control de gastos de operación.
  • Concentración de los negocios y disposición más apropiada de los fondos de capital, debido a la reducción de los mismos, en funciones no relacionadas con la razón de ser de la compañía.
  • Disposición de personal altamente capacitado.
  • Mayor eficiencia.
  • Las Inversiones y recursos son dedicados al objetivo principal de la empresa.
  • Se traspasa el desafío de la innovación y la evolución tecnológica al prestador delos servicios.
  • Se accede en forma instantánea a la tecnología.
  • Mejora los tiempos de respuesta y aumenta la calidad de las prestaciones[2].

           Unknown-3El espíritu de la reforma laboral respecto al outsourcing está en regresar al objetivo inicial de esta práctica: la especialización. Esta figura se incorporó a la Ley del Seguro Social en 2009 e idealmente se concibió como un esquema que permite a una empresa delegar algunas tareas que no se relacionan directamente con su core bussines, por ejemplo, las tareas de limpieza, vigilancia, servicio médico, comedor o labores especializadas. Sin embargo, algunas compañías utilizaron a la subcontratación para evadir algunas obligaciones patronales.

            Por ejemplo, existían empresas con la totalidad de su plantilla subcontratada por un tercero, con el fin de evadir el reparto de utilidades y generar un ahorro de cargas sociales al implementar prácticas desleales ante el fisco.

            Con la reforma laboral se busca regular la evasión de costos fiscales y laborales[3].

            Ahora bien, considero que la implementación de esta figura acarreará ventajas y desventajas, sin embargo toda vez que le presenten un beneficio al trabajador este régimen no debería de presentar ningún inconveniente, pues es claro que se utiliza para evadir responsabilidades patronales pero si las empresas contratistas brindan buenas condiciones de trabajo a sus trabajadores y se adaptan a lo que establece la Ley, entonces no debería existir ningún impedimento para subcontratar personal.

[1] Calixto Bautista Griselda, et. al., Outsourcing, Ed. CROSS, México, 2010, [en línea] consultado el 19 de noviembre de 2016, disponible en: http://imcp.org.mx/wp-content/uploads/2013/10/CROSS-Inform-2013-10.pdf

[2] Causa y efecto de la Reforma Laboral en el outsourcing, Colegio de Contadores Públicos de México, México, 2013, p. 6 [en línea], consultado el 19 de noviembre de 2016, disponible en: http://www.ccpm.org.mx/avisos/boletin_com_ss_sur_no_2.pdf

[3] Ibíd, p. 7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s