Pensar a los clásicos: Karl Marx

Por Eduardo Aguilar Gutiérrez

Unknown-2¿Qué es un autor clásico? El profesor de filosofía Luis Salazar Carrión nos dice que son autores insuperables, que siempre tienen algo nuevo y sorprendente que decirnos, más que para encontrar verdades y certidumbres su lectura nos plantea dudas y problemas, también nos obligan a pensar críticamente nuestras ideas, nos ayudan a tomar conciencia de nuestra ignorancia. En específico, los autores clásicos cumplen tres condiciones: aportan nuevas categorías conceptuales, su lectura es necesaria y actual y fue una referencia en su época.

Pensar seriamente a los clásicos es un reto para [nosotros] los estudiantes universitarios, implica vocación, entrega y disciplina. Pese a la importancia de su lectura esta no es una cotidiana para los estudiantes, pues los textos clásicos son y se perciben como difíciles, además parecen no tener ningún contacto con la realidad vivida, ni ofrecer un sentido práctico. Pero, si entendemos y superamos las cuestiones señaladas e iniciamos por revisar a los clásicos, podemos generar una comunidad universitaria que desarrolle la humildad intelectual como principio académico, además de entender más y mejor el mundo que nos rodea. Como aportación a la situación me gustaría propiciar un acercamiento general [no especializado] al pensamiento de Karl Marx, específicamente a temas relacionados con la economía política. [1]

Creo oportuno decir que existe consenso en considerar a Karl Marx como un clásico, pues cumple con las características de uno. Por ejemplo, respecto a la aportación de nuevas categorías conceptuales, explica Lenin en “Las tres fuentes y las tres partes constitutivas del marxismo” (marzo de 1913; Vid. Obras escogidas, 2. ª edición, Editorial Cartago 1974, tomo III) que, en el terreno del pensamiento, las fuentes de Karl Marx son: la filosofía alemana (Hegel), el socialismo francés (agnóstico e impregnado del materialismo francés del siglo XVIII) y la economía política inglesa (Ricardo, Smith). Esas tres fuentes fueron sometidas a la crítica de Marx y Engels, superadas y transformadas en la elaboración de un método y de un programa para la clase obrera.

Además, como efecto secundario de la crisis financiera de 2008 más personas revisan con mayor detenimiento la teoría marxista. Karl Marx es un autor amplio y complejo, por ejemplo, Horacio Tarcus nos dice que: “Marx no fue, estrictamente hablando, ni un filósofo, ni un economista, ni un historiador ni un organizador político. Y al mismo tiempo, en cierto sentido, fue todo eso.”[2]

Para lograr algunas explicaciones relativas a la economía política comentaré el programa argentino “Filosofía Aquí y Ahora”, es una producción de “Canal Encuentro” que conduce José Pablo Feinmann. Me parece que al ser un autor complejo, iniciar un acercamiento con las ideas de Karl Marx, los medios audiovisuales son herramientas pedagógicas interesantes.

A lo largo del programa se desarrollan cuatro preguntas: ¿Cómo obtiene su ganancia el capitalista?, ¿De dónde saca el capitalista el capital originario?, ¿Cuál es el secreto de la mercancía? y ¿todo es mercancía?

En la idea de responder a las preguntas señaladas José Pablo Feinmann inicia diciendo que el concepto de “plusvalía” es un elemento central en el pensamiento de Karl Marx. Para poder entender el concepto de “plusvalía” nos dice que la mercancía tiene dos condiciones: valor de uso y valor de cambio. La primera se refiere a que las cosas sirven para ser usadas, un ejemplo puede ser un zapato, como mercancía tiene la característica de ser usado. Pero, ese mismo zapato puede ser vendido y entonces observamos la condición de cambio.

La explicación continúa con la relación existente entre el capitalista [dueño del capital- medio de producción] y el obrero [capacidad de trabajar] como situación para la producción de mercancías. Podemos señalar que el obrero trabaja-produce lo necesario para pagar su salario y también un excedente. La apropiación del excedente por parte del capitalista es lo que Karl Marx concibe como plusvalía. En otras palabras, la plusvalía es el trabajo no remunerado.

images-1Si atendemos a las ideas de Karl Marx podemos plantear que la condición de pobreza de una persona o la situación de desigualdad social en una comunidad política no responde a una situación exclusivamente personal, no es producto de cualidades intelectuales o físicas ni del esfuerzo personal, ésta condición se explica entendiendo a un orden social determinado: el capitalismo.

Para explicar ¿De dónde saca el capitalista el capital originario? José Pablo Feimann se pregunta ¿por qué el capitalista tiene capital y el obrero sólo su fuerza de trabajo?

Karl Marx sostiene en el capítulo xxiv [“La acumulación primitiva del capital”] de “El capital” que “el capital viene al mundo chorreando lodo y sangre”. Lo que Karl Marx sugiere con esta frase es que el capital se acumuló saqueando a los países periféricos. El descubrimiento de América, Inglaterra y sus colonias, África como generador del trabajo esclavo son elementos del proceso de acumulación del capital.

Me parece que la argumentación que desarrolla Karl Marx nos puede ayudar a entender las relaciones entre países ricos y pobres. Pues, los países periféricos son una condición del capitalismo, el proceso se explica de la siguiente manera: podemos señalar que el centro existe, porque existe la periferia, por ejemplo, los países europeos saquearon los recursos de América Latina, así pudieron desarrollar su industria y vender mercancías a los países periféricos.

Otro tema tratado en el programa es ¿Cuál es el secreto de la mercancía?, es decir, el fetichismo de la mercancía. Karl Marx aborda el problema en el primer tomo de “El capital”. El fetichismo de la mercancía refiere que los objetos nos deslumbran, nuestra atención se centra en el objeto y no vemos las condiciones de producción de la mercancía. Por ejemplo, cuándo vamos a los centros comerciales observamos mercancías que pueden ser producto de la explotación laboral, la ropa es un buen ejemplo, pues normalmente su producción se realiza en países en donde los derechos laborales son mínimos o inexistentes. Pero, la mercancía oculta el proceso de producción, oculta la explotación.

images-2Respecto a la pregunta: ¿Todo es mercancía?, José Pablo Feimann sostiene, apoyándose en Karl Marx, que vivimos en el vértigo de la mercancía, nos dice que el mundo de las mercancías es un mundo encantado. La respuesta a la pregunta sugiere que si los hombres desarrollan su vida intercambiando, mirando, comprando o desando mercancías, la vida humana es una mercancía.

Después de conocer de manera general algunas ideas de Karl Marx podemos entender que es un clásico, un autor necesario para entender un proceso amplio y complejo: el capitalismo. Por eso y más se debe leer y discutir.

[1] La economía política es, en su más amplio sentido, la ciencia de las leyes que rigen la producción y el intercambio de los medios materiales de vida en la sociedad humana.

[2] Karl Marx. (2015). Antología. Buenos Aires, Argentina: Siglo XXI. pp. 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s