Sociedad y Estado

Por Eduardo Miguel De Santiago Cruz

SOCIEDAD

Unknown-3La sociedad se ha empleado en las ciencias sociales de todas las épocas con un significado y fundamento diferente. La concepción que planteó el teólogo italiano Tomás de Aquino fue concebirla como la totalidad orgánica propia, base del pensamiento social cristiano: los individuos que la componen son parte de un todo, regulado por fuerzas trascendentes.

A partir del siglo XVI se formuló una concepción contractualista que ve en la sociedad la construcción de un orden artificial fundado en una asociación de individuos que ceden su derecho a un ente social capaz de garantizar el orden y la seguridad en sus relaciones.

 “La sociedad no es otra cosa más que una población, o una colectividad (sociedad, comunidad, pueblo o población) perfectamente organizada, asentada en un territorio preciso. Un pueblo capaz de autogobernarse libre y soberanamente; capaz; por tanto de darse libremente su forma de gobierno y sus leyes fundamentales; capaz de darse una Constitución, cuyo estudio va configurando nuestra disciplina del derecho constitucional. Todo esto es la sociedad para el Derecho Constitucional”.[1]

 La sociedad no es solamente la coexistencia de un cierto número de individuos que forman un grupo más o menos homogéneo.

Esta mera coexistencia, exenta de toda reflexión de sus miembros acerca del fenómeno que constituyen, un estado previo, a la sociedad formalmente constituida, es sólo la primera etapa de la vida social.

Esta fase se supera cuando los individuos se hacen consientes de su unidad y destino común. Por lo tanto, al hecho de la coexistencia se agrega otro fenómeno, esta vez de orden psicológico que confiere al grupo el carácter definitivo de la sociedad.

“El elemento que se añade al hecho de la coexistencia de los hombres en un grupo dado para transformar a este último en una sociedad, consiste en ciertas imágenes que algunos de sus miembros se hacen de sus destinos colectivos. Es lo que se puede llamar una conciencia social, la que se traduce en un acuerdo reflexionado, que las necesidades de todo ser humano se satisfacen, efectivamente dentro de la vida colectiva”.[2]

ESTADO

UnknownDe manera descriptiva, aludiendo a una serie de elementos que se consideran clásicos en la doctrina, podemos definir al “Estado como aquella sociedad territorial, organizada conforme a Derecho y dotada de un poder calificado como soberano”. De la anterior definición destacan sobremanera tanto su calificación societaria como territorial, además de su carácter de poder; de dominación”[3].

El Estado es una persona moral suprema y omnicomprensiva creada y organizada por el Derecho primigenio que un pueblo determinado se haya dado en su vida histórica.

Conforme a su misma naturaleza jurídica, el Estado se integra con la concurrencia de diferentes elementos sin los cuales no podría existir ni concebirse.

En el Estado convergen elementos formativos o sea anteriores a su creación como persona moral, y elementos posteriores a su formación, pero que son indispensables para que cumpla sus finalidades esenciales.

Los Elementos formativos son: 

  1. Población.
  2. Territorio.
  3. Poder soberano.
  4. Orden jurídico fundamental o constitución.

Los Elementos posteriores son:

  1. Poder público
  2. [4]

La Población: Es un elemento esencial del Estado, abarca a todos los seres humanos que lo integran, al conjunto de individuos que permite.

La población es, pues, un elemento esencial del Estado. Ahora bien cuando se hable de un Estado Federal, como es el caso de México, se debe recordar y se debe precisar que la población no es un elemento definitorio de lo federal, ni de la federación. Esta no tiene, como esenciales, ni al elemento población ni al elemento territorio. Lo Federal en México es una forma de gobierno, como lo establece el artículo 40 de la Constitución ahora vigente; y no es una forma de Estado, como se afirma comúnmente”[5].

Unknown-2Territorio: “Es el asiento de la población considerada dentro de un Estado. “Elemento del estado constituido por la superficie terrestre y marítima y por el espacio aéreo sobre los que se ejerce su soberanía. Los buques nacionales y los edificios diplomáticos se consideran como una prolongación de este territorio, de acuerdo con la costumbre internacional”[6].

Poder Soberano: “El estado para desarrollar su poder en el interior como en el exterior; goza de soberanía, es decir, de la posibilidad en lo interno de llevar a cabo sus competencias pudiendo, si fuera necesario y utilizando fraseología constitucional, remover los obstáculos que le impidan la consecución de los fines generales. Si esto se puede deducir ad intra de la actuación estatal, ad extra ocurre algo similar ya que si un Estado no es soberano podrá ser independiente en sus relaciones internacionales”[7].

Un estado es soberano cuando goza de un poder supremo, irresistible, único, imprescindible, dentro de su propio ámbito de actuación, dentro de su territorio, ya que los mismos caracteres se predican respecto a los demás Estados.

Algunas corrientes sociológicas sostienen que el Estado debe ser considerado como una unidad artificial constituida por el conjunto de normas que regulan el comportamiento de los individuos que se encuentran sujetos a dichas normas.

La afirmación de que los individuos sean miembros de una comunidad política, esto es, de un Estado, es sólo una metáfora que indica que ciertos individuos están sometidos al orden normativo de dicha comunidad.

Otros autores sostienen que la unidad del Estado descansa en la existencia de intereses comunes, ideología común, etc.

Uno de los elementos principales que comparten los individuos que pertenecen a un Estado es un sistema normativo al cual se encuentran sometidos, aun si no comparten intereses, creencias, ideologías o credos. Algo es común a varios individuos, en virtud de la fuerza obligatoria que las reglas sociales tienen sobre los individuos cuya conducta prescriben.

[1] BARRAGAN B, José, RAÚL, MATEOS SANTILLAN, Juan José, FLORES TREJO, Fernando, SOTO FLORES, Armando; “ Teoría del Constitución”, Editorial Porrúa, México 2003, Pág.18

[2]GEORGES BURDEAU: Tratado de Ciencia Política, Tomo I Volumen I UNAM, México 1982, pp. 79-81

[3] MERINO Merchán, José Fernando; UGENA COROMINA Ma. Pérez, VERA SANTOS José Manuel, Lecciones de Derecho Constitucional” ,Editorial Técnos, Madrid 1995, Pág. 23

[4] IGNACIO BURGOA: Diccionario de Derecho Constitucional, Garantías y Amparo; Editorial Porrúa, México, 1984, p. 147.

[5] BARRAGAN B, José, MATEOS SANTILLAN, Juan José, FLORES TREJO, Fernando, SOTO FLORES, Armando; “ Teoría del Constitución”, Editorial Porrúa, México 2003, Pág.23

[6] DE PINA, Rafael, DE PINA VARA, Rafael, “Diccionario de Derecho”, Editorial Porrúa, México 1994. Vigésima Edición. pág. 472.

[7] Ídem.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s