Mas allá de la Constitución

 

Por Castillo Pinto Daniel Enrique                                                                 

Unknown-4Considerando al derecho como un orden jerarquico la constitucion no solo es la institucionalización de un punto de equilibrio logrado entre diversos factores reales del poder en un tiempo y espacio determinados; sino que además debemos de entenderla como la directriz de creación de todas las demás normas de corte estatal

            Con lo anterior queremos hacer énfasis en que la constitución es una norma que determina la foma de creación y los contenidos de todas las demás normas juridicas del orden estatal. Esto nos arroja dos cosas, la primera trata sobre la forma de creación de las normas jurídicas y la segunda de su contenido; todas las normas jurídicas de un Estado deben de ser creadas bajo el procedimiento que la constitución del Estado en cuestión ha establecido como el único válido para la creación de las normas jurídicas de ese Estado en particular y que ninguna de las normas creadas bajo este procedimiento puede tener contenidos que sean contrarios a los contenidos de la constitución. Lo expuesto no es más que la relación de correspondencia entre un grado inferior de normas jurídicas respecto de la norma jurídica de grado superior que permite su creación, es lo que Kelsen llama regularidad.

            Tal regularidad del sistema jurídico se encuentra protegido por diversos medios que buscan inhibir la creación de normas fuera de los parámetros constitucionales o bien si estas ya han sido creadas establece medios para eliminar tales actos creados fuera del cobijo de la constitución.

            Bajo esa misma idea es completamente válido hacernos la pregunta siguiente ¿Cuál es la norma jurídica que determina la forma de creación y los contenidos de la constitución?

            Es Kelsen mismo quien nos da respuesta a la pregunta en su Teoría General del Derecho y del Estado al explicar el monismo entre el derecho internacional y el derecho nacional como se expone enseguida.

            Podrá haber dos posibles respuestas a nuestra pregunta, la primera será en sentido negativo, consistente en negar la existencia de una norma superior que determine la forma de creación y el contenido de las constituciones Estatales, lo cual solamente tiene sentido si se ignora la existencia del orden jurídico internacional; entonces así podremos decir que la constitución es la norma máxima de cada sistema jurídico y después de ella solo daríamos un salto de fe.

  Unknown-5          La segunda respuesta se obtiene al considerar al orden jurídico internacional, lo cual resulta bastante más interesante. Lo primero por hacer es exaltar la dependencia del orden jurídico nacional respecto del internacional, esto resultaría en que el derecho internacional regula la creación y contenido del orden jurídico nacional y por tanto de la constitución; tal dependencia se observa en la determinación del ámbito de validez espacial del orden jurídico nacional que es indudablemente determinado por el derecho internacional; también se puede observar tal dependencia en la necesidad de reconocimiento de validez internacional que requieren las nuevas constituciones creadas a partir de movimientos armados. Al final no podemos hablar de conceptos como soberanía de un Estado, igualdad de los Estados o ámbito de validez espacial de las normas de los Estados sin que antes se tenga el presupuesto de un orden jurídico internacional que reconozca tales circunstancias, es así como queda asentada la relación entre el orden jurídico nacional y el internacional, el segundo es un presupuesto necesario para la conformación del primero.

           Kelsen afirma que la creación de las constituciones Estatales entonces es únicamente posible gracias a que el derecho internacional reconoce a los creadores de la constitución como tales, otorgándoles la facultad de expedir una constitución; de no ser así los sujetos únicamente crearían documentos no susceptibles de ser calificados como constitución. El principio de efectividad es el nombre que Kelsen otorga a la situación anteriormente expuesta.

            Ha quedado forzadamente explicada la dependencia y relación del orden jurídico nacional con el internacional, la siguiente afirmación que hace Kelsen es que si entonces el orden jurídico nacional proviene del internacional, la norma básica del derecho internacional ha de serlo a la vez del orden jurídico nacional.

Ahora resulta necesario identificar a la norma básica del orden jurídico internacional, lo cual se logra mediante una cadena de identificación entre normas inferiores y superiores:

Captura de pantalla 2017-04-05 a la(s) 21.56.35

De lo anterior se concluye que la norma fundante del derecho internacional es una de carácter consuetudinario, que se puede sintetizar en la forma pacta sunt servanda, la cual en atencion a todo lo anterior bien podria afirmarse no solo como la norma basica del sistema juridico internacional, sino tambien del orden juridico nacional. Otro efecto importante del ejercicio anterior es que al provenir ambas normas de la misma fuente, ya sea porque se determinó su procedimiento de creacion o se facultó a otros para desarrollarlas como resulta el presente caso, no se puede hablar de una separacion entre el orden juridico nacional y el internacional.

Unknown-6Podria alegarse que la norma conuetudinaria pacta sunt servanda requiere para su formacion de la existencia de los Estados, por lo cual debio de existir un derecho nacional que creara a los Estados para que estos a su vez crearan pacta sunt servanda, la situacion es que no necesariamente debe de hablarse de Estados como sujetos creadores de la norma consuetudinaria, bien podrían presumirse como sus autores a las colectividades humanas primitivas que se desarrollaron hasta convertirse en Estados. Lo cierto es que esto constituye unicamente una intencion exagerada de probar la regularidad entre el derecho internacional y el derecho nacional mediante la regla pacta sunt servanda, que no tiene sustento antropologico alguno[1]

Fuentes consultadas

  • Gutiérrez Baylón Juan de Dios, “Derecho de los Tratados”, Editorial Porrúa, Ciudad de México, México, 2010
  • Kelsen Hans, “Teoría General del Derecho y del Estado”, traducción de Eduardo García Máynez, tercera edición, segunda reimpresión, UNAM, Ciudad de México, México, 2014.

Kelsen Hans, “La Garantía Jurisdiccional de la Constitución”, traducción de Rolando Tamayo y Salmorán, en línea, disponible htt

[1] Cfr. Gutiérrez Baylón Juan de Dios, “Derecho de los Tratados”, Editorial Porrúa, Ciudad de México, México, 2010, p. 2.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s