Derecho a una alimentación


Por Valeria Abril Morales Toledo

Unknown-13Es extendida la confusión con la palabra alimentación, que a mi parecer no debiera existir, consistente en denominar como tal, a comer o ingerir toda una infinidad de productos, pues alimentación en un sentido correcto es sinónimo de nutrición.

Como primer punto, para evitar confusiones, propondría que en nuestra Constitución se garantizara el derecho a la “nutrición” y no utilizar la palabra “alimentación”.

Es decir, existe una diferencia trascendental entre lo que se puede denominar en general alimento y aquellos que realmente nutren el cuerpo humano proporcionando un grado de desarrollo físico y mental adecuado a la raza humana; no solo consiste en consumir una ración mínima de calorías, proteínas, y demás, sino es abarcar todos los nutrientes para que una persona se pueda desarrollar plenamente, vivir una vida sana y activa.

Como segundo punto, me parece de gran importancia la educación en cuanto a la nutrición, que debe abarcar la difusión de la ciencia en el tema, evitar la publicidad engañosa y dar a conocer los efectos y consecuencias de los productos químicos en los alimentos naturales. Es propiciar una alimentación natural y equilibrada.

Obesidad y desnutrición, dos males generalizados en la actualidad.

Unknown-12Respecto a la obesidad, se le relaciona con múltiples enfermedades incluyendo la diabetes, la desnutrición con anemias.

Consultando las recomendaciones de la OMS, respecto a la salud, explican que la alimentación saludable debe comenzar desde la niñez, pues de esta manera se pueden prevenir a futuro la obesidad, desnutrición y enfermedades, incluyendo el cáncer.[1]

Para los adultos recomienda comer como mínimo 400 gramos de frutas y verduras; legumbres (como lentejas y judías); frutos secos y cereales integrales (por ejemplo maíz mijo, avena, trigo o arroz integral no procesados.[2]

Que las patatas y el boniato (camote), es decir en general los tubérculos no se consideran dentro de las frutas y verduras.[3]

México es un país en donde abundan frutas y verduras, de eso no nos queda duda.

Las frutas y verduras frescas son más baratos que los alimentos procesados. Sin embargo no existe una cultura para comer frutas y verduras, al grado que la población prefiere la comida chatarra y rápida que solo contribuye a mantener cifras alarmantes, de obesidad y diabetes en el país, además de desnutrición. (La Jornada).[4]

En las tiendas, existe más disponibilidad, de los llamados productos chatarra, tanto en zonas rurales como urbanas, por lo que las frutas y verduras deberían encontrarse, con la misma facilidad que los refrescos y frituras.[5]

Otro factor predominante son las bebidas gaseosas, México es el mayor consumidor de refrescos a nivel mundial, con una ingesta de aproximadamente 164 litros per cápita anual, cuando el promedio mundial es de 22.5 litros.[6] Y claro habría que preguntarse ¿por qué? ¿Qué es lo que influye y motiva a tomar esas cantidades de azúcar y agua carbonatada, si en México abundan frutas como proveedores de azúcares naturales.

¿Se tomará en sustitución de una comida nutritiva? Si nos nutriéramos con frutas, verduras, carbohidratos adecuados, ¿las personas aún desearían tomar refresco?

Unknown-15Así pudiéramos seguir comentando acerca de qué carbohidratos deberíamos consumir, según la OMS, la recomendación es que sean integrales y sin procesar, tales como maíz, mijo, avena, trigo o arroz integrales, pero en México se aprecia que en general prevalece el consumo de maíz y trigo, luego avena y podría decirse que el mijo y arroz solo en pocas cantidades.

Sí se consume gran cantidad de maíz y trigo, pero refinado y procesado, adicionado por lo general de grandes cantidades de grasas, como son en frituras, panes muy procesados, pastas, pasteles, crepas etc.

Poco tiempo para preparar alimentos, la escasez de buenos alimentos por donde realizamos nuestras labores diarias y el hecho de que los alimentos procesados los encontramos fácilmente en todos lados, pues llevan mas ganancia y menos inversión (pues lo natural es mas fácilmente perecedero), así como la falta de reflexión, en conjunto, forman parte de nuestras decisiones al alimentarnos.

Sin duda, nos hace falta tiempo y reflexión en el tema de nutrición y esa educación y cultura debe empezar desde la edad temprana. Tal es su importancia, que la propia Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura ha hecho diversas publicaciones de cómo enseñar o educar a los niños a llevar una dieta balanceada y llena de nutrientes porque así como existe la obesidad infantil, en el otro extremo se encuentra la desnutrición. México a pesar de haber obtenido ciertos avances, sigue experimentando en los últimos años estos dos enormes problemas. La página de la Unicef México, nos informa que la desnutrición afecta más hacia el sur del país y la obesidad se extiende en casi todo el territorio mexicano. Lo cierto es que las cifras siguen siendo preocupantes en algunos sectores de la población. En el grupo de edad de cinco a catorce años la desnutrición crónica es de 7.25% en las poblaciones urbanas, y la cifra se duplica en las rurales. El riesgo de que un niño o niña indígena se muera por diarrea, desnutrición o anemia es tres veces mayor que entre la población no indígena.

La otra cara de los problemas de nutrición lo conforma la obesidad infantil, que ha ido creciendo de forma alarmante en los últimos años. Actualmente, México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil, Problema que está presente no sólo en la infancia y la adolescencia, ¡sino también en población en edad preescolar!

Datos del ENSANUT (Encuesta Nacional de Salud y Nutrición) indican que uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 19 años presenta sobrepeso u obesidad. Para los escolares, la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad ascendió un promedio del 26% para ambos sexos, lo cual representa más de 4.1 millones de escolares conviviendo con este problema.

Unknown-14La principal causa a la que se apunta son los malos hábitos en la alimentación, que acaban desembocando en una prevalencia del sobrepeso de un 70% en la edad adulta.[7]

Es sabido que teniendo una buena alimentación desde pequeños, será mucho más fácil mantenerla en la edad adulta y así evitar las grandes enfermedades que están afectando no sólo a nacionalmente sino internacionalmente.

[1] http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs394/es/.

[2] Íbidem

[3] Íbidem

[4] Alfredo Neme Martínez, presidente de la Asociación Mexicana para un comercio Justo, la Jornada 18 febrero 2015.

http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/02/18/mexicanos-comen-solo-58-de-frutas-y-verduras-recomedables-al-dia-3009.html.

[5] Íbidem

[6] http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2016/09/08/mexicanos-toman-7-veces-mas-refresco-que-resto-del-mundo.

[7] https://www.unicef.org/mexico/spanish/17047.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s