Principio de prohibición de la Tortura (Art.3)

 

Por Jorge Alberto Anaya Castillo

images-14De acuerdo a lo establecido por el mismo Tribunal Europeo de Derechos Humanos en su jurisprudencia, el término tortura se refiere a todo acto por el cual se inflige, de manera intencional a una persona un dolor o unos sufrimientos graves, físicos o mentales, con la finalidad de obtener, de ella o de un tercero, informaciones o confesiones, de castigarla por un acto cometido o presuntamente cometido por ella o por un tercero, o por cualquier otro motivo basado en cualquier forma de discriminación, cuando el dolor o los sufrimientos sean infligidos por un agente de la autoridad pública o bajo su instigación o consentimiento expreso o tácito.

De esa definición se hacen claros los tres conceptos elementales para el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y para otros tribunales también, que requiere la tortura para ser considerada como tal;

  1. Primero se requiere el infligir un dolor o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales
  2. Se requiere que se haya hecho de forma intencional
  3. Con el objetivo de obtener una confesión, información o cualquier otro tipo de prueba, o ya sea para intimidar.

En general el Tribunal examina a los actos o tratos que se busque sean declarados como tortura, para después estudiar el comportamiento de los implicados, las circunstancias fácticas y por último el llamado elemento subjetivo de la tortura, es decir, la gravedad de los actos en relación a todo lo anterior concluido en el estudio de los elementos anteriores para así poder determinar si se está ante un trato de tortura o no. Además del images-15principio de no tortura, el Convenio Europeo hace mención a otros dos conceptos, que de su interpretación literal se puede apreciar son tratos diferentes a la tortura, y estos son el trato inhumano y el trato degradante. El Tribunal Europeo se ha encargado de hacer sus propias definiciones de estos dos conceptos, en cuanto al primero, se considera trato inhumano al hecho o acto que se ejecute contra una persona con premeditación y continuado durante horas y que cause lesiones corporales o que cause sufrimientos físicos y mentales. Hay que destacar que el carácter continuo y su menor gravedad es lo que lo distingue de la tortura.

Casadevall, Josep, “El convenio Europeo de Derechos Humanos, el Tribunal de Estrasburgo y su jurisprudencia”

Por ejemplo, en el famoso caso de Irlanda vs. Reino Unido, el problema que se suscitó fueron cinco técnicas de interrogatorio que al ser utilizadas de manera premeditada por un periodo prolongado de tiempo y que causaron a quienes las sufrieron un dolor moral y trastornos que les afectarían gravemente, por lo que se concluyó que se estaba ante un trato inhumano.

Por otro lado el trato degradante es aquel acto que se ejecute y que por su naturaleza inspire miedo, angustia o intimidación a otra persona, situación que le causa un sufrimiento mental o física que es capaz de quebrantar su resistencia.

DESARROLLO

images-13Análisis del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre el artículo 3 de la Convención Europea de DDHH

En relación al análisis del artículo 3ro de la Convención que establece que; Nadie podrá ser sometido a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. El Tribunal de forma general considera que;

Tortura: El tratamiento de tortura sólo debe darse a los actos que alcancen un mínimo de gravedad y que éste siempre tiene un carácter subjetivo pues depende de las circunstancias de cada caso. Debe superar por ende la barrera de la duda razonable al proveer al juzgador las bases fácticas y probatorias lo suficientemente sólidas como para considerar irrechazable el trato de tortura para el acto que se estudie.

Trato inhumano: Para el tribunal se trata de un trato premeditado, aplicado durante horas seguidas y que cause un perjuicio corporal real o un sufrimiento intenso físico y/o mental.

Trato degradante: Cuando es de entidad suficiente para crear en las víctimas sentimientos de miedo, angustia e inferioridad capaces de humillarles y degradarles y posiblemente de quebrar su resistencia física o moral, o cuando es de tal entidad como para conducir a la víctima a que actúe en contra de sus deseos o conciencia. Además puede considerarse que si el objeto del tratamiento era humillar y degradar a la persona afectada aunque en última instancia no termine por lograrlo.

En cuanto a las intervenciones médicas, el Tribunal distingue si se realizaron en base a una razón o justificación médica o no; y en todo caso las personas detenidas a las que se les realice un tratamiento médico deben ser protegidas por el Estado y se les debe dar asistencia médica en todo momento, pero también aunque no existan razones médicas , el Convenio no prohíbe realizar procedimientos médicos contra la voluntad del sospechoso para obtener de él la prueba de su participación en un delito, por ejemplo; la toma de muestras de sangre y de saliva.

En cuanto a la justificación de las intervenciones médicas, el Tribunal encuentra que debe tomarse muy en cuenta lo siguiente;

  • La gravedad del delito
  • Que las autoridades debieron analizar cualquier otro medio alternativo para obtener la prueba
  • El médico debe proceder, previamente, a la realización del procedimiento conocido como anamnesis , que no es más que un examen con preguntas al paciente para asegurarse de que no exista ninguna razón de riesgo para lo no realización de una intervención médica con el fin de obtener una prueba.
  • El procedimiento médico planeado, no debe suponer ningún riesgo para la salud del paciente (consecuencia del supuesto anterior)
  • La forma en que se realiza el procedimiento médico no debe exceder el mínimo de gravedad en un trato que implica en su redacción el artículo 3ro de la Convención
  • El procedimiento debe prescribirse y administrarse por doctores en medicina y la persona afectada debe ser puesta bajo supervisión médica.

Práctica relativa a la administración de eméticos en la Comunidad Europea Convención Europea de Derechos Humanos

images-16De igual forma, el TEDH reitera que no es práctica común de los Estados miembros de la Comunidad Europea la utilización de eméticos para obtener algún tipo de prueba, y mucho menos administrarlos de forma forzosa pues se prefiere obtener la prueba de cualquier otra forma que en última instancias sea menos intrusiva con el físico de las personas como podría ser el esperar a que las drogas sean desechadas de forma natural.

Bibliografía

  • Casadevall, Josep, “El convenio Europeo de Derechos Humanos, el Tribunal de Estrasburgo y su jurisprudencia” ; Editorial Tirant lo blanch, 2012.

  • Hermida del Llano, Cristina, “Los derechos fundamentales en la Unión Europea”, Editorial Anthropos, 2010.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s