Los conflictos armados en Colombia y la llegada de la paz

Por Galit Abigail Granados Roldan

Unknown-1En meses pasados Colombia atrajo los reflectores de la prensa internacional por una noticia positiva: el gobierno del presidente Juan Manuel Santos había concretado la firma del acuerdo de paz con uno de los principales grupos armados de ese país: las FARC. Sin embargo, hubo un detalle que desconcertó a propios y extraños; el plebiscito convocado para refrendar dicho acuerdo de paz no dio los resultados esperados.

Poco más del 40% de la ciudadanía colombiana rechazó con un rotundo NO el acuerdo que a los ojos del mundo significaba el cese a las hostilidades y garantizaba la tranquilidad del país, la pregunta versaba sobre las razones por las cuales un país con una larga historia de violencia decidió darle la espalda a la solución que por muchos años se estuvo esperando, no fueron extrañas las críticas al pueblo colombiano, y una directa asociación con lo ocurrido meses antes con el Brexit en Reino Unido.

Para está servidora, lo ocurrido en Colombia obedeció a cuestiones de fondo que fueron más allá de una simple desinformación o de una tendencia al egoísmo colectivo. Es cierto que hubo un gran abstencionismo en la votación, el cual reflejó la falta de confianza de los ciudadanos en los mecanismos de participación democrática consagrados en la Constitución Colombiana, sin embargo, existieron razones de peso para haberlo rechazado.

El domingo 03 de octubre del año pasado, conforme fueron conociéndose los resultados del plebiscito, en las redes sociales un buen número de usuarios inició una oleada de comentarios en su mayoría negativos donde criticaban duramente la decisión de los colombianos, otros señalaban que para poder opinar de la situación en Colombia no bastaba únicamente con escuchar a cantantes famosos como Shakira o Maluma, era necesario conocer la situación de fondo para poder fijar una postura, opinión con la cual coincido, pues considero que debió tenerse respeto hacia la decisión que la población había manifestado y más bien leer sobre la historia de Colombia para poder entender el asunto.

Recordemos que Colombia es un país que ha vivido cambios radicales en muy poco tiempo, los movimientos armados han sido un común denominador a lo largo de su historia, de acuerdo con el portal BBC MUNDO, los conflictos sociales en este país se remontan hasta la época de la conquista, pero recrudecieron significativamente en el período conocido como la violencia que fue del año 1948 a 1958 a partir del llamado “bogotazo” ocurrido en 1948 donde fue asesinado el entonces candidato presidencial Jorge Eliécer Gaitán desatando así una serie de hechos y ataques violentos, primero en la capital del país y posteriormente a nivel nacional, este periodo se caracterizó por el enfrentamiento entre liberales y conservadores, que dejó como saldo miles de civiles muertos[1].

Unknown-2Tiempo después surgió el grupo las FARC, el cual nació como un grupo de autodefensa formado por campesinos con ideología liberal, entre las razones que motivaron su aparición están la falta de empleo y la desigualdad social. En principio este grupo se estableció en el departamento de Tolima, en un lugar denominado Marquetalia, pero años más tarde el gobierno lo atacó, por lo que en 1966 se fundó una guerrilla llamada bloque sur, que tiempo después adoptaría el nombre de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. A este grupo armado, se suma la aparición del Ejercito de Liberación Nacional y del M-19, este último es recordado por ser el autor intelectual y material del ataque al Palacio de Justicia en noviembre de 1985, donde perdieron la vida 11 magistrados.

En los años 80 apareció en Colombia el narcotráfico iniciado por Griselda Blanco, negocio donde años más tarde incursionaría Pablo Escobar, responsable de uno de los episodios más violentos en la historia del país sudamericano, Escobar sostuvo una guerra durante casi 10 años con el gobierno colombiano y durante ese periodo fueron asesinados periodistas, políticos, magistrados y civiles.

En ese momento el país se encontraba en una crisis severa de inseguridad, un buen número de atentados comenzaron a ocurrir no solo en edificios gubernamentales o de policía, a finales de los años ochenta la población civil comenzó a ser blanco de ataques terroristas con el fin de presionar al gobierno para que este prohibiera la extradición de colombianos a los Estados Unidos, incluso fue necesario crear una nueva constitución en 1991 motivada por la urgencia de apaciguar al país. Entre los cambios que contemplaba este ordenamiento jurídico estaba la prohibición expresa a la extradición de colombianos por nacimiento a otro país, se consagró la acción de tutela, el habeas corpus y se le dio a la población una participación activa en las decisiones del país con el referendo, el plebiscito, la consulta popular y la revocación de mandato.

IMAGEN-16806802-1.pngAsimismo, el narcotráfico comenzó a tener mayor influencia en el conflicto armado colombiano, hacia el año 2000, las FARC alcanzan su mayor capacidad militar, con unos 20.000 hombres en armas, los años siguientes se registran una sucesión de hechos dramáticos, con métodos más violentos de guerra[2].

En el caso de la guerrilla se destaca el secuestro, mientras que los grupos paramilitares realizan numerosas masacres. Ambos grupos, además de fuerzas estatales, realizaron violaciones a los derechos humanos[3].

Posteriormente vinieron una serie de intentos para negociar con las FARC su rendición, el primero de ellos se dio en el año 1984 en el cual varios miembros de este grupo entraron al partido político denominado Unión Patriótica, pero un buen número de ellos fue asesinado, existieron otros intentos en 1992 y en el año 2000 pero fracasaron. Años más tarde, el gobierno de Álvaro Uribe se caracterizó por bombardeos a los campamentos de las FARC y el recrudecimiento de la violencia.

Las negociaciones del acuerdo de paz iniciaron formalmente en el 2012, se iniciaron en Oslo Noruega, se desarrollaron en la Habana Cuba y fueron presididas por el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, sin embargo, dicho acuerdo no comprende a todos los grupos armados, por ejemplo, el Ejercito de Liberación Nacional aún continua activo.

Asimismo el gobierno colombiano implemento una plataforma interactiva en la página de internet: www.acuerdodepaz.gov.co para consultar todo lo referente al acuerdo paz, mismo que fue firmado formalmente el 26 de septiembre de 2016 y rechazado en el plebiscito del 03 de octubre del mismo año, posteriormente fue modificado y se firmó el proyecto final el 24 de noviembre, fue ratificado por el Senado y la Cámara de representantes el 29 y 30 de noviembre respectivamente, además el 22 de febrero de este año se aprobó en el senado la inclusión de un artículo transitorio en la Constitución para blindar dicho acuerdo impidiendo su modificación en los próximos tres periodos presidenciales.

UnknownGeneralmente la legislación colombiana señalaba que se requería de un umbral de participación del 50% para que el plebiscito fuera valido, sin embargo, en este se cambió el umbral de participación por el de aprobación a 13%, su objetivo fue legitimar el acuerdo de paz firmado por el gobierno[4].

Por lo que respecta a las razones de rechazo o de aprobación al plebiscito, fue un 50.21% que voto por el no, contra un 49.79% voto que voto por el sí, por lo que fue un margen muy pequeño el que hizo la diferencia, por un lado una parte de la población no olvida todas las acciones realizadas por las FARC; como el reclutamiento de menores para luchar en el conflicto, los miles de secuestros, asesinatos y desplazados inocentes, aunado al temor de que los responsables se queden sin castigo, ya que entre las concesiones contempladas en el acuerdo, está el juzgamiento de los responsables en un tribunal especial donde quienes conocerán de los asuntos serán jueces distintos de los que conocen los procesos ordinarios, además cuando dejen las armas podrán participar en la política e incluso ser miembros del Congreso de la República, además no se pactó un desarme inmediato de las FARC, éste se realizará en un máximo de 180 días a partir de la firma definitiva del acuerdo.

Paradójicamente, en las zonas más afectadas por el conflicto se dio una votación unánime por el sí, lo cual demuestra que las víctimas y sus familiares decidieron otorgar su perdón a cambio de tener un país en paz y cerrar un capitulo lamentable en su vida.

Uno de los motivos que me llevó a abordar este tema, además de mostrar el escenario detrás del plebiscito en Colombia es también que los lectores de este ensayo se den cuenta de que todos los países enfrentan conflictos a lo largo de su historia, algunos más difíciles que otros, pero ninguna nación; ningún pueblo es perfecto, todos tienen algún defecto por pequeño que parezca.

Evidentemente México no es la excepción, así como Colombia se enfrentó alguna vez a escenarios aterradores que llegaron a poner en jaque al gobierno y en una terrible situación a sus habitantes han logrado salir adelante, el proceso les ha llevado tiempo, mantener a su país en paz no ocurrió de la noche a la mañana, necesitaron de muchas cosas para llegar a ella, necesitaron de la unión de sus habitantes y la determinación de sus gobernantes.

El pueblo colombiano está de pie, no se da por vencido fácilmente, y creo que es ese elemento el que está faltando en México, es lamentable ver como poco a poco hemos ido perdiendo el optimismo y el orgullo por nuestro país con la idea de que estamos destinados a ser un siempre un país en vías de desarrollo y víctima de las naciones más desarrolladas, por ello como una especie de agradecimiento hemos creado relaciones de dependencia con países como Estados Unidos, porque pareciera que nos hacen un favor al entablar relaciones diplomáticas y económicas con nosotros. En la mentalidad de miles de mexicanos no ha permeado la idea de que los ciudadanos podemos conducir a nuestros países hasta donde queramos, que tenemos en nuestras manos la posibilidad de convertirlos en grandes potencias económicas, en naciones seguras, podemos designar gobernantes que verdaderamente cumplan sus promesas, o podemos tirarnos a llorar por todo lo que nos sucede, no asumiendo nuestra responsabilidad lanzándosela a otros; creyendo que un extraño va llegar a hacer lo que nosotros no hemos querido.

Colombia y México son países cercanos y a la vez distantes, somos cercanos porque compartimos rasgos, costumbres e idioma, pero somos distantes porque tenemos conflictos distintos, en ambos países el narcotráfico se ha vuelto un problema común en la sociedad, pero por ningún motivo podemos decir que la situación en México es la misma que enfrentó Colombia, por fortuna en México no sabemos lo que es vivir con la incertidumbre de no saber si mañana colocarán una bomba en el edificio donde trabajamos o estudiamos o un cártel realizará cualquier otro acto terrorista para atemorizar al gobierno, si bien existe un Ejército Zapatista de Liberación Nacional este no se encuentra levantado en armas realizando secuestros ni asesinando civiles, en 2013 debido al problema de inseguridad surgieron en Michoacán autodefensas que fueron aparentemente controladas por el gobierno, la realidad es que no hemos tocado fondo, pero a la vez esto es un arma de doble filo; por una parte significa que estamos a tiempo para revertir la situación que estamos viviendo y que la batalla no esta pérdida del todo. Pero en muchos de los casos, los países no deciden dar un verdadero cambio hasta que tocan fondo.

Nuestro país pide a gritos cambios urgentes, pero no solo cambios en el gobierno, pide cambios de todo tipo; de mentalidad, en el trato a los demás, en el cumplimiento de nuestras obligaciones, en el compromiso con el medio ambiente, en nuestra profesión. En la medida en que entendamos que un país cambia de abajo hacia arriba; desde el nivel más bajo hasta el más alto; no solo desde las altas esferas, que nuestra condición de ciudadanos implicar dar y no solo recibir, ese día podremos construir un país estable en todos los sentidos.

Bibliografía

–       COSOY, Natalio, ¿Por qué empezó y qué pasó en la guerra de más de 50 años que desangró a Colombia?, BBC Mundo, Bogotá Colombia, agosto 2016.

  • GOMEZ SERRANO, Laureano, El control constitucional en Colombia: evolución histórica, editorial UNAB, 2da edición, Colombia, 2001
  • SMITH, Peter, El combate a las drogas en América, Editorial Fondo de Cultura Económica, México,1993

[1] COSOY, Natalio ,“¿Por qué empezó y qué pasó en la guerra de más de 50 años que desangró a Colombia?”, http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37181413, consultado 18 de febrero de 2017.

[2] Ídem, consultado el 18 de febrero de 2017.

[3] Ídem, consultado 19 de febrero de 2017.

[4] “Acuerdo de Paz”, http://www.acuerdodepaz.gov.co/acuerdos/acuerdo-final, consultado 21 de febrero de 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s