“PARTICIPACIÓN POLÍTICA, DEMOCRACIA Y JUVENTUD.”

Por Octavio Fernández Espinosa.

Unknown-8Entender al ser humano es entenderlo como un ser social, un ser en busca de las mejores condiciones para su vida, para su seguridad; con derechos inalienables como la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; ideales norteamericanos alguna vez mencionados para un futuro mejor, siendo las primeras ideas que históricamente fueron plasmadas en documentos históricos donde se reconocen los derechos fundamentales humanos, siendo un claro ejemplo para las próximas naciones independentistas contemporáneas (como la nuestra), cómo la sinergia de esfuerzos colectivos, el bienestar común, la justicia, la igualdad, la cooperación y participación logran dar pasos fuertes a la solución de necesidades de la vida en sociedad.

Así el ser humano como ser social fue perfeccionando sus estructuras de vida social en una evolución histórica que permitió el desarrollo de nuestros actuales Estados con sistemas democráticos.

La creación y el desarrollo de sistemas democráticos donde la participación social ha tomado un lugar preponderante, solo pudo ser posible mediante la participación directa e indirecta de todas personas que colaboraron en su momento histórico por una mejora del entorno, las relaciones y las condiciones sociales en que les tocó desenvolverse, legando una mejora sustancial para ellos y las generaciones futuras, es por ello que la participación política debe ser vista como un pilar de nuestra vida en sociedad.

Es así que hoy en día la participación es un presupuesto y elemento fundamental de la Democracia, ejerciéndose al tomar parte en una facción a la hora de la toma de las decisiones políticas de una nación; pero también debe entenderse como una dinámica donde se comparten esfuerzos e intereses diversos que permitan que la democracia misma se ejerza no solo al momento de sufragar, sino en cada momento de la vida cotidiana. En este sentido, la participación en el entorno democrático debe ser siempre un pilar en la vida de todo ciudadano y futuro ciudadano.

“Debemos entender a la participación política como el medio idóneo para que la sociedad civil haga valer sus opiniones en la toma de decisiones políticas.”1

En esa panorámica, participamos para corregir las brechas y problemas que aparecen en el ejercicio de la democracia representativa, así como para permitir que quienes nos representan logren ejercer su labor satisfaciendo las necesidades del conjunto que es representado por ellos.

Es necesaria la implementación de la participación como herramienta entre sociedad y gobierno, en un entorno donde ambos ofrezcan su trabajo y esfuerzo para la consolidación y realización de metas o fines, objetivos viables o concretos, respetando en todo momento la pluriculturalidad de ideas y motivaciones.

Para ello es necesario analizar la incidencia que pueden desarrollar nuestros ciudadanos, especialmente los jóvenes que consolidarán el futuro de la ciudadanía.

Unknown-9Lograr una incidencia en el campo de la participación requiere de dos ejes principales,: el primero es adecuar el entorno político mediante mecanismos de difusión y fortalecimiento de organismos que permitan una libre y cómoda participación y el segundo, la generación de participación, hecho que en el caso de los jóvenes toma mayor relevancia, el despertar un interés en los jóvenes ciudadanos para que movidos por convicciones personales y sociales, ambas válidas y con el mismo valor en un entorno democrático, puedan participar en las estructuras políticas de nuestra nación, en la toma de decisiones e implementación y diseño de políticas públicas así como accionar los instrumentos de participación ciudadana para el fortalecimiento de nuestra ciudadanía democrática.

La condición actual de los jóvenes en el terreno político se vuelve un elemento relevante para la democracia, dadas las condiciones de participación negativa y apatía política que se puede observar en nuestra sociedad.

La participación negativa, contrario a lo que estamos incentivando debe ser revisada a fondo, si es consciente, libre y voluntaria o si es por causas como el desconocimiento o por otra razón ajena y contraria al mejoramiento de la sociedad; por lo que la abstención o la no participación es uno de los principales problemas con los que nos encontramos hoy en día en la población juvenil, cuyas causas pueden ser un entorno hostil para expresarse con libertad, la ausencia o extrema burocratización de mecanismos de participación y la pobre difusión de los existentes que impiden que todos puedan enterarse, participar y aportar al entorno político. Lo que genera una desmotivación para incidir en la comunidad.

No debemos dejar de considerar que más allá de la cantidad de personas que participen, la importancia radica en que ese adecuado número de participantes tome decisiones, aporte ideas y se mantenga en alerta de los cambios y situaciones que aquejan a sus comunidades, actuando con una actitud crítica, analítica y propugnando la tolerancia como un eje fundamental en el entorno político y el intercambio de ideas que de él deriva.

Además hoy en día debemos agregar un uso y vigilancia de los Derechos Humanos en los mecanismos de participación política y/o ciudadana, tutelando el pleno ejercicio de los grupos vulnerables en la participación política, pues hoy en día todos contamos y nuestras opiniones tienen el mismo valor y derecho a ser escuchadas e implementadas y esto solo puede lograrse mediante programas de

Empoderamiento a grupos vulnerables, que permean un terreno óptimo para la participación política.

Se vuelve así imperante, incentivar, difundir y propiciar una flexibilización de la cooperación entre la sociedad y el gobierno, mediante la implementación de políticas públicas planificadas y adecuadas a un modelo amigable con todos los tipos de ciudadanos y sea acorde a la protección y promoción de los Derechos humanos.

Unknown-10Mediante la planeación y el análisis hacer que la participación ciudadana encabece nuestro entorno político erosionando esquemas no eficientes y promoviendo la horizontalidad gubernamental en la consecución de objetivos que beneficien a la sociedad.

Y una forma en que se puede promover la consecución de dichos objetivos y una cultura de la participación ciudadana es fomentando los instrumentos de participación ciudadana para el ejercicio de sus derechos, en un ambiente de respeto y pluriculturalidad evaluar objetivamente las condiciones de participación ciudadana, así como impulsar programas e iniciativas que permitan una mejor difusión de los mecanismos de participación así como el análisis crítico y objetivo acerca de los factores que acarrean la participación negativa en la población juvenil, asimismo el acercamiento a las Asociaciones Civiles y el fomeno del intercambio de ideas a partir de la realización de foros de discusión entre otras vías de publicitación.

La sociedad debe ser los ojos del gobierno y no ser un ente ajeno, y el gobierno debe guiar la colectividad de la sociedad de la mejor manera posible garantizando la inclusión de sus ideas y aportaciones, haciendo con ello que este país y esta ciudad sean el mejor lugar para vivir con la participación de todos.

1 Merino Mauricio. La participación Ciudadana en la Democracia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s