Ensayo sobre el libro “El Hombre de la Situación”

Por José Andrés Barrientos Domínguez

Introducción 

images-1Don Manuel Payno fue un escritor mexicano nacido en esta Muy Leal y Muy Noble Ciudad de México en el año preciso en que estalló el movimiento armado iniciado por Don Miguel Hidalgo y Costilla que tenía como fin, en ese inicio, devolver el poder de la Nueva España al prisionero y déspota rey Fernando VII quien abdicó el trono español en Bayona a Napoleón Bonaparte y fue uno de los escritores mexicanos del siglo XIX de más trascendencia por sus obras literarias, además de por otras obras de índole económica y fiscal pues fue ministro del ramo de hacienda por muchos años y en sucesivas ocasiones; sus letras se caracterizan por ser descriptivas de las costumbres mexicanas de aquella época, poniendo en mayor relieve aquellas de la capital del aquel extraño país que era México pero sin ser tediosas ni rebuscadas, muy por el contrario la prosa de Payno es clara, sencilla pero no simple y muy entretenida. Entre sus obras destacan primeramente un par de novelas pequeñas con las que se dio a conocer en el ámbito literario del país a muy corta edad a través de los diferentes periódicos que en aquella época circulaban; después terminaría la primera edición de una de su obras más ambiciosas y extensas: “El Fistol del Diablo”, libro de grandes proporciones y con una gran historia de por medio, que no terminaría de pulir y ampliar sino hasta ya avanzada edad y que sería la segunda gran novela escrito en suelo mexicano después del moralista discurso de Pedro Sarmiento, o mejor conocido como el “Periquillo Sarmiento” de Fernández de Lizardi; al final de su carrera diplomática y estando fungiendo como cónsul mexicano en España escribo su otra gran obra y por la que es más mayormente conocido “Los Bandidos de Río Frío”, libro en el que confluyen armónicamente las historias de varios personajes del siglo México del siglo XIX cuya eje principal es la comisión de un enorme cúmulo de delitos para hacerse de dinero fácil y en muchas cantidades. Pero entre sus dos obras maestras existe una de poca fama pero no producto de un talento mediocre: “El Hombre de la Situación”.

Argumento

“El Hombre de la Situación” cuanta la historia de Don Fulgencio Julio García, el hijo mayor de una seria de Fulgencios Julio García que se hacían pasar por descendientes del mismísimo Julio César y de varios reyes españoles, siendo no más que un hijodalgo andaluz con más cargas que beneficios; este muchacho es llevado a la Nueva España a hacer fortuna para que pueda mantener a su ancha familia por un compadre de su progenitor quien lo embarca como polizón haciéndolo creer que lo mando con el nuevo virrey de dicho reino de indias, Joaquín de Monserrat y Cruillas, marqués de Cruillas.

Este bribonzuelo se gana la simpatía del virrey por su arrogancia y galantería en el puerto de Veracruz y en Puebla de los Ángeles en donde acusa a unos arrieros de no pagarle lo que le debían por montar en una mula de ellos, situación muy chusca. Durante el camino del puerto a la capital del virreinato se da cuenta de que lo que le decía su padre sobre que en México la plata y el oro se encuentran tirados en cualquier lugar y al llegar aquí el contratado por uno de los hermanos Aguirrevengurren, quien tiene un puesto de gran importancia comercial en El Parían, antiguo edificio situado en la esquina inferior izquierda de la plaza de armas que fungía como el principal centro comercial de la ciudad cuyos locatarios eran en su mayoría españoles. Allí aprende hacer el comercio y a tender el puesto por varios años, el dueño del local hace que los hermanos Betlemitas le enseñen la doctrina cristiana, a leer y a escribir; él soporta muy entusiasmado todas estas cuitas pues sabe que algún día será él el único dueño de toda su fortuna. Para dicha de él muere el hermano de Aguirrevengurren en Manila y éste hereda todo el dinero que con ahínco y ahorro su hermano ahorró, poco después muere un dependiente que tenía haciendo comercio en el interior de quién también hereda todo su capital; como después de la muerte de su hermano muera también Aguirrevengurren dejando como heredero universal a Fulgencio quien de la noche a la mañana se vuelve dueño de aquel tesoro de más de 10 millones de pesos que el laborioso y austero gallego amasó en vida.

Fulgencio, con su carácter derrochador y fantoche pierde el dinero en cantidad de despilfarros entre los que cuentan miles de fiestas y convites y hasta un barco de guerra con 50 cañones para el rey de España a cambio de un título de Castilla el cual nunca llega. Al quedar con poca más de 40 000 pesos, su buena fortuna lo vuelve a ayudar con una carta de una joven judía rica quien queda en pleno margen de acción para casarse con Fulgencio una vez muerto su padre de quien hereda una hacienda y un porvenir asegurado; al llegar a verla la encuentra fea pero hace de tripas corazón y se casa con ella. De esta unión sale un nuevo Fulgencio quien es mandado a la capital en edad ideal para su educación recibiendo de bachiller y entrando a la universidad para pertenecer al clero pero en ese momento la guerra de independencia estalla y en el camino de la capital a su casa se resuelve a pelear por la causa, la cual pasa sin pena ni gloria; muriendo su madre y ya casi acercándose la culminación del movimiento el padre decide vivir con un amigo en la capital y al enterarse de la entrada del ejército trigarante a la capital sale a las calles a reconocer a su hijo a quien encuentra efectivamente en el desfile siendo esta la última vez que lo ve terminado aquí la primera parte de la obra

La segunda parte de este libro cuanta la historia de Fulgencio, nieto de aquel joven andaluz vanidoso y carismático quien habita en la hacienda de su madre con su esposa, dos hijas y un pequeño travieso con sus respectivas mascotas; este Fulgencio tiene un hijo llamado también Fulgencio quien está estudiando en Inglaterra. A Fulgencio padre lo convence su barbero de cabecera, maestro Pimpinela, de llegar a ser diputado al Congreso Federal quien haciendo una serie de jolgorios en su haciendo y regalando a la gente por su parte y por parte del barbero moviendo influjos en contra del gobernador del estado logra quedar electo diputado, inmediatamente sabido esto se prepara la familia para un viaje de dos meses por los caminos reales del interior hasta llegar a la capital donde su hijo Fulgencio el chico los espera quien al verlos alojados en una posada y con los hábitos antiguos de la provincia se dedica a la tarea de “civilizar” a su familia.

Ya instalada la legislatura para al que fue electo Fulgencio padre se comporta de manera tal que todos piensan que el señor es una lumbrera por lo que se le regala con galas, honores de las principales instituciones de beneficencia pública como fue la sociedad Lancasteriana y la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística y de muchas otras instituciones científicas con lo que se demuestra que el hombre se hace a la situación y la aprovecha.

Análisis

La obra, como todas las que Payno escribió de ésta índole, tiene un marcado tinte costumbrista, incluso más que en sus otras obras en las que a pesar de la extensión de las mismas no logra pintar ese gran panorama de usos y hábitos de la sociedad mexicana; esto se debe muy probablemente a la misma historia, es decir, la obra trata sobre la historia familiar de un peninsular que viene a México y de sus descendientes criollos y al ir narrando las vivencias de cada vástago suyo cuenta, más directa que indirectamente las costumbres que a través de dicha historia van cambiando según el tiempo. Prueba de ellos son las innumerables descripciones de la llegada de los virreyes al puerto de Veracruz con grandes solemnidades, fiestas y honores al representante de su majestad el rey por parte del cabildo del puerto, la intendencia, el consulado de comerciantes y las autoridades eclesiásticas; también el viaje de Fulgencio el andaluz con los arrieros y de como ellos llevaban las mercancías al puerto para ser embarcadas a Cádiz; la forma tan minuciosa de hacer el comercio de los Aguirrevengurren en sus locales con telas y productos de cualquier clase; la enseñanza rigurosa que los padres Betlemitas daban a los jóvenes quienes a fuerza de miedo a equivocarse por los castigos que acarrearían los hacían aprender; la vida de la ciudad cuando el hijo de Fulgencio el andaluz vino aquí a estudiar: los seminarios, las pruebas en la Real y Pontificia Universidad, los paseos en la Unknown-4Alameda, el canal de La Viga, Bucareli; y de hecho con más intención al referir el cambio de costumbres del México independiente pues se cuentan los paseos de la familia por el canal de La Viga, su estancia en los mesones a la salida de la ciudad e incluso la ceremonia con que entraron a la ciudad, la cantidad de problemas que tuvieron para atravesar los caminos, todas la cosas que con ellos llevaban, su estancia en la heladerías y fondas y las distracciones nocturnos como la ópera, el coliseo, los toros; también es de mencionarse el cambio de modas pues en la época de Fulgencio padre se usaban colores muy vivos, medias zapatos con hebillas, pañuelos finas, tápalos y en la Fulgencio hijo tenían la moda inglesa, más forma, menos colores y con sobreros largos o la francesa, más extravagante.

Otro punto de interés en la obra y que al igual que en sus demás obras es el tema histórico. Aunque en este el contexto histórico política no cobra tanta relevancia como en otras de sus obras como “El Fistol de Diablo” ambientada en los tiempos de Santa Anna y en los de la guerra contra los Estados Unidos, no deja de llamar la atención la mención de los virreyes que estaban al mando de la colonia, la guerra de España contra Inglaterra para la que Fulgencio el Andaluz donó a su majestad un barco de guerra completo bajo el virreinado de Don Antonio María de Bucareli y Ursúa; la guerra de independencia en la que Fulgencio hijo fue partícipe, ya no tanto el panorama de la época independiente pues en ella el autor se dedica primordialmente a pintar un cuadro de las costumbres mexicanas contra las inglesas del hijo de Fulgencio y su amigo Ricochi, tanto que llega a cambiarse el nombre de Fulgencio por el de Fred, y a ridiculizar muchas de las costumbres e ideas de que en aquel entonces se tenían.

Finalmente tenemos un punto más que discutir y el cual Payno parece desarrollarlo un tanto sutil es la crítica que hace de muchas de las costumbres y hechos de aquella época. En primer lugar tenemos la arrogancia y orgullo de los hidalgos españoles que no les permitía superarse a través de su propio trabajo por desprestigiar la poca nobleza que ellos valoraban en mucho; en este caso vemos como lo ridiculiza emparentando al personaje principal con el mismo Julio César y de varios reyes españoles de procedencia goda e incluso con el padre Adán. Otro pasaje en donde vemos esta crítica es el despilfarro y el carácter de prodigo de Fulgencio al mal gastar el dinero en el vana ilusión de mejorar su condición de noble comprando aquel barco de guerra para el rey con la esperanza de ser gratificado con un título de duque, marqués o conde. En donde se nota más marcada esta idea de crítica es en última parte, exponiendo la clase persona que llegaban a la legislatura federal (Don Fulgencio era un hombre con poca preparación y de las ideas que tiene para cuando sea diputado se deduce su poco o nulo conocimiento de lo que es un Congreso y para qué sirve) sin mencionar de los métodos que se valían para quedar electos como señala en las acciones que el gobernador llevó a cabo para que quedaran elegidos diputados de su plantilla. Otra de las escenas en la que vemos una crítica por parte del autor a las costumbres de aquella época es al describir la discriminación y el aborrecimiento de las costumbres mexicanas en vestido y gastronomía frente a las inglesas, tanto que cree firmemente en esta desigualdad de civilidad y mayor ejemplo al respecto es el cambio de nombre que se hace y que hace a sus hermanas. Una de las críticas más fuertes, a mi parecer, las hace en lo político; en primer lugar por las elecciones para diputados y en segundo lugar por la falsa fama de hombre de mundo y gran estadista que se fabrica Fulgencio en la tribuna y en la sociedad ayudado por Ricochi a través de un periódico siendo su idea principal la de retratar como era parte de la clase política de ese tiempo.

Conclusión

Unknown-3Queda claro después de analizar el argumento de la obra, sus escenas, personajes y situaciones que es una obra costumbrista por excelencia, dado su gran número de descripciones sobre hábitos, costumbres, fiestas, recreos del México de esa época y que sin duda muestra los detrimentos del incipiente y joven sistema político mexicano con su disfuncionalidad mayormente causada por los operados del sistema utilizando de una manera casi necesaria el contexto histórico presente en toda la obra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s