Proceso Post Mortem

Por Víctor Correa Machorro

images-5Desde que el hombre tuvo conciencia de su propia existencia finita en este mundo, la muerte ha sido objeto de estudio y reflexión de diversos pensadores, filósofos, escritores y científicos.

Basta con evocar la prosa de Gabriel García Márquez, por ejemplo:

”Alcanzó a reconocerla en el tumulto a través de las lágrimas del dolor irrepetible de morirse sin ella, y la miró por última vez para siempre jamás con los ojos más luminosos, más tristes y más agradecidos que ella no le vio nunca en medio siglo de vida en común, y alcanzó a decirle con el último aliento:
-Sólo Dios sabe cuánto te quise”

Al leer este párrafo podemos ver el increíble sentido romántico que se le da al último suspiro de Juvenal Urbino, aunque su muerte haya sido realmente patética.

O que tal la melancólica narración del entrañable Pippin en El Señor de los Anillos:

-¡Llegan las águilas! ¡Llegan las águilas!- el pensamiento de Pippin flotó un instante todavía. –¡Bilbo!- dijo-. ¡Pero no! Eso ocurría en la historia de él, hace mucho, mucho tiempo. Esta es mi historia y ya se acaba. ¡Adiós! – Y el pensamiento del hobbit huyó a lo lejos y sus ojos ya no vieron más.

Una narrativa bastante impactante para quien siguió la lectura de todo el libro.

Sin embargo, el objetivo no es hacer un análisis de la muerte desde el punto de vista literario o filosófico, nuestro objetivo es abordar el tema desde la perspectiva científica, así que comencemos.

Tenemos la certeza de que moriremos y que la muerte se apropiara lentamente de nuestro cuerpo célula por célula, tejido por tejido y órgano por órgano, es decir, la muerte es un proceso, no un instante.

Unknown-12En la actualidad la muerte se asocia con el funcionamiento del encéfalo, pues la pérdida de la vida ocurre cuando hay muerte encefálica o un paro cardiaco irreversible, con esto se ausentan la conciencia, la respiración y los reflejos encargados del tallo cerebral, reflejos como respirar automáticamente y bombear sangre.

Según el artículo 343 de la Ley General de Salud, la muerte llega cuando las pupilas ya no reaccionan a la luz, los ojos no se mueven al irrigar los oídos con agua fría y el cuerpo no responde al dolor, es decir, es el cese de todas las funciones vitales.

Todos los días la muerte está ocurriendo dentro de nosotros, dentro de nosotros millones de células mueren diariamente, si esto no ocurriera tendríamos un grave problema de salud.

Cuando morimos todos los procesos que ocurren en nuestro cuerpo no se mueren instantáneamente.

Después de morir de nuestra cavidad cardiaca aun provienen señales lo suficientemente intensas como para grabar un mini electrocardiograma, tres horas después las pupilas aún pueden reaccionar con gotas de pilocarpina y los músculos aún podrían contraerse mecánicamente si alguien le diera golpes.

Veinticuatro horas después de que el corazón se detiene se puede obtener un injerto viable de piel, 48 horas uno de hueso y 72 uno de arteria.

images-4Una de las pruebas más contundentes de que la vida continua en un cadáver es que 36 horas después de haber muerto su esperma aún podría fecundar un ovulo.

Muchas de las religiones surgieron por el terror que se le tiene a la muerte, pues no se sabe que hay más allá y estas buscan explicar ese destino post mortem.

Dentro de las células cerebrales hay tres tipos de neuronas susceptibles a la disminución de oxigeno: las de la tercera a la quinta capa de la corteza cerebral, las células piramidales del hipocampo y las células de Purkinje en el cerebelo.

Se dañan en cinco minutos después de suspendido el oxígeno, intentan obtener energía de su glucosa e incrementan su metabolismo para obtener más energía hasta volverse células rojas.

No es necesario cortar por completo el flujo de oxígeno para causar daños graves, basta con disminuirlo para que la respuesta eléctrica de las neuronas desaparezca y con esto la neurona se despolariza con lo que su membrana pierde consistencia y se vuelve porosa, la mitocondria deja de trabajar y con ello la síntesis de proteínas, se rompe la membrana de los lisosomas y sus enzimas destinados a destruir elementos patógenos.

El calcio aumenta sus niveles afectando más la membrana y los organelos haciendo que se viertan más enzimas en el citoplasma, el líquido del núcleo de la célula también se daña, derramando el material genético, cuando la muerte celular alcanza el tallo cerebral no hay vuelta atrás.

Con la llegada de la muerte el cuerpo se relaja por lo que deja escapar semen, orina, gases, heces, además de que se pierde el color y el calor descendiendo la temperatura hasta un grado centígrado por hora hasta quedar a la temperatura del medio ambiente.

El cuerpo también pierde agua, 15 gramos de agua por kilogramo, se secan los labios y los ojos, se hunden.

La piel palidece debido a que la sangre al coagularse formara manchas de color marrón que quedaran en las distintas partes del cuerpo, estas marcas empezaran a formarse a partir de las cuatro horas post mortem y llegaran a su máximo después de 18 horas.

images-3A las tres horas de muerto el cuerpo empieza a ponerse rígido, esto sucede porque el adenosín trifosfato (ATP), ácido láctico y ácido sarcoláctico se acumulan, además de esto surge la famosa piel de gallina.

Con el deterioro de las células estas sustancias se degradan el cuerpo vuelve a quedar flácido.

Después de todo esto comienza el proceso de putrefacción, es decir, la destrucción del cadáver con la ayuda de las bacterias, esto se divide en cuatro fases: cromática, enfisematosa, colicuativa y reductiva.

Los millones de bacterias que habitan en nuestro tracto digestivo comienzan a convertir la hemoglobina en sulfahematoglobina verde, además de producir metano y propano haciendo que todo el cuerpo se infle, es esto lo que le da al cadáver el famoso olor a muerto.

En la fase colicuativa viene la destrucción de los órganos, con la ayuda de los microbios e insectos.

Uno de los insectos que participa en la descomposición de la podredumbre es la mosca –Calliphora, Lucilia y Sarcophaga– que se alementan de sangre, pateria putrefacta fecal y ponen hasta 300 huevecillos, de los que saldrán gusanillos que se alimentaran de carne hasta convertirse en pupas y luego en moscas repitiendo el ciclo.

Después de las moscas aparecen los escarabajos los cuales ponen huevos y se alimentan de larvas. Además de esto tenemos una invasión de hongos, ácaros y polillas que se alimentan del cabello.

Por ultimo están los huesos que si absorben minerales se convertirán en piedra pero si se desmineralizan quedaran hechos polvo.

“Hombre, acuérdate de que polvo eres y que al polvo volverás” (Génesis, Cap. 3, Vers. 19)

Bibliografía

Anónimo. (1996). Mas allá de la muerte. Ciudad de México: Tomo.

María Elena Medina. (2010). El último suspiro. QUO, Edición ciencia, 31-41.

Redacción. (2015). ¿Qué le pasa exactamente a nuestro cuerpo cuando nos morimos?. feb/ 2017, de BBC Sitio web: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/10/141030_muerte_cuerpo_quimica_lp

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s